Euroefe
 
Euractiv

Los jóvenes en Europa: la generación más formada, pero sin trabajo

DOSIERES | 12 de agosto de 2016

Un grupo de jóvenes durante el concierto del grupo Belize, dentro de novena edición del Festival Estrella de Levante SOS 4.8, en el recinto ferial de la FICA, Murcia. (Fotografía: EFE/Marcial Guillén)

El 12 de Agosto el mundo celebra el Día Internacional de la Juventud para reconocer los esfuerzos de los jóvenes en la mejora de la sociedad global. También tiene como objetivo promover diferentes formas de contribución positiva en la sociedad e involucrar una participación más activa en la vida de sus comunidades.

El capital humano y social de los jóvenes es uno de los mayores activos de Europa para el futuro. En la Unión Europea (UE) el número de jóvenes asciende a casi 90 millones de personas de entre 15 y 29 años y representan el 17% de su población. La UE y sus países miembros tienen que invertir en el potencial de la gente joven europea para que representen distintos tipos de habilidades, creatividad y diversidad.

El desempleo juvenil

La crisis económica ha afectado a los jóvenes de una manera muy dura. Uno de los resultados de la crisis  más preocupantes para la UE, y en particular para España, es el desempleo juvenil. A pesar de que se ha reducido - de más del 23 % en 2013 a menos del 20,4 % hoy en día - la tasa de paro europea sigue siendo demasiado elevada. En cuanto a España, la tasa del paro juvenil supera el 40 % y solo es inferior a la de Grecia en toda la UE.  

Algunas comunidades autónomas lideran este ránking de desempleo, en el que los jóvenes (entre 15 y 24 años) no puede encontrar trabajo. Ceuta se situó como la región con el mayor índice en la UE, con una tasa del 79,2 %, seguida de Melilla (72 %), Castilla-La Mancha (57,2 %), Andalucía (56,8 %) y Extremadura (55,4 %).

Nuestra generación de jóvenes está mejor preparada que cualquier otra, pero en España esta formación no va ligada a un éxito asegurado en el mundo laboral.  Los niveles de enseñanza superior pasaron de un 33,8% en 2010 a un 37,9% en 2014. Del 63 % de los afortunados que han conseguido encontrar trabajo, el 70,4 % tienen un contrato temporal.

Los ninis europeos

Debido a la crisis muchos jóvenes tienen dificultad para encontrar un puesto de calidad, que corresponda con su nivel de formación, y eso limita gravemente su camino hacia la independencia. Según los últimos datos de Eurostat,  casi 5 millones (17%) de jóvenes europeos con edades comprendidas entre los 20 y 24 años no estudiaba ni trabajaba en 2015. Si comparamos los datos durante la década pasada, podemos observar que durante este periodo de tiempo la tasa de “ninis” se ha incrementado.

Cabe destacar que la situación no es homogénea en todas las regiones de Europa. El Sur y el Este europeos acogen a la mayoría de los jóvenes que se sitúan fuera del mercado. Italia y Grecia lideran el porcentaje de los “ninis”, una de cada 4 personas jóvenes en estos países  no están involucrados en el sistema social. España está entre los diez países de la UE con más jóvenes (22,4 %) que ni estudian, ni trabajan. Al mismo tiempo, la estadística demuestra que los países del Centro y del Norte de la UE proporcionan más posibilidades a la gente joven  para formarse y encontrar un trabajo digno. Las cifras más bajas de jóvenes que no estudian, ni trabajan se detectaron en Holanda (7,2 %), Luxemburgo (8,8 %), Dinamarca, Alemania y Suecia (9,3 % en los tres casos), Malta y Austria (9,8 % ambos), así como en la República Checa (10,8 %).  

Las razones de la pasividad juvenil

La inactividad, la pobreza y la exclusión no surgen de la nada. Aquellos que comienzan su vida con pocas oportunidades, tienden a acumular desventajas. Los jóvenes con un pasado migratorio, con niveles de educación bajos o con problemas de salud son más propensos a  convertirse en “ninis”. El desempleo existente en los jóvenes de padres inmigrantes es mayor que el existente en otros jóvenes de la UE.

La brecha es cada vez mayor entre los jóvenes que estudian, que están seguros de encontrar un empleo y de tener una vida social, cívica y cultural activa y los jóvenes que tienen poca esperanza de llevar una vida satisfactoria y que se encuentran en riesgo de exclusión y marginación.

Esta división amenaza con socavar el tejido social y el crecimiento económico a largo plazo. El envejecimiento de la población europea hace que la integración de todos lo jóvenes (respetando su diversidad) sea aún más necesaria y urgente.

Los jóvenes que se encuentran en la zona negativa de esta división ven difícil expresar su voz política. Cuanto menos educados o menos estén involucrados en las actividades sociales, menor será su participación en votaciones, voluntariados y actividades culturales. Por ejemplo, los “ninis” tienen menos confianza en instituciones públicas y participan menos en la vida social y cívica que sus compañeros.

Involucración de los jóvenes en la vida social europea

Por otro lado, la participación de los jóvenes figura en el eje central de las prioridades en la Estrategia de la UE para la Juventud. Europa no puede desarrollarse si no implica y empodera a su juventud a que tenga una participación activa en la vida política y social. Según el comisario Europeo de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, Jyrki Katainen,” son  los jóvenes quienes tienen las ideas más innovadoras, y la valentía de poner en práctica nuevas maneras de resolver los problemas”.

La UE  promueve diferentes programas, cuyos objetivos son  el empleo, la empleabilidad y la inclusión social, especialmente en virtud de su programa para el empleo, el crecimiento y la inversión, la estrategia Europa 2020 y con fondos de la UE, como Erasmus +, el FSE y IIEJ. Por otra parte, la UE apoya, coordina y complementa las acciones de los Estados miembros a través de un marco de cooperación en el ámbito de la juventud.

La generación más educada

Aunque el índice de paro sigue siendo alto, los indicadores de educación de los jóvenes dan razones para ser optimista. Los niveles de instrucción de enseñanza superior han mejorado de 33,8% en 2010 a 37,9% en 2014. Además, los datos revelan que la gente joven está interesada en su propia formación y tiene un buen nivel de conocimientos en el ámbito multimedia. Un 25 % de los jóvenes de la UE utiliza los materiales educativos en línea. España, con un 36 %, está entre los cuatro países-líderes cuyos jóvenes aprovechan el desarrollo tecnológico para su formación.     

Muchos jóvenes participan en redes sociales combinando la conectividad global con las ordenanzas locales: en España, en 2015, el 86% de los jóvenes participaron en diversos portales online, según Eurostat. Además, la gente joven se involucra en nuevas formas de participación política, a menudo usando los medios sociales, pero tienden a votar menos que las generaciones anteriores. Según las estadísticas, sólo el 16% de los jóvenes intercambian opiniones políticas, encontrándose España en tercera posición con un 22%, por detrás de Finlandia (30%) y Dinamarca (27%).

También deciden crear sus propias páginas web y sus propios contenidos, aunque España tiene un mínimo porcentaje y solo el 16% de los jóvenes realizan esa actividad. En cambio, el hecho de compartir contenido en internet está más extendido entre la juventud europea, siendo Portugal el país que lo lidera con un 83% y España con un 62%.  

 

Dosieres

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.