Euroefe
 
Euractiv
Exteriores, desarrollo, defensa y DDHH Volver a la sección

París, Berlín, Madrid y Roma abogan por una Europa a varias velocidades

CUMBRE VERSALLES | 06 de marzo de 2017

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente de Francia, François Hollande y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa tras la cumbre a cuatro celebrada en el Palacio de Versalles. (Foto: EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Versalles (Francia) (EuroEFE).- Los líderes de Francia, Alemania, España e Italia han abogado por una Unión Europea (UE) que avance a varias velocidades y permita sobrevivir al bloque comunitario en un momento en que se ve debilitado por el "brexit" y la fuerza de los populismos.

François Hollande, Angela Merkel, Mariano Rajoy y Paolo Gentiloni se mostraron en su cumbre de Versalles partidarios de diferentes niveles de integración en ámbitos clave para posibilitar que aquellos países que lo deseen puedan "ir más rápido", en palabras del mandatario francés, sin excluir al resto.

El encuentro de Versalles ofreció así un respaldo formal a una cooperación diferenciada, hipótesis articulada en el tercero de los cinco escenarios posibles propuestos por la Comisión Europea (CE) sobre el futuro de la Unión.

Hay que tener "la valentía de aceptar que ciertos países vayan por delante", resumió Merkel tras una cita de fuerte valor simbólico, al celebrarse en la antesala del Consejo Europeo de los próximos 9 y 10 de marzo y de la cumbre extraordinaria que conmemorará el día 25 el 60 aniversario del Tratado de Roma, que dio origen a la Europa común.

El encuentro no se clausuró con una declaración conjunta, porque se quería evitar la sensación de que una minoría de integrantes de la UE prescribe al resto el camino a seguir, pero sus declaraciones coincidieron en esa necesidad de aceptar distintos ritmos.

España está dispuesta a "ir más allá" en la integración europea "con todos aquellos que quieran seguir en la integración", dijo Rajoy, mientras que Gentiloni defendió que la UE pueda dar respuesta a esas diversas ambiciones "manteniendo a la vez un proyecto común".

Elegir el Palacio de Versalles, lugar de las afueras de París donde en junio de 1919 se firmó el tratado que puso fin a la Primera Guerra Mundial, no fue casual.

El presidente saliente de Francia destacó el simbolismo del lugar cuando Europa atraviesa un momento de "mucha incertidumbre y preocupación", en el que se ven cuestionados principios que parecían inamovibles, como la paz.

Unidad no significa uniformidad, afirma Hollande

"No hay capacidad de influir si la división se instala. La unidad no significa uniformidad, razón por la que abogo por nuevas formas de cooperación", dijo Hollande, para quien garantizar la seguridad de Europa, proteger sus fronteras, gestionar el flujo migratorio y defender sus intereses comerciales sin caer en el proteccionismo son ámbitos prioritarios.

El mensaje de unidad y confianza en el futuro llega poco antes de que el Gobierno británico notifique en principio antes de finales de mes su voluntad de retirarse de la UE.

"Si queremos que Europa esté a la altura, tiene que extraer la lección del 'brexit' y ser capaz de vivir a 27", dijo Hollande, mientras que Rajoy insistió en que "Europa debe mirar lejos, porque cuando lo ha hecho es cuando ha vivido los mejores momentos de su historia".

La presidencia española recordó que esta cita da continuidad a la mantenida en Ventotene (Italia), el pasado 22 de agosto entre los jefes de Estado o de Gobierno de Francia, Alemania e Italia, y a la Cumbre que reunió en Berlín el 18 de noviembre de 2016 a los líderes de Alemania, EEUU, España, Francia, Italia y el Reino Unido.

Aunque este 25 de marzo en Roma servirá de marco oficial para el relanzamiento del proyecto europeo, Versalles sirvió hoy para que las cuatro grandes potencias comunitarias sentaran las bases de la visión de la que intentarán convencer al resto.

"La UE debe ser un actor sólido ante otros grandes actores de la mundialización", destacó Merkel, que reclamó un impulso, optimismo, capacidad de actuar, y recordó que Europa no es un ente "abstracto", sino un conjunto de ciudadanos por cuyo bienestar se debe velar.

Rajoy respalda una Europa de varias velocidades en favor de la integración

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que España está dispuesta a "ir más allá" en la integración europea "con todos aquellos que quieran seguir en la integración".

Se trata de la primera ocasión en que Rajoy ha mostrado tan claramente su apoyo a esa opción de una Europa de varias velocidades.

Lo hizo después de que subrayara que entre las alternativas sobre el futuro de la UE que plantea el Libro Blanco presentado por la Comisión Europea, le gusta la que apuesta "por más y por mejor integración".

"Creo que en este momento Europa debe mirar lejos, porque cuando lo ha hecho es cuando ha vivido los mejores momentos de su historia", señaló.

Pero a continuación mostró su apoyo a lo que expresaron en sus intervenciones previas Hollande y Merkel (y posteriormente lo hizo Gentiloni) en defensa de una Europa con más de una velocidad.

"Estoy de acuerdo con lo que acabamos de oír aquí. España -recalcó- está dispuesta a ir más allá en la integración con todos aquellos que quieran seguir en la integración".

En ese sentido, consideró que se puede avanzar en materia de política exterior y de defensa, así como en una política de inmigración más integrada y trabajar a fondo en materia de seguridad interna y lucha contra el terrorismo.

A ello sumó, a medio plazo, profundizar en la unión económica y monetaria, momento en el que precisó que debe completarse la unión bancaria y que es "imprescindible" mayor coordinación en las políticas económicas para ser más competitivos.

Rajoy explicó que eso conlleva afrontar reformas estructurales "por duras que puedan ser".

Asimismo, abogó por profundizar en el mercado interior, así como plantearse la unión fiscal y, sobre todo, la existencia de un presupuestos europeo.

Rajoy resaltó que la UE tiene muchos retos e incertidumbres por delante y se trata de dar respuesta a todos ellos con mensajes claros que considera que deben transmitirse en la cumbre europea de Roma del 25 de marzo para conmemorar el 60 aniversario de la firma de los tratados que dieron origen a la UE.

Ahí cree que debe destacarse que la UE "es una historia de éxito", que la prioridad debe ser atender con más intensidad y eficacia los problemas de los ciudadanos y que hay que avanzar en la integración europea.

Exteriores, desarrollo, defensa y DDHH

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.