Euroefe
 
Euractiv

¿Qué hace Europa por sus jóvenes?

DOSIERES | 15 de febrero de 2017

 Dos jovenes en el Cerro del Tío Pío en Madrid. EFE/Archivo

Europa cuenta con una de las generaciones de jóvenes mejor preparadas de su historia. Jóvenes altamente cualificados que se dan de bruces en algunos países, especialmente en Grecia, España e Italia, con el problema del desempleo juvenil. Un drama que malogra expectativas y proyectos vitales de aquellos en cuyas manos está el futuro de la Unión Europea. ¿Qué hace Bruselas por sus más de 4,2 millones de jóvenes desempleados?

Los jóvenes europeos son los que han sufrido con más intensidad las consecuencias de la crisis y, según una encuesta del Eurobarómetro, la mitad de ellos se sienten excluidos y marginados de toda participación significativa en la vida social y económica, según una encuesta del Eurobarómetro. 

De los 20,065 millones de hombres y mujeres que estaban en el paro en la Unión Europea (UE)(15,571 millones en los diecinueve países de la zona euro) a finales de 2016, 4,219 millones eran jóvenes de menos de 25 años (2,957 millones en la zona euro), según los últimos datos trimestrales publicados por Eurostat, la oficina estadística de la UE. Una cifra que casi equivale a toda la población de un país como Irlanda.

Grecia (42,2%) es el farolillo rojo de la UE en desempleo juvenil, seguida de España (42,9%) y de Italia (40,1%). Estos tres países del sur de Europa se sitúan muy, muy lejos de Alemania, donde solo el 6,5 de sus menores de 25 años están sin trabajo. 

Tres de cada cuatro europeos piden más medidas para combatir el paro a escala de la UE, según un sondeo del Eurobarómetro. 

Y si este panorama de desempleo juvenil es preocupante, especialmente en el sur de Europa, mucho más lo era en 2013, en pleno zarpazo de la crisis económica. Fue a principios de aquel año cuando el Consejo Europeo decidió poner en marcha la Iniciativa de Empleo Juvenil (IEJ) para el período 2014-2020.

¿Qué es la Iniciativa de Empleo Juvenil y la Garantía Juvenil?

Fue exactamente en febrero de 2013 cuando el Consejo Europeo dio el pistoletazo de salida a la Iniciativa de Empleo Juvenil (IEJ), con una dotación de 6.400 millones de euros para todos los estados miembros de la UE. Y para activarla, en abril, se acordó establecer una Garantía Juvenil para los siete millones de menores de 25 años que entonces no tenían empleo.

En septiembre de 2014, en vistas de que el desempleo seguía siendo muy elevado, la Comisión Europea propuso aumentar la dotación de la IEJ de 6.400 a 8.400 millones de euros. Si el Parlamento Europeo (PE) y el Consejo aprueban esta propuesta, los recursos totales de la IEJ se incrementaran 2.000 millones de euros para el periodo 2017-2020.

El IEJ es uno de los principales recursos financieros de la UE y de él se pueden beneficiar los jóvenes que residan en regiones cuya tasa de desempleo juvenil fuera superior al 25%.

Se destina a jóvenes sin estudios, trabajo ni formación (los ninis), y también a los jóvenes desempleados de larga duración y a los que no están inscritos como solicitantes de empleo.

La Garantía Juvenil representa el compromiso de todos los Estados miembros para que los jóvenes menores de 25 años reciban una buena oferta de empleo, educación continua, formación de aprendiz o un periodo de prácticas en un plazo de cuatro meses tras perder su empleo o acabar una educación formal.

Además, la Iniciativa de Empleo Juvenil refuerza los instrumentos financieros que proporcionan préstamos y garantías a los jóvenes para que se conviertan en trabajadores por cuenta propia y para que creen su propia empresa.

Logros hasta la fecha, según datos de la Comisión Europea.

En sus primeros tres años de aplicación, la Garantía Juvenil ha contribuido a mejorar la vida de millones de jóvenes europeos, mantiene la comisaria para el empleo, asuntos sociales, capacidades y movilidad laboral, Marianne Thyssen.

. Desde enero de 2014, 14 millones de jóvenes han participado en sistemas de Garantía Juvenil.

. Aproximadamente 9 millones de jóvenes aceptaron una oferta, que en su mayoría eran ofertas de empleo.

. Casi dos tercios de los jóvenes que se acogieron a la Garantía Juvenil en 2015 aceptaron una oferta de empleo, de educación, un período de prácticas o formación de aprendices.

. La Iniciativa de Empleo Juvenil ha aportado ayudas directas a más de 1,4 millones a jóvenes de toda la UE.

. Tres años después de ponerse en marcha la Garantía Juvenil, los resultados del mercado laboral de los jóvenes han mejorado considerablemente:

. Hay casi 1,5 millones de jóvenes desempleados menos en la UE y el número de jóvenes que ni estudian ni trabajan (ninis) ha disminuido en 900.000 personas.

. El desempleo juvenil ha disminuido desde un pico del 24,4% en el primer trimestre de 2013 a un 18,9% en el segundo trimestre de 2016. El porcentaje de jóvenes de entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan se ha reducido, pasando del 13,2% en 2012 al 12% en 2015.

"La Unión Europea no solo debe preservar nuestro modo de vida europeo, sino también empoderar a quienes vivan conforme a él. No puedo aceptar no aceptaré que Europa sea y siga siendo el continente del desempleo juvenil", subrayó el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, en su discurso sobre el Estado de la Unión en septiembre de 2016 ante la Eurocámara.

Y reafirmó su compromiso: "Seguiremos desarrollando la Garantía Juvenil en toda Europa, mejorando la capacitación de los europeos y llegando a los jóvenes y a las regiones que más lo necesitan".

Precisamente, seis de las diez regiones con más paro de Europa son españolas: Melilla, Andalucía, Canarias, Extremadura, Ceuta y Castilla-La Mancha, según el último informe de Eurostat.

Otro estudio de la misma oficina sitúa a España entre los países de los Veintiocho con más veinteañeros "ninis", con el 22,2%, lo que supone que más de uno de cada cinco españoles de entre 20 y 24 años ni estudia ni trabaja.

España y la Garantía Juvenil

España fue uno de los primeros países en acogerse a esta iniciativa y en diciembre de 2013 aprobó el Plan Nacional de Implantación de la Garantía Juvenil.

La Comisión Europea ya ha asignado a España 2.360 millones de euros para el cumplimiento de la recomendación de la Garantía Juvenil en el periodo 2014-2020.

Además, está previsto que se realice una asignación adicional -que está pendiente de su aprobación en el Parlamento Europeo- de otros 900 millones que, de confirmarse, incrementaría la dotación del programa hasta los 3.260 millones.

En una evaluación de octubre de 2016 de la Comisión Europea a los veinte países beneficiarios de la Garantía Juvenil, España figura en el grupo de los que menor rendimiento le han sacado.

Ahora bien, ese informe destaca como positivo que el sistema de aprendizaje en España haya sido objeto de importantes reformas estructurales, lo que ha generado un incremento en el número de aprendices de 4.000 a 15.000 en tan solo tres años (2013-2016). Durante ese periodo, el número de empresas que participan en la formación de aprendices creció de apenas 500 a 5.600.

Hasta enero de este año, según datos oficiales, había algo más de 421.000 jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil en España frente al más de un millón de potenciales beneficiarios, una acogida mucho menor de lo esperado.

Para llegar a más jóvenes, el Gobierno español ha aprobado un Real Decreto-ley, refrendado el 31 de enero pasado por el Congreso de los Diputados, para favorecer el acceso y la inscripción en el plan.

Así se posibilita que todos los jóvenes menores de 30 años inscritos en la búsqueda de trabajo en los servicios públicos de empleo sean inscritos directamente en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, incluso con efectos retroactivos.

Además, ahora basta con no haber recibido formación ni haber estado trabajando el día anterior a la solicitud de inscripción para cumplir los requisitos, en lugar de los tres meses sin haber recibido formación o los 30 días sin empleo que exigía la regulación anterior.

Se establece, asimismo, la conversión de reducciones a la cotización a la Seguridad Social en bonificaciones, con cargo al presupuesto del Servicio Público de Empleo Estatal, cuando se trate de medidas en beneficio de jóvenes acogidos a la Garantía Juvenil.

En su intervención ante el Congreso de los Diputados del 31 de enero, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, dijo que de los 421.209 inscritos hasta ese día, 143.645 habían encontrado un empleo, "de manera que uno de cada tres jóvenes que se inscribe logra un trabajo".

Bañez pidió aprovechar "al máximo y cuanto antes" los 1.082 millones de euros que deberá justificar España en diciembre de 2017 y que en 2018 serán 849 millones restantes, más los que resulte del próximo incremento de fondos.

Por su parte, tanto la oposición política como los sindicatos han pedido ir más allá del modelo de Garantía Juvenil para frenar la tasa de desempleo de los jóvenes y han criticado que España haya estado a punto de devolver las ayudas otorgadas por la Comisión Europea por "mala gestión" de las mismas.

"En España hemos sido los últimos de la fila. Los alumnos más desastrosos a la hora de aplicar la Garantía Juvenil", según el eurodiputado socialista Sergio Gutiérrez, quien lamenta que la Comisión Europea no haya fijado unos requisitos mínimos comunes.

Para Gutiérrez, el principal problema en España fue el mecanismo de inscripción "demasiado tortuoso", así como la falta de monitorización de los jóvenes y un sistema de garantía de calidad. El socialista echa en falta mayor dotación presupuestaria nacional y coordinación entre los diferentes servicios de empleo.

Tal y como está enfocada, la Garantía Juvenil se está traduciendo en "formación, prácticas y empleo precario", lamenta la eurodiputada de Podemos, Tania González, para quien sería "mucho más positivo destinar el dinero a iniciativas como, por ejemplo, planes de retorno en países como España en el que los jóvenes tienen que marcharse, tienen que emigrar para buscarse la vida, o mecanismos para generar nuevos yacimientos de empleo".

Lo mismo reclaman los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, que valoran como un "absoluto fracaso" estos tres primeros años de aplicación del Plan Nacional de Garantía Juvenil y, tanto Javier Pueyo (CCOO Juventud) como Eduardo Magaldí (UGT Juventud), advierten de que el Real Decreto aprobado a finales de enero para tratar de revertir la situación será solo "un parche" si el Gobierno no cuenta con los agentes sociales.

Por contra, la eurodiputada Verónica Lope (grupo popular) tiene una valoración "positiva" de la Garantía Juvenil que ha servido para acometer reformas estructurales en favor de los jóvenes.

Lope piensa que queda, no obstante, camino por recorrer para integrar a los "ninis" procedentes de la exclusión social y los discapacitados, al tiempo que anima a los empresarios a abrir sus puertas a los aprendices.

Costes y beneficios de la Garantía Juvenil

Estudios recientes concluyen que los beneficios de la creación de un sistema nacional de Garantía Juvenil son mucho mayores que los costes. El coste total estimado del establecimiento de los sistemas de Garantía Juvenil en la eurozona es de 21.000 millones de euros al año (0,22% del PIB).

No obstante, no hacer nada saldría mucho más caro, según la Comisión Europea. Se calcula que los jóvenes que no trabajan, estudian ni siguen formación alguna cuestan a la UE 153.000 millones de euros al año (1,21% del PIB) en subsidios, ingresos no percibidos e impuestos no recaudados (Informe de Eurofound sobre el desempleo juvenil).

Otras iniciativas europeas a favor de los jóvenes.

. El Fondo Social Europeo (FSE) financia diversos proyectos para jóvenes empresarios y agricultores.
. El Banco Europeo de Inversiones ofrece un programa basado en dos pilares denominado "Competencias y Empleo-Invertir para los jóvenes". El primero, "Invertir en competencias", financia inversiones en capital humano: capacitación profesional y formación en el lugar de trabajo, así como formación profesional, préstamos estudiantiles y programas de movilidad. El segundo, "Invertir para los jóvenes", proporciona acceso a financiación relacionada con el empleo de jóvenes en pymes.

. La Alianza Europea para la Formación de Aprendices es una iniciativa multilateral que tiene por objeto reforzar la calidad, la oferta y la imagen de la formación de aprendices en Europa.

.Programa Erasmus +, que aglutina ocho programas diferentes, además del más conocido que se centra solo en el ámbito universitario y que presta su nombre a todo el conglomerado.
Así, además del Erasmus propiamente dicho, Erasmus+ integra a Comenius (educación escolar), Erasmus mundus (para máster), Leonardo da Vinci (formación profesional), Grundtvig (aprendizaje de personas adultas), La Juventud en Acción (aprendizaje informal de los jóvenes), Jean Monnet (estudios europeos) y Deportes.

España es el primer país de emisión y recepción de estudiantes en el programa Erasmus, un "pasaporte" con el que se han movido en sus casi 30 años de vida más de medio millón de españoles por Europa.

. El Cuerpo de Solidaridad Europeo, cuya creación fue anunciada por el presidente Juncker en su discurso sobre el Estado de la Unión el 14 de septiembre de 2016.  Ese cuerpo se funda en los valores europeos de igualdad y solidaridad y ofrece a los jóvenes menores de 30 años y sensibilizados en asuntos sociales -tanto si se benefician de la Garantía Juvenil como si no- la oportunidad de ayudar y dar apoyo a otros y de adquirir nuevas capacidades y experiencias en su país de origen o en otros Estados miembros. Hasta la fecha se han inscrito más de 18.000 jóvenes, de los cuales 2.400 son españoles, según datos facilitados a Euroefe por la oficina de la CE en Madrid.

. El Portal Europeo de la Movilidad Profesional (EURES),  que presta servicios a los trabajadores, a los empresarios, y a cualquier ciudadano que desee beneficiarse del principio de la libre circulación de personas, proporcionando información y asesoramiento sobre ofertas y demandas de empleo, situación y evolución del mercado de trabajo y sobre condiciones de vida y trabajo de cada país.

Al poner en marcha la Garantía Juvenil, la comisaria europea Marianne Thyssen, decía que los jóvenes europeos están deseando entrar en el mercado laboral y cada día que pasan en el paro es un día perdido. Mirar con esperanza el futuro es el mejor antidoto, además, contra el populismo.

Por Catalina Guerrero

► Enlace al video (este reportaje se ha realizado con apoyo del Parlamento Europeo)

Aviso legal

Este proyecto ha sido cofinanciado por la Unión Europea en el marco de una licitación del Parlamento Europeo en el ámbito de la comunicación. El Parlamento Europeo no ha participado en su elaboración y no debe ser, en modo alguno, considerado responsable de o vincularse a las informaciones u opiniones expresadas en el contexto de este proyecto. En cumplimiento de la legislación aplicable, los autores entrevistaron a ciudadanos, editores o medios de comunicación, quienes son los únicos responsables por sus contenidos. El Parlamento Europeo tampoco debe ser considerado responsable por los perjuicios directos o indirectos que puedan derivarse de la implementación del proyecto. 

 

Dosieres

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.