Euroefe
 
Euractiv

El Parlamento Europeo pide limitar legalmente las grasas "trans" de los alimentos en dos años

ALIMENTACIÓN | 26 de octubre de 2016

Imagen de archivo de los estantes de una pastelería, un sector industrial que utiliza las grasas "trans" para mejorar el aspecto y la duración de muchos alimentos. (Fotografía: EFE/David Fernández)

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- El Parlamento Europeo (PE) ha pedido que la Unión Europea (UE) establezca unos "límites obligatorios" de ácidos grasos "trans" de producción industrial en los alimentos en un plazo de dos años, por la vinculación de su consumo al riesgo de problemas cardiovasculares.

"Las medidas que se tomen no pueden ser exclusivamente nacionales y (...), para reducir considerablemente la ingesta de ácidos grasos 'trans', hay que tomar medidas a escala de la Unión", defienden los eurodiputados en una resolución aprobada en el pleno por 586 votos a favor, 19 en contra y 38 abstenciones.

Sostienen que el consumo de estas grasas puede incrementar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, infertilidad, alzheimer, diabetes y obesidad y que su ingesta está vinculada a productos "más baratos".

"Muchos restaurantes y establecimientos de comida rápida utilizan los ácidos grasos 'trans' para freír alimentos, ya que estos ácidos no son caros y se pueden reutilizar repetidamente en las freidoras comerciales", apuntan.

El PE muestra su "preocupación por que los grupos vulnerables, incluidos los ciudadanos con menor nivel educativo y estatus socioeconómico más bajo y los niños, tengan más inclinación" a consumir estas grasas.

"Estudios recientes han demostrado que las personas con mayor nivel socioeconómico tienen dietas más saludables que las personas con menor nivel socioeconómico y que esta brecha ha aumentado paralelamente a las desigualdades sociales", subraya.

Los eurodiputados creen que la ingesta de grasas "trans", vinculada al consumo de aceites industriales parcialmente hidrogenados, debería estar limitada legalmente, como han hecho países como Dinamarca, que fijó el límite nacional en un 2% de aceites y grasas en 2003.

Este es, según los parlamentarios, "un éxito" que redujo significativamente "las muertes causadas por enfermedades cardiovasculares" en el país.

Otros países que han introducido umbrales legales son Austria (2009), Hungría (2013) y Letonia (2015) y en varios se han adoptado medidas voluntarias.

El PE considera, además, que la población carece de información suficiente acerca de qué alimentos contienen este ingrediente, por lo que las medidas sobre el etiquetado son "insuficientes".

En este sentido, los europarlamentarios opinan que la Comisión Europea (CE) debe colaborar con los Estados para aumentar los "conocimientos en materia de nutrición" y permitir a los consumidores que "tomen decisiones más sanas" a la hora de alimentarse.

También piden a la industria alimentaria que "dé prioridad a soluciones alternativas que cumplan las normas sanitarias, como la utilización de aceites mejorados, nuevos procedimientos de modificación de las grasas o combinaciones de sustitutos".

Los ácidos grasos "trans" (TFAs) son grasas insaturadas que se encuentran en los alimentos que provienen de los rumiantes, en algunos productos de origen vegetal y en los aceites vegetales parcialmente hidrogenados producidos industrialmente.

Una ingesta elevada de estos ácidos grasos constituye un factor de riesgo para el desarrollo de cardiopatías coronarias que, según la Comisión Europea, son responsables de unos 660.000 fallecimientos al año en la UE, equivalentes al 14 % de la mortalidad total.

Consumo

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.