19 de noviembre de 2017
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

La UE y el Reino Unido empiezan las negociaciones del divorcio

 La semana del Brexit ha llegado ya. Desde que el pasado 23 de junio el referéndum para la permanencia del Reino Unido en la UE arrojó un resultado negativo, todo estaba pendiente del día en que la primera ministra británica, Theresa May, activaría el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

La semana del Brexit ha llegado ya. Desde que el pasado 23 de junio el referéndum para la permanencia del Reino Unido en la UE arrojó un resultado negativo, todo estaba pendiente del día en que la primera ministra británica, Theresa May, activaría el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

La semana del Brexit ha llegado ya. Desde que el pasado 23 de junio el referéndum para la permanencia del Reino Unido en la UE arrojó un resultado negativo, todo estaba pendiente del día en que la primera ministra británica, Theresa May, activaría el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que da comienzo al proceso de negociación. A partir de ese momento, como máximo dos años de proceso, y el Reino Unido se habrá convertido en el primer país que sale de la UE. Las negociaciones para un divorcio de mutuo acuerdo comienzan ya. En dos años, veremos el resultado.

El referéndum de junio de 2016 que dio triunfo al Brexit con un 52% de los votos, supuso el comienzo del planteamiento de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Un mes después, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, eligió al candidato para negociar la salida británica de la UE. Michel Barnier será negociador jefe a partir del próximo 29 de marzo.

Supone una de las situaciones más complicadas del bloque, en la que están en juego los factores que determinarán el futuro de los ciudadanos británicos, y el de los comunitarios afincados en Reino Unido, que todavía se encuentran en una situación de incertidumbre. 

Además, el 'brexit' no solo pone a prueba la cohesión política del Reino Unido, si no que también amenaza con restablecer una frontera estricta en la isla de Irlanda, donde la pertenencia al club comunitario ha protegido al proceso de paz y ha forjado una estrecha relación económica entre sus dos jurisdicciones. 

Puntos principales de la carta sobre el "brexit"

Éste es el resumen de los principales puntos contenidos en la misiva remitida por la primera ministra británica, Theresa May, al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, con la notificación formal de su voluntad de marcharse del bloque común.
Principios propuestos para las negociaciones:

1. "Deberíamos entablar un diálogo de manera constructiva y respetuosa, con un espíritu de sincera cooperación".

- En este punto se hace referencia a que el Reino Unido no persigue la pertenencia al mercado único. May indica que su país "comprende" y "respeta" la posición de la UE "de que las cuatro libertades del mercado único son indivisibles" y señala que los británicos entienden que "habrá consecuencias" para el Reino Unido al abandonar la UE. "Sabemos que perderemos influencia sobre las normativas que afectan la economía europea", apunta.

2. "Deberíamos siempre anteponer a nuestros ciudadanos".

- En este segundo apartado, May reconoce la "obvia complejidad de las negociaciones" que el Reino Unido está a punto de acometer con Bruselas pero destaca que "en el corazón de las negociaciones" están los "intereses" de todos los ciudadanos.

"Hay, por ejemplo, muchos ciudadanos de los otros Estados miembros que viven en el Reino Unido, y ciudadanos británicos que viven en otros puntos de la UE, y deberíamos tener como objetivo llegar a un pronto acuerdo sobre sus derechos", subraya May.

3. "Deberíamos trabajar con el objetivo de asegurar un acuerdo amplio".

- Aquí la primera ministra expresa la voluntad británica de llegar a una "alianza profunda y especial entre el Reino Unido y la UE", que tenga en cuenta la "cooperación en materia económica y de seguridad".

4. "Deberíamos trabajar juntos para minimizar las alteraciones y dar la máxima certeza posible".

- En este punto, May destaca que las personas y las empresas en ambos lados, en el Reino Unido y la Unión Europea, se beneficiarían de un periodo de implementación que permita un ajuste suave y ordenado a las nuevas disposiciones.

5. "En particular, debemos prestar atención a la relación única que el Reino Unido tiene con la República de Irlanda y a la importancia del proceso de paz en Irlanda del Norte".

- La primera ministra destaca en este principio que la República de Irlanda es "el único miembro de la UE con una frontera terrestre con el Reino Unido" y asegura que se quiere evitar un regreso a una frontera muy controlada entre los dos países a fin de mantener la zona de frontera abierta entre los dos.
También destaca la "importante responsabilidad" de su país para asegurar que "no se pone en peligro" el proceso de paz en Irlanda del Norte.

6. "Deberíamos comenzar negociaciones técnicas sobre áreas políticas tan pronto como sea posible, pero deberíamos dar prioridad a los desafíos más importantes".

- En este punto, el Reino Unido también propone un acuerdo de libre comercio "valiente y ambicioso" entre el Reino Unido y la UE.

7. "Deberíamos continuar trabajando juntos para avanzar y proteger nuestros valores europeos compartidos".

- May recalca dentro de este apartado que "ahora más que nunca, el mundo necesita los valores liberales y democráticos de Europa" y destaca la voluntad británica de desempeñar su papel "a fin de asegurar que Europa continúa siendo fuerte y próspera y capaz de liderar en el mundo, proyectando sus valores y defendiéndose de amenazas de seguridad". 

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? 

Todo comenzó cuando David Cameron, en su momento primer ministro de Reino Unido, propuso que los ciudadanos tuvieran voz a la hora de decidir su relación con la Unión Europea. Una mecha que prendió y no consiguió parar.

En febrero de 2016, casi cuatro meses antes del referéndum, Cameron ya pactó un acuerdo con la UE para hacer campaña por el "sí" a la permanencia del país en la UE de cara al referendo, pensando que iba a ser suficiente para un resultado positivo en la votación. 

Durante todo este tiempo, las manifestaciones y protestas en contra del 'divorcio' con el bloque comunitario han predominado en la capital londinense

El pasado fin de semana miles de proeuropeos, entre 25.000 y 100.000 personas, se manifestaron para expresar el rechazo al "brexit" y pedir otro referéndum, pocos días antes de que el Gobierno británico comunique a Bruselas la retirada del Reino Unido de la Unión Europea.

Manifestación en contra del brexit en Londres el pasado fin de semana. (Foto:EFE/EPA/Felipe Trueba)

Gibraltar no formará parte de la UE tras la separación

El ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, subrayó el pasado jueves que el "brexit" dejará fuera de la Unión Europea a Gibraltar, y que Londres y Madrid tendrán que tratar en el futuro sobre el Peñón si hay voluntad de que "Gibraltar, el territorio o los ciudadanos tengan alguna relación con España".

"Sale Gibraltar y, si en el futuro Gibraltar o el Reino Unido quiere que Gibraltar, el territorio o los ciudadanos tengan alguna relación con España (...) es una cuestión que vamos a tener que acordar entre el Reino Unido y España", declaró Dastis tras reunirse en Bruselas con el negociador de la Comisión Europea para el "brexit", el francés Michel Barnier.

El titular español de Asuntos Exteriores agregó que comparte con Barnier la visión de que "al salir el Reino Unido (de la UE) sale todo el Reino Unido, así como los territorios sometidos a su jurisdicción y a los que represente internacionalmente", es decir, Gibraltar.

El "brexit" pone a prueba la cohesión política del Reino Unido

El proceso pone a prueba la cohesión política de un país donde están más vigentes que nunca las viejas rivalidades entre europeístas y euroescépticos. 

Theresa May gestiona un complejo escenario en el que Escocia baraja un nuevo referéndum de independencia, está en juego la paz en Irlanda del Norte y surgen voces de alarma sobre las consecuencias del "brexit" desde el propio partido de Gobierno, históricamente dividido sobre Europa. 

"Claramente, hay serios riesgos para la estabilidad del Reino Unido", afirmó a Efe Akash Paun, investigador del "think tank" británico Institute for Government (IfG). 
"No se reflexionó en profundidad antes del referéndum de junio sobre lo que significa realmente el 'brexit' y cómo se va a implementar", argumentó. 

En Escocia, la perspectiva de perder el acceso al mercado único ha llevado a la nacionalista Nicola Sturgeon, ministra principal de la región, a poner sobre la mesa la posibilidad de una nueva consulta en 2018. 

El apoyo a la independencia ha sumado apenas unos puntos en las encuestas desde septiembre de 2014, cuando el 55,3 % optó por quedarse en el Reino Unido, pero el "brexit" ha añadido presión en una autonomía donde un sólido 62 % quería quedarse en la UE. 

"Será difícil para el Gobierno británico negarse a celebrar otro referéndum, porque hay un precedente. Aun así, puede que argumente que los escoceses aún no conocen las circunstancias finales del 'brexit', por lo que no se debe votar todavía", señaló a Efe Thomas Lundberg, politólogo de la Universidad escocesa de Glasgow. 

Más allá de una eventual consulta, el sistema autonómico británico se enfrenta al reto de distribuir las competencias que el Reino Unido recuperará desde Bruselas con el "brexit", en áreas como agricultura, pesca, energía e investigación. 

Para los gobiernos regionales, las competencias que no están específicamente reservadas para Westminster pasarán a ser responsabilidad autonómica, una interpretación que Londres está decidida a disputar. 

El desacuerdo amenaza con levantar una nueva "tormenta política", en palabras de David Cetrà, investigador del Centre on Constitutional Change, de la Universidad de Edimburgo. 

"La Unión Europea ofrecía un marco en el que los debates sobre la soberanía y las presiones nacionalistas eran acomodados y apaciguados. El 'brexit' desestabiliza los equilibrios precarios que existían", indicó a Efe. 

May afronta ese rompecabezas doméstico en paralelo a las difíciles negociaciones para forjar un tratado comercial con la UE, con la posibilidad en el horizonte de que no se llegue a formalizar un pacto en el plazo de dos años que establece el Tratado de Lisboa. 

El ex primer ministro "tory" John Major ha advertido de que el futuro optimista que dibuja su correligionaria, en el que el Reino Unido se convertirá en el "campeón global del libre comercio" cuando rompa los lazos con la Unión, es "irreal y excesivamente optimista". 

También ha alzado la voz ex viceprimer ministro conservador Michael Heseltine, para quien el referéndum de junio no otorga al Gobierno el mandato de salir del club europeo "a cualquier precio". 
Pocas horas después de lanzar esa advertencia en la Cámara de los Lores, el veterano político fue fulminado como asesor del Ejecutivo. 

Esas disensiones han roto la voz única que había mantenido el Partido Conservador a favor del "brexit" desde junio, a pesar de que la mayoría de los diputados "tories" defendieron la permanencia antes del voto. 

"Existe una poderosa corriente europeísta, o quizás más pragmática, dentro del Partido Conservador, que por razones políticas se está manteniendo en silencio", señaló el analista del Institute for Government. 

Esas mismas tensiones llevan meses afectando a la oposición laborista, que ha vivido diversas rebeliones del grupo parlamentario contra su líder, Jeremy Corbyn. 

El veterano euroescéptico ha ordenado a sus diputados alinearse con el Gobierno para facilitar el inicio del "brexit", a fin de cumplir el mandato del 51,9 % de los británicos que votaron por salir de la UE. 

En febrero, 52 de sus parlamentarios se negaron sin embargo a respaldarle en la Cámara de los Comunes, después de que el Gobierno tumbara las enmiendas laboristas para defender los derechos de los comunitarios y asegurar la transparencia de las negociaciones con Bruselas. 

Manifestación del pasado noviembre a favor del brexit en Londres. (EFE/Hayoung Jeon)

También amenaza el proceso de paz y la economía en Irlanda

El "brexit" amenaza con restablecer una frontera estricta en la isla de Irlanda, donde la pertenencia al club comunitario ha protegido al proceso de paz y ha forjado una estrecha relación económica entre sus dos jurisdicciones. 

Todo eso está en juego cuando el Gobierno de Londres se siente a negociar con los Veintisiete los términos del "brexit", que convertirá a la frontera de Irlanda del Norte con la República de Irlanda, de unos 500 kilómetros, en la única barrera terrestre entre Reino Unido y la Unión Europea (UE), además de la de España con Gibraltar. 

Aunque Theresa May, parece que se ha decantado por la opción de un "brexit duro", lo que dejaría a su país fuera del mercado único y la unión aduanera, sus consecuencias sobre la libre circulación de bienes, servicios y personas en Irlanda "son todavía inciertas", explica a Efe David Phinnemore, profesor de Política Europea en la Queen's University de Belfast. 

"De todas maneras, tendrá un impacto significativo en la frontera porque nadie sabe si se podrá mantener tal y como es ahora, una división apenas señalizada, muy fluida, prácticamente invisible", apunta el experto. 

La libre circulación entre el norte y sur de la isla de Irlanda ha sido natural desde la creación en la década de 1920 de la llamada Área de Circulación Común (CTA), si bien el pasado conflicto obligó desde finales de la década de 1960 hasta 1998 a establecer controles policiales y militares para hacer frente a la amenaza terrorista. 

El restablecimiento de una frontera estricta no provocaría inevitablemente la vuelta de los uniformados, precisa Phinnemore, pero sí tendría "un número importante de implicaciones". 
"En materia de comercio, llevará más tiempo lidiar con los controles aduaneros y fronterizos, lo que elevará los costes por el aumento de la burocracia".

Las pérdidas para la República de Irlanda serían cuantiosas, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas, pues casi el 40 % de todas las exportaciones nacionales van a parar al país vecino, lo que reporta unos 1.000 millones de euros semanales. 

"También habría consecuencias políticas. Cualquier manifestación de una frontera sería vista por la ciudadanía como un paso atrás en el proceso de paz. Aunque quizá no afectase demasiado a su día a día, tendría un impacto psicológico sobre la idea de la reconciliación entre las dos comunidades históricamente enfrentadas", señala Phinnemore. 

Dublín, Londres y Bruselas coinciden en que nadie quiere el restablecimiento de una barrera estricta en Irlanda, pero la UE advierte de que la libre circulación de bienes y servicios también conlleva la de ciudadanos, a pesar de que May aspira a controlar la inmigración para cumplir con las promesas que provocaron, entre otras, el triunfo del "brexit" en el referéndum del pasado junio. 

"Los desafíos que rodean a la cuestión de la frontera no afectan solo a Irlanda del Norte, sino también a la República. No creo que el resto de socios comunitarios quiera ser demasiado duro con Reino Unido, ya que perjudicaría a uno de sus miembros. Hay margen de maniobra para diseñar una solución imaginativa", sugiere Phinnemore. 

Los Gobiernos irlandés y norirlandés sostienen que la UE podría conceder a la provincia británica un "estatus especial", después de haber "invertido tanto tiempo y dinero" durante las últimas dos décadas en su proceso de paz, recuerda el académico. 

De cara al comienzo de estas negociaciones, el primer ministro irlandés, Enda Kenny, también ha planteado la necesidad de que cualquier acuerdo de divorcio contemple el ingreso automático de Irlanda del Norte en la UE si su electorado se pronunciara en el futuro a favor de la reunificación de Irlanda, tal y como sucedió con la República Democrática Alemana tras la caída del Muro de Berlín. 

El dirigente democristiano ha recordado que ese supuesto está recogido en el acuerdo del Viernes Santo (1998), que puso fin al conflicto norirlandés y cuyo texto es "vinculante internacionalmente", por lo que su "lenguaje" podría incorporarse al pacto de separación definitivo entre Reino Unido y la UE. 

La reunificación irlandesa, tan lejana hace apenas un año, no lo parece tanto ahora en el contexto del "brexit", después de que el electorado norirlandés lo rechazase con un 55,8 % de votos en la consulta de junio. 

La mayoría de esos "noes" se registraron en las circunscripciones más próximas a la frontera con la República de Irlanda, donde reconocen la importancia de la ausencia de barreras físicas y psicológicas en la isla.

Quedan horas para que Theresa May active la salida del R. Unido de la UE (Foto:EFE/Will Oliver)

Los expatriados se encuentran ante un limbo de incertidumbre

La salida británica de la Unión coloca a los comunitarios residentes en el Reino Unido en una incierta posición ante la ausencia de garantías, a día de hoy, por parte del Gobierno sobre su situación legal. 

Actualmente, hay registrados 3,15 millones de comunitarios en el Reino Unido -de los cuales, 132.000 son españoles- frente a los 900.000 ciudadanos británicos que viven en diferentes puntos del continente, según datos oficiales británicos. 

El conflicto ha sumido a esos expatriados en una especie de limbo ante su futuro por la negativa del Gobierno británico a proteger desde ya, y de manera unilateral, sus derechos. 

May lleva meses insistiendo en que resolver ese asunto es prioritario, siempre y cuando el resto de países de la UE proteja asimismo a sus nacionales en el continente, una actitud que le ha reportado críticas por tratar a las personas como monedas de cambio. 

El profesor de Ciencias Políticas del University College London (UCL) Nicholas Wright dijo a Efe que el Ejecutivo debería ofrecer garantías "unilateralmente" a los expatriados. 

En primer lugar, por "una cuestión moral básica", al considerar que "quienes han hecho de este país su hogar deberían saber que su posición está asegurada" y, por otro lado, añadió este experto, por un motivo "más pragmático", el de "enviar un mensaje a la UE, que diga que aunque salimos del bloque, el respeto por nuestros vínculos y, en particular, por sus ciudadanos está claro". 

"Las personas necesitan seguridad para planear sus vidas y no creo que el Gobierno gane nada no resolviendo este asunto", opinó Wright, al anticipar "negociaciones largas y complicadas". 

A finales de 2016, el comité de Derechos Humanos del Parlamento británico instaba al Ejecutivo a no emplear a los comunitarios como "moneda de cambio" en su diálogo con Bruselas y urgía a alcanzar un acuerdo "preliminar", algo que May desoyó. 

La solicitud del documento al Ministerio de Interior, paso previo a la petición de la ciudadanía, conlleva un farragoso procedimiento. 

Han de cumplimentar un formulario de 85 páginas, en el que se exige estipular, entre otros requisitos, el número de viajes realizados al exterior desde la llegada inicial al país, detallando fechas de salidas y entradas al Reino Unido. 

La ley comunitaria contempla que los ciudadanos del bloque adquieren automáticamente el derecho a la residencia permanente en otro país de la Unión si han vivido en él legalmente durante un mínimo de cinco años seguidos.

Ante el embrollo logístico que está originando este asunto, May aseguró recientemente ante el Parlamento que desde el Ejecutivo se está tratando de "simplificar" y "agilizar" el tedioso proceso. 
Por otro lado, la carencia de garantías legales ha llevado a muchos expatriados a tomar la decisión de abandonar el país, un "éxodo" que, según los expertos, podría potencialmente tener "un impacto significativo" en la economía nacional. 

El Gobierno tiene como meta reducir la cifra neta de la migración -diferencia entre las llegadas y salidas del país- hasta situarla por debajo de 100.000, si bien los últimos datos oficiales la colocaron en 273.000, su nivel más bajo en los últimos dos años. 

Una directiva del departamento de recursos humanos de la cadena de cafeterías en el Reino Unido "Pret a Manger", Andrea Wareham, indicó recientemente a un comité parlamentario que solo uno de cada 50 solicitantes de empleo en esa empresa es británico. 

Según la compañía, que cuenta con empleados de 110 nacionalidades diferentes y cuya fuerza laboral procede en un 65 % de países de la UE, sería "prácticamente imposible" contratar suficiente personal si tuviera que prescindir de mano de obra comunitaria tras el "brexit".

Los españoles han admitido no tener "ni idea" de lo que pasará con ellos

Más de 130.000 españoles residen en el Reino Unido, muchos de ellos afincados en la capital británica, a donde se trasladaron en busca de oportunidades laborales que en España no encontraban, pero que ahora se preguntan qué ocurrirá con ellos y con las nuevas generaciones que hubieran querido seguir sus pasos. 

Este es el caso de Begoña Chico, arquitecto que tuvo que buscarse la vida fuera porque "en España era muy complicado encontrar un trabajo digno", y que aseguró a Efe no tener "ni idea" de lo que va a ocurrir con su futuro laboral "a largo plazo". 

La joven, de 25 años, reveló que el estudio de arquitectura en el que trabaja solo hace contratos de tres meses tras el "brexit" porque tienen "miedo" de que se frene la inversión en la capital y con ello se paralicen las obras en las que están involucrados. 

"No se atreven a contratarte más tiempo cuando no saben si de pronto se les van a caer tres obras en un año", explicó Chico, que contó que más de 30 empleados extranjeros se encuentran en su misma situación y que todos ellos sienten "incertidumbre" por lo que pueda pasar cuando el "brexit" se haga efectivo. 

Lo mismo le ocurre a Lorenzo Rubio, ingeniero de caminos y trabajador en una constructora española, que reveló a Efe que en su compañía han ido aún más lejos y han dejado radicalmente de contratar a extranjeros después de que ganara el "sí" en el referéndum del pasado 23 de junio. 

Nicolás de Luis es otro ejemplo de la "fuga de cerebros" de españoles hacia Londres, adonde se mudó después de licenciarse y de haber hecho un máster, al no encontrar en España ningún trabajo que le convenciese. 

El joven, que trabaja en una empresa emergente desde hace más de un año, contó a Efe que en un principio ni contemplaba que pudiera ganar el "brexit" porque confiaba en que prevaleciera "el sentido común". 

Pese a que sostiene que en su "día a día" aún no ha notado sus consecuencias, repitió la palabra más extendida entre los españoles en su misma situación: "incertidumbre". 

Aunque existen voces más optimistas, como la de Claudia Fernández, a quien, lejos de frenarle el "sí" en el referéndum del 23 de junio, le animó a tomar las maletas. 
"Pensé que era el momento de venir, porque una vez se hiciera efectiva la salida ya iba a ser más complicado". 

Y su experiencia se lo ha confirmado ya que encontró trabajo a los pocos meses de llegar y en su empresa no le pusieron ningún impedimento por ser española. 

Una suerte que no cree que vayan a correr los europeos que vengan cuando el Reino Unido esté fuera del bloque comunitario. 

"En mi empresa me han dicho que en ese momento sí creen que van a tener más problemas a la hora de contratar"

Para saber más:

► Claves para entender el 'brexit'

► Cronología del proceso del 'brexit'

► Informe: consecuencias del 'brexit' en los derechos de los ciudadanos

Histórico de noticias
¿Cómo se tramita una orden europea de detención?

Redacción Internacional (EuroEFE).- Una juez española emitió el viernes 4 de noviembre de 2017 una euroorden de detención contra el expresidente del...

Los tratados de la UE consideran "infundada" cualquier petición de asilo

Bruselas (EuroEFE).- Los tratados de la Unión Europea consideran que cualquier petición de asilo en el club comunitario por un ciudadano europeo sería...

Grandes ciudades europeas luchan contra la contaminación

París, Madrid, Bruselas, Berlín o Londres son algunas de las grandes ciudades europeas que están poniendo en marcha medidas contra la contaminación...

Austria

Viena (EuroEFE).- Austria elige este 15 de octubre un nuevo Gobierno, en unas legislativas adelantadas en las que el Partido Popular Austríaco (ÖVP) se...

¿Qué ocurre al activar el artículo 155 de la Constitución española?

El Gobierno español ha abierto este miércoles la puerta a activar el artículo 155 de la Constitución con el requerimiento que ha enviado al presidente de la...

La UE, abanderada en la lucha por unos mares más limpios y seguros

 Unión Europea (UE) ha dado un decidido paso al frente en la lucha por unos mares más sanos, limpios y seguros. En la conferencia "Nuestro Océano" ,...

Cataluña: llamamiento del PE al diálogo dentro de la Constitución española

El Parlamento Europeo dedicó el miércoles 4 de octubre un debate inédito a la grave crisis catalana en el que los principales grupos políticos y la Comisión...

Ninguna constitución europea ampara la separación unilateral de una parte del territorio

Las constituciones de los países europeos no amparan la separación de una parte de su territorio, según se desprende del estudio de la mayoría de las cartas...

Las propuestas de Macron para Europa

El presidente francés, Emmanuel Macron, propuso el 26 de septiembre de 2017 una batería de ambiciosas medidas para refundar la Unión Europea en áreas como...

Merkel, la mujer más poderosa de Europa, camino de renovar su cuarto mandato

Angela Merkel va camino de renovar este 24 de septiembre en las urnas su cuarto mandato como canciller alemana, lo que confirma a esta política conservadora...

CETA

El 21 de septiembre de 2017 entró en vigor (aunque de momento, de manera provisional) el ambicioso acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y Canadá,...

Diez claves para afrontar el curso agrario y alimentario en España

La sequía, la bacteria que pone en riesgo al olivar, la nueva alerta europea tras la aparición de un pesticida en huevos en Holanda o las negociaciones...

Mensajes esenciales del discurso sobre el Estado de la Unión 2017

"El viento vuelve a hinchar las velas de Europa. Pero no avanzaremos si no aprovechamos ese viento. (...)Debemos trazar el rumbo de cara al futuro. Como...

Cuentra atrás para el discurso más esperado de Juncker: su visión de la Europa post "brexit"

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, repasa probablemente a estas horas los últimos detalles de su próximo y esperado discurso “sobre...

Colegios de la UE: ¿libres de bebidas azucaradas en 2018?

La potente industria europea de bebidas refrescantes ha anunciado que dejará de vender productos azucarados en todas las escuelas de la Unión Europea (UE) a...

La difícil historia del acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania

El acuerdo UE-Ucrania ha tenido una historia difícil: causó una profunda crisis política en Ucrania y agravó las relaciones con Rusia, hasta el punto de...

De los huevos contaminados al aceite de colza, el historial sanitario de la UE

El reciente escándalo de los huevos infectados por el fipronil, un insecticida solo autorizado para combatir parásitos de mascotas o animales domésticos, ha...

El Reino Unido define su postura en las negociaciones del Brexit

Madrid (EuroEFE).- Este lunes 28 de agosto empieza la nueva ronda de negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido sobre la salida de ese país...

¿Más "Goethe" y menos "Shakespeare" en la UE tras el “brexit”?

¿Ocupará la lengua de Goethe un lugar privilegiado en las instituciones de la Unión Europea (UE) tras la salida del Reino Unido del bloque?

Barcelona, Santorini y Venecia... joyas del Mediterráneo saturadas por el turismo

Pilas de basura, vandalismo y precios exagerados… Es una lista incompleta de los problemas que enfrentan Barcelona, Venecia o Santorini, tres perlas del...

La violencia machista en datos: España y la Unión Europea

El 24 de julio de 2017 los grupos parlamentarios del Congreso acordaron por unanimidad, por primera vez, una ley contra la violencia de género. Un primer...

Plantar las "semillas" de la nueva PAC más allá de 2020

En junio de 2013 los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) aprobaron la primera gran reforma de la Política Agrícola Común (PAC) en una...

La crisis política en Venezuela cuestiona sus relaciones con la UE

(Actualizado el 2 de agosto de 2017)  El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, va a proponer a la jefa de la diplomacia europea, Federica...

Theresa May sobrevive a su primer año al frente del Gobierno británico

La primera ministra británica , Theresa May, cumple su primer año al frente del Gobierno, etapa en la cual ha activado el "brexit" y ha sufrido cuatro...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información