Euroefe
 
Euractiv

Berlín suscribe las tesis de España sobre Cataluña y evita compararla con Escocia

CATALUÑA | 29 de marzo de 2017

El ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel (d), junto al ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, durante una rueda de prensa conjunta en el Ministerio de Exteriores en Berlín, el 28 de marzo de 2017. EFE/Felipe Trueba

Berlín (EuroEFE).- El Gobierno alemán suscribió este martes las tesis del Ejecutivo español con respecto al proceso soberanista en Cataluña, defendió la importancia de respetar la legalidad vigente y evitó cualquier tipo de comparación con Escocia.

El ministro alemán de Exteriores, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, aseguró estar "de acuerdo" en este punto con su homólogo español, Alfonso Dastis, durante una rueda de prensa conjunta tras mantener una reunión en Berlín.

"Estoy de acuerdo con mi colega", aseguró Gabriel, quien destacó que los procesos tanto en Cataluña como en Escocia "son cuestiones que deben decidirse en el marco de la constitución y del marco legal de cada país y que no deben ser influidas desde el exterior".

Justo antes, Dastis, interrogado sobre Cataluña a raíz de la votación prevista para este martes en el Parlamento escocés para solicitar a Londres un nuevo referéndum de independencia, aseguró que Madrid aceptará la decisión de que se celebre un nuevo referéndum en Escocia "si el orden constitucional británico" lo permite y si "Londres y Escocia" alcanzan un acuerdo.

"Nosotros respetaremos la decisión si es en arreglo a la ley y tomaremos las medidas o reacciones que se justifiquen", añadió.

El titular español de Exteriores agregó que si Escocia se independizase y solicitase su ingreso en la Unión Europea (UE), su caso se evaluaría como el de cualquier "otro candidato" a entrar en el bloque, sin ningún trato especial.

Se examinaría primero si cumple con los requisitos, se esperaría a obtener un dictamen favorable de la Comisión Europea (CE), se buscaría el consenso entre todos los miembros y, posteriormente, se daría paso a la negociación.

Además, al ser preguntado si los casos de Escocia y Cataluña son comparables, Dastis subrayó que "las diferencias entre" ambos "son obvias".

"Mi posición, pero también creo que la de él (por Gabriel), es que nosotros no alimentamos ningún tipo de secesión en Europa. Europa es suprimir barreras, no crear nuevas", agregó.

Gabriel, por su parte, incidió en esta misma idea de eliminar fronteras dentro del viejo continente: "Es obvio que todos estamos interesados en que en Europa, en la medida de lo posible, haya menos fronteras y no más. Eso es lo que acaba de decir mi colega y yo estoy de acuerdo".

Rajoy anuncia 4.200 millones de inversión en infraestructuras para Cataluña

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció este martes en Barcelona que el Estado invertirá 4.200 millones de euros en infraestructuras en Cataluña hasta 2020, buena parte de ellos en Rodalies, y pidió "ayuda" a los empresarios catalanes para "ganar la batalla de la moderación".

Rajoy presentó ante cerca de 500 empresarios este paquete de inversiones en materia de infraestructuras en Cataluña para el actual mandato.

La red de Rodalies (Cercanías de Cataluña) absorberá buena parte de esta inversión, con 1.882 millones de euros hasta 2020 y otros 2.000 millones más hasta 2025.

La otra gran apuesta del Gobierno en materia de infraestructuras ferroviarias, subrayó Rajoy, será el Corredor Mediterráneo, una "obra vertebradora" que permitirá conectar los principales nudos logísticos, centros de producción puertos y aeropuertos del Mediterráneo.

A este respecto, avanzó que los tramos catalanes del Corredor Mediterráneo pueden estar terminados en la primavera del año 2020.

Las inversiones del Gobierno también se destinarán a aeropuertos, con una inversión total de 240 millones hasta 2020, y a carreteras, con otros 850 millones, para la ampliación y mejora de vías como la N-240 o la N-II, mientras que a puertos se dedicarán cerca de 590 millones.

Rajoy garantizó que este plan de inversiones será "realista, viable y verificable en todas las etapas" y tendió la mano a la colaboración con otras administraciones para su ejecución.

Precisamente, Rajoy aprovechó este encuentro para pedir "ayuda" a los empresarios, a la vez que ofreció la de su Ejecutivo y un diálogo "sensato" para "ganar la batalla de la moderación, recuperar la concordia" y "reconstruir puentes", frente a quienes quieren "desconectarse del futuro, la ley y el diálogo".

Rajoy dedicó el tramo final de su discurso inaugural para abordar "el asunto que nos preocupa a todos: que algunos pretendan desconectarse no solo del futuro, sino de la realidad española y europea, de la ley y del diálogo".

Así, sin citarlo directamente, pero en alusión clara al proceso independentista impulsado en Cataluña desde el Govern de Carles Puigdemont, Rajoy recordó que España ha logrado "superar una crisis tremenda y está en condiciones de ganar un futuro mejor", por lo que ha pedido "no malbaratarlo con aventuras empobrecedoras" que podrían "frenar la recuperación".

"Quiero pedir su ayuda para ganar entre todos la batalla de la moderación, la sensatez y la responsabilidad. Pido su ayuda y ofrezco la nuestra para recuperar la concordia. Les pido y ofrezco diálogo sensato sobre estos asuntos en aras del interés general y el bien común de los catalanes", afirmó el jefe del Ejecutivo.

Puigdemont responde a Rajoy que la promesa que Cataluña espera es "votar"

Desde Washington, Puigdemont afirmó que la promesa que los catalanes esperan del Gobierno de Mariano Rajoy es "poder votar", en respuesta al compromiso adoptado por el presidente del Gobierno de invertir 4.200 millones de euros en infraestructura en Cataluña.

"La gente lo que pide es votar, esta sería la promesa y el anuncio que satisfaría a los demócratas del 'sí' y a los del 'no' que quieren resolver las diferencias como se resuelven en las democracias avanzadas", dijo Puigdemont en declaraciones a los periodistas en Washington, segunda parada de su gira por Estados Unidos.

Puigdemont consideró "que no es ninguna novedad que gobiernos españoles recurran a las promesas cada cierto tiempo" y dijo que "no hay nada que haga diferente esta promesa (la de Rajoy) de las anteriores y las anteriores se han incumplido".

"Le propondría al presidente Rajoy que firme una cláusula anti-incumplimiento. La única cosa que lo haría diferente sería que consignara los millones de euros que dice está dispuesto a invertir y que pudiésemos verificar que se cumpla en tiempo y forma", apuntó.

Puigdemont, además, dijo que con este anuncio Cataluña sale perdiendo de entrada, ya que el acumulado de compromisos de los últimos gobiernos españoles es de 10.800 millones de euros, por lo que "se han perdido por el camino miles de millones de euros de los que el Estado ya se había comprometido".

"Hasta ahora los anuncios les han salido gratis. El ministro (José) Blanco, la ministra (Ana) Pastor, ninguno de los dos ha cumplido nada, ni en tiempo ni en cantidad", agregó.

Es por eso que insistió en la "cláusula anti-incumplimiento" como "garantía de que si hay un incumplimiento hay consecuencias, pero el Estado hasta ahora no ha asumido las consecuencias de sus incumplimientos".

Regiones

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.