Euroefe
 
Euractiv
Cultura y educación Volver a la sección

Finkielkraut alerta sobre la "urgencia" de "salvar" la civilización europea

PENSAMIENTO | 01 de febrero de 2017

El pensador francés Alain Finkielkraut el 26 de enero de 2017 en el Instituto Francés de Madrid. P. Cosano/ Grupo Anaya.

Madrid (EuroEFE).- El pensador francés Alain Finkielkraut lleva años reflexionando sobre esta "época extraña" en la que Europa se enfrenta al flujo inmigratorio, al populismo y a su propia crisis existencialista, y en la que se impone la "urgencia", dijo, de "salvar", "conservar, mantener y transmitir lo esencial" de la civilización europea. 

"La izquierda dice 'cambiar, cambiar, cambiar'. Ahora otro verbo lo reemplaza: salvar, salvar, salvar lo que pueda ser salvado", manifestó en Madrid el autor de "Lo único exacto" (Alianza), un libro editado en español en el que recopila lo mejor de sus crónicas radiofónicas y artículos periodísticos sobre la actualidad.

La "urgencia es seguir existiendo como civilización, como nuestra civilización, frente a mutaciones terribles y el riesgo de disolución", alertó Finkielkraut, quien mantuvo un encuentro con medios de comunicación en el Instituto Francés de Madrid.

Filkielkraut se dijo "extremadamente sensible" a una frase que pronunció Albert Camus al recoger el Premio Nobel de Literatura de 1957: "Cada generación se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no podrá hacerlo. Pero su tarea es quizás mayor. Consiste en impedir que el mundo se deshaga".

Esa frase está hecha "a la medida de nuestro tiempo", subrayó Finkielkraut (París, 1949), quien tenía apenas ocho años cuando Camus pronunciaba su famoso discurso en Estocolmo.

Ahora, en Francia, por decir algo parecido te tachan de "reaccionario", "conservador" o "racista", lamentó este intelectual francés de origen polaco judío y miembro de la Academia Francesa desde 2014, quien denunció la "violencia" del debate intelectual en su país. 

"Se acusa de racista a quien trata de reflexionar sobre el choque de culturas. Uno aparece como reaccionario y racista si, ante la magnitud de ese choque, sostiene que lo urgente no es transformar el mundo, sino conservar, mantener y transmitir lo esencial de tu civilización", señaló este ensayista. 

Se trata de un "neoprogresismo extremadamente duro y brutal" que impregna ahora el debate intelectual y que está "agravado por el antirracismo", que "se desarrolla en las revistas, en los periódicos y también en los tribunales", "donde asociaciones supuestamente antirracistas persiguen a los que según ellas dicen cosas intolerables".

Es un renacer de la visión binaria del mundo, de dos campos, típica de las décadas de los años 30 a los 60 del siglo XX y que se superó con la "reflexión antitotalitaria que le arrancó al totalitarismo su máscara comunista", explicó.

Aquella reflexión antitotalitaria fue "un momento muy importante de la historia intelectual francesa y europea", y posibilitó que en las dos últimas décadas del siglo XX "el debate fuese vivo pero no violento" como ahora, con la reaparición "de listas negras".

Otro fenómeno que le "inquieta" y que no se esperaba "en absoluto" es el "resurgimiento del antisemitismo en Francia".

Marine Le Pen no llegará al Eliseo por "querer sacar a Francia de Europa" 

"Vuelve y no es el mismo, no es el tradicional de la extrema derecha francesa, pese a que persista. Es el antisemitismo de los barrios populares periféricos, es masivo", aseguró.

Ese antisemitismo, añadió, "termina a veces en violencia terrorista", como la que ha sufrido en los últimos años Francia.

Esa violencia es aprobada por una parte de la población, según Finkielkraut, quien señaló que ese fenómeno es "minimizado" por los medios de comunicación "porque no corresponde a su visión de la historia", de que vivimos un "retroceso a los años 30 (del siglo XX) y de que la gran amenaza es el fascismo", dos supuestos que no comparte este intelectual francés. 

 El análisis de la historia y de la memoria son dos temas en los que ha ahondado en su obra este pensador. Para él, la idea de memoria que prevalece en Europa es la de los crímenes que cometió, especialmente "la catástrofe terrible" del Holocausto y el colonialismo, precisó.  

Pero, según Finkielkraut, es un error olvidar "otras partes de nuestra historia y de la de los demás", por lo que abogó por "recordar una historia más amplia".

Lo que "ha echado abajo", según Finkielkraut, la visión de la historia como "memoria y progreso" ha sido la irrupción del "islám político", un "nuevo actor" que "no sabemos cómo tratarlo y nos cuesta imaginar que tiene su propia agenda, su propia temporalidad".

"Por tanto, hay que constatar que el choque de culturas al que estamos confrontados es un choque de historicidades", aseguró.

 En su comparecencia del 26 de enero ante los periodistas, Finkielkraut cedió a la petición de pronunciarse sobre el futuro político de Francia, pese a considerar "idiota" hacer pronósticos.

Piensa que la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, no llegará al Elíseo, aunque consiga ser la más votada en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del próximo abril. 

"No será elegida (en la segunda vuelta de mayo) no porque represente un peligro fascista sino porque quiere sacar a Francia de Europa y su política económica es extremadamente aventurera". dijo.

 "Muchos escenarios son posibles", incluso la llegada al poder del candidato social reformista, Emmanuel Macron, quien junto con Le Pen son los dos grandes beneficiarios del escándalo que amenaza la carrera de François Fillon, candidato conservador, por los sueldos de su mujer e hijos.

 "Todo puede pasar, pero no creo que en ese todo se pueda incluir hoy a Marine Le Pen", concluyó.

Por Catalina Guerrero

Cultura y educación

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.