Euroefe
 
Euractiv

El PE aprueba una norma contra los minerales de conflicto, sin incluir los diamantes

MINERALES | 16 de marzo de 2017

Una mujer muestra un coágulo de partículas de oro cubierto de mercurio antes de calentarlo para extraer el oro puro en una mina en Macalder en el condado de Migori al oeste de Kenia. (Foto: EFE/Dai Kurokawa)

Estrasburgo, Francia (EuroEFE).- El pleno de la Eurocámara ha aprobado una nueva normativa que pretende poner coto a la financiación de grupos armados a través de la venta de minerales procedentes de zonas de conflicto, aunque quedan fuera de la medida los diamantes.

La nueva legislación obligará a todos los importadores de estaño, wolframio, tantalio y oro a comprobar el origen de sus importaciones, pero no así a los de los diamantes, coltán, cobalto o cobre, cuyos productores, según denuncian desde la Izquierda Unitaria o los Verdes, habrían hecho fuerte "lobby" en Bruselas contra la medida.

La legislación europea apunta igualmente que los grandes fabricantes que utilizan estos materiales también deberán informar sobre las medidas de verificación adoptadas para garantizar el cumplimiento de las reglas.

Quedan fuera de la obligación de comprobar los importadores más pequeños, como dentistas y joyeros, dado que ello, apunta el texto, traería consigo una carga burocrática desproporcionada.

La UE se puso hace dos años manos a la obra para terminar con el circulo vicioso en los países ricos en minerales afectados por conflictos en los que los ingresos por recursos obtenidos ilegalmente alimentan las revueltas armadas.

La nueva medida

El nuevo reglamento espera tener un impacto especialmente en la República Democrática del Congo y la región de los Grandes Lagos.

El estaño, tantalio, wolframio y oro se utilizan en la producción de muchos dispositivos de alta tecnología, en los sectores automotriz, electrónico, aeroespacial, empaquetador, construcción, iluminación, maquinaria industrial, así como en joyería.

Los eurodiputados han instado a las grandes compañías que compran estos minerales para la fabricación de sus productos a ir más allá e informar sobre el origen de sus suministros, y podrán unirse a un registro comunitario.

El nuevo reglamento no entrará en vigor hasta 2021, según la norma, para dar tiempo a los Estados miembros a designar a las autoridades competentes y, a los importadores, a familiarizarse con sus nuevas obligaciones.

"La nueva regulación tiene el potencial de cambiar las vidas de la gente atrapada en las guerras. El nuevo sistema, en cualquier caso, solo funcionará si las empresas involucradas se implican y actúan con responsabilidad", dijo el ponente del texto, el conservador rumano Iuliu Winkler.

Sin embargo, para algunos eurodiputados el texto es poco ambicioso al dejar precisamente ese margen de actuación a algunas empresas, y por no incluir todos los minerales.

"Un gran paso, pero aún hay camino por recorrer", señaló en el debate la eurodiputada del PSOE Inmaculada Rodríguez Piñero.

Lola Sánchez, de Podemos, apuntó igualmente que votarían sí al texto "pero con el corazón roto" por la "oportunidad perdida" y porque "es mejor que nada".

Sánchez lamentó que la regulación, además, solo se aplique a los minerales de zonas con especial riesgo y no a todo el Planeta, así como que en ciertos casos la garantía de certificación de cumplimiento de derechos humanos sea solo voluntaria para las empresas.

El reglamento fue aprobado por el pleno del Parlamento con 558 votos a favor, 17 en contra y 45 abstenciones.

Para saber más:

Rodríguez-Piñero: Las empresas deben certificar que no comercian con los "minerales de sangre"

Actualidad

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.