Euroefe
 
Euractiv

Una mirada europea a las elecciones en Estados Unidos

DOSIERES | 07 de noviembre de 2016

Dos efigies de cartón de los candidatos a la Presidencia de EEUU, la demócrata Hillary Clinton (i), y el republicano Donald Trump, decoran la plaza Pariser Platz en Berlín, Alemania, el 7 de noviembre de 2016. (Foto: EFE/Paul Zinken)

El 8 de noviembre los estadounidenses eligen al nuevo inquilino de la Casa Blanca. Los medios de comunicación de todo el mundo están pendientes de un resultado que importa a nivel global. Tanto, que incluso algunos políticos europeos han expresado su apoyo a la candidata democráta Hillary Clinton o al republicano Donald Trump. Todavía no está claro cómo sus resultados cambiarán las relaciones entre la UE y los Estados Unidos.

¿Cuáles son los puntos clave de los programas de Trump y Clinton que puedan afectar a las relaciones bilaterales? ¿Qué opinan los ciudadanos y los políticos europeos sobre los candidatos? EuroEFE analiza una de las campañas electorales más polémicas en mucho tiempo con una mirada europea.

Trump: el retrato político

Nada parecía predisponer al magnate, conocido popularmente como "The Donald", a entrar en la carrera presidencial estadounidense. Sin experiencia política previa, Donald Trump, apoyado y denigrado a partes iguales por el propio partido republicano, se ha convertido en uno de los candidatos más discutidos de este país.

MIGRANTES: Su política exterior aislacionista, defensora de una primacía absoluta de Estados Unidos y de sus ciudadanos sobre el resto, encontró en los estadounidenses decepcionados por la era Obama un apoyo inesperado.

La multiplicación de propuestas tan extremas como incoherentes impactaron, sin embargo, a la opinión pública tanto a nivel nacional como internacional. Entre ellas, la construcción de un muro en la frontera con México, supuestamente financiado por el país centroamericano, el control y prohibición de la entrada al país de los musulmanes y la deportación masiva de los más de diez millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos.

El candidato no sólo pretende controlar la inmigración ilegal, recalcó en un mitin el pasado mes de julio que ejercería un control importante en la llegada de franceses y alemanes a EE.UU. "Tenemos problemas con Alemania y tenemos problemas con Francia. ¿Y sabes por qué? Es culpa de ellos, porque han permitido a la gente entrar a su territorio".

TTIP: Al margen de estas medidas, el candidato republicano podría poner en peligro algunos acuerdos internacionales en caso de que llegue a la Casa Blanca. El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), que pretende favorecer los intercambios comerciales entre Estados Unidos y Europa gracias a la reducción de las barreras comerciales y aduaneras, está en su punto de mira. El proyecto, que nació hace tres años y fue aprobado por la administración Obama, fue duramente criticado por el candidato quien ya afirmó que en caso de victoria "renegociaría las condiciones".

La posible salida de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la renuncia a defender los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en caso de ataque ruso preocupan también a la opinión pública internacional.

ANTITERRORISMO: La política antiterrorista propuesta por Trump así como sus repetidas críticas hacia la gestión europea de los atentados tensaron todavía más sus relaciones con el Viejo Continente.

Ante los atentados terroristas del Charlie Hebdo y de la sala Bataclán, el 7 de enero y el 13 de noviembre de 2015 respectivamente, el magnate defendió uno de los puntos claves de su campaña, el derecho de portar armas, tras denunciar una supuesta política europea laxista con respecto al terrorismo.

Clinton: el retrato político

La inexperiencia de Trump contrasta con la impecable preparación de la candidata demócrata, Hillary Clinton. Esposa de uno de los expresidentes más populares, Bill Clinton, la que podría convertirse en primera mujer presidenta de la historia de Estados Unidos goza de un conocimiento y experiencia políticos inéditos.

Pese a recibir el apoyo del presidente saliente y de todos los miembros de su partido, incluido su rival en las primarias, Bernie Sanders, el punto débil de Clinton es sin duda alguna la poca confianza que genera en la opinión pública a nivel nacional. Pero contrariamente a Trump, Clinton es la candidata de la esperanza para la Unión Europea. Defiende una política exterior abierta, dirigida hacia la perpetuación del legado Obama. La candidata propone un país abierto, proclive a la acogida de refugiados que huyen de Oriente Medio y dispuestos a reforzar sus alianzas con los estados del continente americano, incluida Cuba.

A nivel europeo, las intenciones de la candidata demócrata son claras. Pretende incrementar las sanciones de Rusia por su intervención en Ucrania así como ampliar la defensa antimisiles en Europa del Este. Reivindicó, en su campaña, un trabajo conjunto con Europa en la lucha antiterrorista a través de un refuerzo de los servicios de inteligencia a nivel internacional.

Si los ciudadanos europeos pudieran votar….

Si las naciones europeas pudieran votar en las elecciones de los Estados Unidos, Hillary Clinton ganaría ampliamente, según informó EurActiv, socio de EuroEFE. No obstante, el apoyo a Donald Trump es muy alto en  Europa Central, lo cual está directamente relacionado con la posición contraria a los inmigrantes del candidato republicano, y en Europa Occidental, ya que las fuerzas de extrema derecha y anti-UE están apoyadas por los ciudadanos de estos países.

Alemania es uno de los países europeos en los cuales los puntos del programa de Trump no tienen mucha popularidad. Un 86% de alemanes votaría por Clinton como presidente, y sólo el 4% elegiría a Trump. Pero en el resto de países de la UE, el candidato republicano tiene mucho más partidarios entre la población.

Las simpatías europeas con Clinton

La mayoría de políticos de la UE están preocupados por la voluntad del nuevo liderazgo estadounidense de mantener su compromiso con Europa, y esto inclina la balanza a favor de Clinton. Recientemente, el Partido Popular Europeo, que normalmente debería ser considerado como partidario de los republicanos de Estados Unidos, indicó que lo más probable es que apoye a Clinton, en lugar de Trump.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una entrevista con una televisión francesa, ha expresado públicamente sus simpatías por la candidata demócrata.”Tengo preferencias por un candidato, o quizás debería decir candidata “, dijo Juncker.

El presidente de Francia, Francois Hollande, criticó los "excesos" del candidato republicano a la presidencia, Donald Trump.

"(Una victoria de Trump) podría conducir a un giro muy fuerte a la derecha en el mundo, o a una desviación", afirmó Hollande en agosto.

"La campaña americana refleja temas que se repetirán en la campaña francesa. Si los estadounidenses eligen a Trump, eso tendrá consecuencias, porque las elecciones estadounidenses son una elección mundial", dijo Hollande.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, visitó la Casa Blanca en octubre e hizo declaraciones que pueden interpretarse como un apoyo a Clinton.

"Mi opinión personal es que el nombre del futuro tiene que ser “libertad”. El nombre del futuro tiene que ser la educación no la intolerancia...un puente no muros", dijo, en una aparente referencia a la ambición declarada de Trump de construir una muralla en la frontera con México.

Los políticos europeos que apoyan a Trump

Las propuestas contra los inmigrantes de Trump, cuestionadas por la mayoría de los medios europeos, fueron, sin embargo, apoyadas por la franja más extrema de la derecha. Ejemplo de ello fue el tuit del ex presidente del Frente Nacional francés, Jean Marie Le Pen: "Si fuera estadounidense votaría a Donald Trump...¡Qué Dios lo proteja!".

El presidente húngaro, Victor Orban, un crítico de la UE que construyó una valla contra los refugiados, ha elogiado las propuestas antiterroristas republicanas que incluyen una prohibición temporal de que los musulmanes entren a Estados Unidos.

"Escuché (a Trump) y tengo que decirle que hizo tres propuestas para detener el terrorismo. Y yo, como europeo, no podría haber expresado mejor lo que Europa necesita ", dijo Orbán en julio pasado.

Entre los europeos que esperan beneficiarse de la victoria de Trump está Nigel Farage y su Partido de la Independencia del Reino Unido, que se opone a la entrada de más inmigrantes. Farage ha hecho campaña en nombre de Trump en los EE.UU.

Al hablar sobre los comentarios machistas de Trump, Farage defendió al candidato republicano, ya que, según el político conservador, el líder republicano no compite para ser elegido papa: "Al menos, Trump es honesto", comentó Farage en una entrevista con Fox News. "Te guste o no, él es lo que es, y ya sabes que no aspiraría a ser papa, quiere ser el presidente de los Estados Unidos, un ser humano. Todos los seres humanos tienen defectos".

Por Olha Kosova y Sophie Fernández

Dosieres

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.