15 de octubre de 2018
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

Merkel, la mujer más poderosa de Europa, camino de renovar su cuarto mandato

 La canciller alemana, Angela Merkel, saluda al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker , a su llegada a una ceremonia con motivo del 75 cumpleaños de Schäuble, celebrada en Offenburgo (Alemania), el 18 de septiembre del 2017. EFE/Daniel Kopatsch

La canciller alemana, Angela Merkel, saluda al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker , a su llegada a una ceremonia con motivo del 75 cumpleaños de Schäuble, celebrada en Offenburgo (Alemania), el 18 de septiembre del 2017. EFE/Daniel Kopatsch

Angela Merkel va camino de renovar este 24 de septiembre en las urnas su cuarto mandato como canciller alemana, lo que confirma a esta política conservadora como uno de los pesos pesados indiscutibles de la Unión Europea (UE).

Todas las encuestas dan por segura la víctoria de Merkel, aunque falta por concretar quien puede ser su socio de gobierno en la próxima legislatura. Su principal contrincante, el socialdemócrata Martin Schulz, ha tratado durante la campaña electoral de dar un perfil propio a su partido, que en los últimos cuatro años ha integrado la gran coalición de Gobierno.

La puja real está en el tercer puesto, por el que compiten los liberales del FDP,  Alternativa para Alemania (AfD), que aspira a ser el primer partido de ultraderecha de la historia que accede al Bundestag (cámara baja); La Izquierda y Los Verdes.

 Merkel, incombustible.

Los doce años al frente del Gobierno y una legislatura marcada por la crisis de los refugiados, con la llegada de alrededor de 1,3 millones de solicitantes de asilo al país, parecen no haber hecho demasiada mella en Merkel, que sigue liderando las encuestas políticas de popularidad.

La legislatura que acaba quedará marcada por leyes como las que introdujeron el salario mínimo interprofesional o la rebaja de la edad de jubilación para determinados colectivos, propuestas socialdemócratas que Merkel asumió sin complejos y que puede incluso rentabilizar en detrimento del SPD.

En el último pleno con proyectos legislativos en el orden del día, la canciller votó "no" al matrimonio homosexual defendido por los socialdemócratas, pero poco después, con la ley aprobada, aseguró sentirse contenta con la nueva situación.

"La carrera está cerrada", sostiene Oskar Niedermayer, experto del Instituto Otto Suhr para la Ciencia Política, quien destaca la dificultad del SPD para encontrar un tema con el que distinguirse.

Tras cuatro años coaligados con los conservadores, el partido tiene complicado mostrar "una oferta de gran transformación", añade Giacomo Corneo, profesor de Finanzas Públicas y Política Social en la Universidad Libre de Berlín.

Los socialdemócratas se avinieron en 2013 a la gran coalición a sabiendas de que el anterior experimento en ese sentido, en la primera legislatura de Merkel, les llevó a los peores resultados de su historia, fantasma contra el que lucha ahora Schulz.

En una apuesta arriesgada, a principios de año el SPD le nombró candidato y líder, cuando era un personaje poco conocido en la política nacional tras más de dos décadas en el Parlamento Europeo.

Los nuevos aires relanzaron al partido en las encuestas durante unas semanas e incluso lo situaron por delante de los conservadores, pero el llamado "efecto Schulz" se desinfló con el paso del tiempo.

Los expertos en demoscopia advierten de que las encuestas son estudios de tendencias políticas y ningún pronóstico, pero señalan también que es muy poco probable que un partido duplique o rebaje a la mitad sus actuales porcentajes.

Una de las preguntas clave es en qué medida los grandes partidos movilizarán a sus simpatizantes y el margen de acción que dejarán a los "pequeños", que tradicionalmente ganan peso tras una gran coalición.

Todas las miradas están puestas en AfD, partido que se quedó en puertas de entrar en el Parlamento hace cuatro años con un programa eurófobo y que ha cosechado sucesivos éxitos en comicios regionales, aupado en un discurso xenófobo ante la crisis de los refugiados.

Cerca aparecen los liberales del FPD, que se hundieron y salieron del Parlamento hace cuatro años engullidos también por Merkel, con quien se aliaron en su segunda legislatura.

Tradicional partido bisagra, socio menor de coaliciones de gobierno tanto de derechas como de izquierdas, el FDP aspira a gobernar de nuevo junto a Merkel, que sólo cierra la puerta a la ultraderecha y a La Izquierda a la hora de buscar aliados para un futuro ejecutivo

La Izquierda, partido formado por postcomunistas y disidentes socialdemócratas, nunca ha formado parte de un Gobierno federal, pero Schulz ha evitado demonizarlos en campaña por si juntos, uniendo a Los Verdes, pudiesen formar un tripartito inédito a nivel nacional.

La ultraderecha alemana: agitación xenófoba camino al Bundestag

La ultraderecha alemana se encamina en las elecciones legislativas del domingo a estrenarse en el Bundestag (Parlamento federal) a través de Alternativa para Alemania (AfD), un partido fundado hace cuatro años que de su euroescepticismo inicial pasó a reclutar el voto xenófobo.

Todos los sondeos apuntan a que, por primera vez en la historia de la República Federal de Alemania (RFA), una formación de ese espectro romperá el blindaje con el que se dotó el sistema electoral nacional para repeler a las formaciones extremistas o residuales

Para obtener escaños, es necesario superar el listón mínimo del 5 % de los votos, barrera que hasta ahora surtió efecto en el Bundestag (cámara baja), aunque hubo abundantes precedentes en parlamentos regionales y corporaciones municipales.

Los sondeos pronostican entre un 8 y un 12 % para AfD y opciones de ser la tercera fuerza, con lo que si se forma otro gobierno de gran coalición como el que ha liderado esta legislatura la canciller, Angela Merkel, sería el primer partido de la oposición.

El mero hecho de acceder al Bundestag será festejado como un hito por la ultraderecha, que de su posición de extraparlamentaria pasará a estar en todas las comisiones de la cámara -incluida la de secretos oficiales- y verá acrecentada su financiación pública.

Ser primera fuerza de la oposición le daría además el derecho a la primera réplica en todo debate parlamentario, un regalo para un partido que usa la provocación como estrategia y que ha movilizado a su militancia al grito de "Merkel debe irse" en la campaña.

La AfD habrá dejado así atrás el esquema de formación residual que durante décadas caracterizó a la ultraderecha alemana.

Fue fundada en 2013 por euroescépticos escindidos de las filas conservadoras y liberales, como su cabeza de lista, Alexander Gauland, exmiembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel.

Aquel discurso eurófobo inicial no cuajó y en las generales de ese año quedaron unas décimas por debajo del 5 %.

Con el estallido de la crisis migratoria de 2015 y la irrupción del movimiento islamófobo Pegida viró hacia la abierta xenofobia.

Accedió en las cámaras de 13 del total de 16 "Länder" del país, con resultados de hasta el 24 % en el aún económicamente deprimido este del país, o del 15 %, en el próspero sur.

"AfD es una aspiradora del descontento existente hacia los otros partidos", explicaba ante medios extranjeros Nico A. Siegel, del instituto demoscópico Infratest dimap.

Hay más hombres que mujeres y tiene más anclaje en el este que en el oeste, pero no hay un perfil claro de su electorado, más allá de que se extiende a todos lo estratos sociales, según el experto.

Se alimenta del voto de protesta, en un país que desde 2015 ha recibido unos 1,3 millones de refugiados, y adopta tonos antisistema cuando le conviene.

Su lista electoral la encabezan Gauland, veterano de 74 años capaz de pronunciar en tono sosegado el discurso más revanchista y de enaltecer los "méritos de los soldados alemanes de la I y la II Guerra Mundial", junto a Alice Weidel, de 37 años, lesbiana y economista, que pretende dar un halo moderno al partido.

Quien fue rostro más mediático, Frauke Petry, ha quedado arrinconada por ese dúo, que, a diferencia de la aún presidenta del partido, sí deja espacio a agitadores cercanos al neonazismo, como Jörg Höcke.

"Su transversalidad es fundamental para entender su crecimiento. Es un partido ultraderechista, que ha construido un voto más allá del espectro neonazi", explica a Efe el periodista español Andreu Jerez, autor junto al argentino Franco Delle Donne del libro "Factor AfD. El retorno de la ultraderecha".

Ese carácter transversal es lo que puede darle entre cuatro o cinco millones de votos, lo que de ningún modo habría alcanzado una formación neonazi, prosigue Jerez, cuyo libro será presentado en Berlín dos días antes de las generales.

"A la derecha de la Unión no debe haber ningún partido legitimado democráticamente", advirtió en 1973 el patriarca bávaro Franz-Josef Strauss a su rival interno en el bloque conservador Helmut Kohl.

Strauss quería un partido lo más derechista posible para no dejar espacio, dentro de la legalidad, a otra formación.

Sobre Merkel se han cernido las críticas, tanto desde su CDU como desde la Unión Socialcristiana (CSU) bávara, de haber abandonado el perfil conservador y haber cedido ese espacio a la derecha radical.

"AfD aglutina un voto a la derecha de la Unión que ya existía, como existe en Escandinavia o en Francia. Era cuestión de tiempo que aflorase en Alemania", sostiene el politólogo Werner Patzelt, de la Universidad Técnica de Dresde, ciudad cuna de Pegida. 

Turquía desplaza a segundo plano en campaña alemana desafíos internacionales, como el "brexit"

La deriva autoritaria del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha convertido en uno de los ejes de la campaña electoral en Alemania, aparcando para los comicios otros desafíos en política internacional a los que tendrá que enfrentarse el futuro canciller.

Tras el voto británico a favor del "brexit" -la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE)- y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, muchas miradas se volvieron hacia Alemania y hacia la canciller, Angela Merkel, en busca de estabilidad, pero ello no ha librado al país de tensiones bilaterales con socios estratégicos.

La lista de disensos entre Turquía y Alemania, donde residen alrededor de tres millones de ciudadanos de origen turco, es extensa desde que el Parlamento alemán reconociera el año pasado como genocidio la masacre de los armenios cometida por el imperio Otomano hace más de un siglo, recibido por Ankara como afrenta.

Las críticas de Berlín a la detención en Turquía de periodistas, activistas y opositores -entre ellos, varios alemanes-, y las acusaciones de Erdogan a Alemania de utilizar prácticas "nazis" en sus relaciones con Turquía, han convertido a Ankara en tema central de la campaña.

Tanto Merkel como su principal rival a la Cancillería, el socialdemócrata Martin Schulz, coinciden en condenar el autoritarismo en Turquía y han apostado por que la UE congele o suspenda las negociaciones de adhesión con ese país, una sintonía que mantienen, sólo con algún matiz, en toda la política exterior.

Erdogan, por su parte, ha llamado a los alemanes de origen turco con derecho a voto -unos 720.000, según datos de la Oficina Federal de Estadística, algo más del 1 % del censo electoral- a no votar ni a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, ni al Partido Socialdemócrata (SPD) de Schulz, ni a los Verdes, para "dar una lección a los partidos que están contra Turquía".

Mientras, el miedo a una injerencia de Moscú en la campaña a través de ciberataques y acciones de desinformación, como se denunció que ocurrió en los comicios de Estados Unidos, de momento ha quedado en eso, un temor.

Las relaciones con el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, están deterioradas desde la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014, a la que siguió la imposición de sanciones por parte de la UE y Estados Unidos.

Curiosamente, sólo se han pronunciado claramente en contra de esas sanciones los extremos del espectro político alemán: La Izquierda, aglutinadora de poscomunistas y disidentes del SPD, y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), fuerzas que abogan por estrechar relaciones con Moscú.

Los conocidos como alemanes del Volga -descendientes de los alemanes que emigraron a Rusia en tiempos de Catalina la Grande-, los inmigrantes de la antigua Unión Soviética y sus hijos nacidos ya en Alemania representan, con algo más de millón y medio de ciudadanos con derecho a voto, aproximadamente el 3 % del electorado alemán.

En tres elecciones regionales, la AfD logró importantes resultados -incluso de más del 40 %- en circunscripciones electorales en la que viven muchos ciudadanos originarios de la URSS.
Según los expertos, el apoyo que recibirá la AfD en los comicios generales es por parte de este electorado, tradicionalmente votante de la CDU.

No obstante, el gran desafió para Alemania sigue siendo EEUU tras el punto de inflexión que supuso la elección de Trump como presidente,  que "puso en duda en duda las relaciones transatlánticas en su forma hasta ahora conocida", señala Daniela Schwarzer, directora del Consejo Alemán de Política Exterior (DGAP) al analizar el contexto internacional ante los comicios.

De Alemania se espera, añade el director de investigación del DGAP, Christian Mölling, que "muestre más acción ahí donde otros hacen cada vez menos porque están ocupados consigo mismos".

A su juicio, independientemente de quien sea el canciller, Alemania no asumirá en solitario ese papel de liderazgo y buscará alianzas necesarias con otros actores, al tiempo que ratificará su interés, "precisamente en tiempos del 'brexit', por mantener cohesionada y unir aún más a la UE".

Es de esperar que el eje franco-alemán gane aún más en dinamismo tras los comicios, a pesar del riesgo de que ese tándem sea recibido por otros socios europeos como un "directorio", lo que obligará a Alemania a buscar consensos más allá.

Tanto Merkel como Schulz, expresidente del Parlamento Europeo, muestran un europeísmo sin fisuras, con AfD atrayendo el voto eurófobo en el polo opuesto. 

La buena situación económica alemana lleva a la complacencia en la campaña

La economía no va a ser el tema decisivo de las próximas elecciones legislativas alemanas, gracias a los buenos datos de déficit, crecimiento y empleo, tras una campaña que ha pasado de puntillas por los retos que afronta a medio y largo plazo la primera potencia europea.

Aunque los problemas de la industria automovilística, la revolución digital, el aumento de la dualidad en el mercado laboral y las repercusiones del fuerte envejecimiento de la sociedad aparecen en mítines y programas, la realidad macroeconómica favorece en cierta medida la complacencia.

"Hay pocos alemanes que digan que les va mal económicamente", explica el politólogo Oskar Niedermayer, del Instituto Otto Suhr, que añade que "la justicia social no va a ser un factor decisivo" en estos comicios.

Alemania crecerá este año alrededor de un 1,8 %, encadenando su séptimo incremento anual consecutivo, y cerrará en positivo por cuarto ejercicio las cuentas del Gobierno federal.

El mercado laboral muestra asimismo una sólida situación, especialmente en el contexto europeo, con máximos históricos de población empleada, por encima de los 44 millones de personas, y una tasa de desempleo cercana a mínimos, que se situó en agosto en el 5,7 %.

Existe sin embargo también un lado oscuro, pues en la última década se ha incrementado de forma significativa el número de trabajadores en riesgo de pobreza y ha repuntado la cifra de pluriempleados.

Pese a esa creciente precariedad, la media de los salarios y las pensiones ha subido en un contexto de inflación contenida y tipos de interés a cero, lo que alienta el consumo interno y lo lleva a recuperar músculo frente a las exportaciones, que se encuentran a su vez también en cifras récord.

Una reciente encuesta apuntaba que el 88 % de los trabajadores está satisfecho o muy satisfecho con su empleo, y el tradicional estudio anual sobre los "miedos" de los alemanes situó a la economía -el temor a que la crisis de la deuda en la Unión Europea perjudique a los contribuyentes- en cuarto lugar, tras el terrorismo, los extremismos y las tensiones que genera la llegada de inmigrantes.

La coyuntura política también favorece la relegación de los asuntos económicos, pues las dos principales fuerzas -la Unión Cristianodemócrata (CDU) y el Partido Socialdemócrata (SPD)- forman parte de la gran coalición que ha gobernado Alemania en los últimos cuatro años.

Los socialdemócratas han abrazado la justicia social como uno de sus temas propios de campaña, pero pertenecer al Ejecutivo -y ser responsables de los Ministerios de Economía, Empleo y Asuntos Sociales, y Familia- les obliga a medir sus críticas.

Los partidos minoritarios con opciones a acceder al Bundestag (cámara baja), principalmente La Izquierda, Los Verdes y la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD), sí que están denunciando de forma patente las crecientes desigualdades sociales, el empleo precario y el riesgo de pobreza entre menores y ancianos, pero con una menor repercusión.

Los expertos, por su parte, advierten de que el actual momento dulce de la economía alemana puede tocar a su fin a medio plazo, pues sobre el país se ciernen elementos cuya combinación podría lastrar su rendimiento.

La fuerza de trabajo empezará a disminuir de forma significativa durante la próxima legislatura debido al aumento de las personas en edad de jubilarse, y la integración de los refugiados en el mercado laboral se está demostrando lenta y compleja.

La industria automovilística, que emplea a más de 800.000 personas y lidera las exportaciones, se encuentra en una encrucijada por el escándalo de las emisiones y las acusaciones de prácticas contrarias a la libre competencia, de un lado, y por la creciente presión de nuevos actores en el sector como Tesla y Google, de otro.

Además, la falta de inversiones ha hecho que el país haya perdido comba en nuevas tecnologías con respecto a otras economías avanzadas, lo que hizo a la canciller, Angela Merkel, decir el pasado enero que, de no tomarse medidas, el país podía convertirse en una economía "en vías de desarrollo" en el ámbito digital.

Según un ránking de digitalización del centro de estudios alemán Acatech, Alemania ocupa el puesto decimoséptimo entre 35 naciones industrializadas.

Enfrentados a las preguntas de los ciudadanos en diversos programas de televisión esta campaña, Merkel y su principal contrincante, el socialdemócrata Martin Schulz, han comprobado que asuntos como un nuevo retraso de la edad de jubilación o la falta de recursos para la dependencia preocupan a muchos de sus votantes.

Pero los electores no han podido apreciar apenas diferencias en sus respuestas; ambos niegan que vayan a ampliar la vida laboral y prometen más inversiones para atender a quien no pueda valerse por sí mismos, mientras los partidos minoritarios les reprochan que no lo hicieran en esta legislatura que acaba.

Dossier elaborado por el equipo de la Agencia EFE en Berlín: Noelia López, Gemma Casadevall, Elena Garuz y Juan Palop.

 

 

Histórico de noticias
El alquiler de vivendas de uso turístico un "problema común" al que la UE hace frente

Ámsterdam, Barcelona, Berlín, Burdeos (Francia), Bruselas, Cracovia (Polonia), Lisboa, Madrid, París, Reikiavik, Valencia, Viena, Bruselas y la Asociación...

La UE, ¿adalid de la defensa de los DDHH?

Algunas de las decisiones del actual presidente estadounidense Donald Trump, como la de abandonar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el pasado junio...

Elecciones en Suecia, un test sobre el auge del populismo en la UE

Suecia celebra sus elecciones generales más inciertas este domingo, 9 de septiembre, y la Unión Europea contiene el aliento: uno de los últimos bastiones de...

La UE: hogar de jóvenes políglotas

500 millones de ciudadanos, 28 Estados miembros, 175 nacionalidades, 3 alfabetos diferentes y 24 lenguas oficiales. Así es la Unión Europea (UE), que se...

Hacer de la economía circular una realidad europea

La Unión Europea (UE) quiere hacer de la economía circular, un modelo que tiene por objetivo reducir tanto la entrada de los materiales como la producción...

La UE anuncia medidas para hacer frente a la extinción de los polinizadores.

Una de cada diez especies de polinizadores silvestres está al borde de la extinción y un tercio de las especies de abejas y mariposas está disminuyendo. La...

Los ciudadanos europeos podemos influir y contribuir en las políticas de la UE

A día de hoy es posible que ciudadanos de distintos países de la Unión Europea se unan para colaborar en torno a cuestiones especialmente relevantes para...

La ultraderecha infecta a Europa

Hace casi dos siglos, Marx y Engels hablaban de cómo las fuerzas de la Vieja Europa se habían conjurado en contra del "fantasma" que la recorría, el...

Europa apagará la luz de las bombillas halógenas a partir de septiembre

Madrid (EuroEFE).- Desde el pasado 1 de septiembre está prohibido fabricar bombillas halógenas, que serán reemplazadas por lámparas de LED, ya sean de...

Industria europea del automóvil: el reto de reinventarse

La industria europea del automóvil se enfrentará a profundos cambios en los próximos años. El sector -uno de los más potentes de la Unión Europea (UE)-...

CAMBIO HORARIO

La Comisión Europea (CE) propondrá acabar con el cambio horario en la Unión Europea (UE). Tras años de debate sobre los efectos negativos del cambio de hora...

Borrador

Ir tras los pasos de Carlos V, descubrir los entresijos de la época vikinga o conocer de primera mano el legado que dejaron los árabes en la península...

CUERPO SOLIDARIO EUROPEO

Si uno de los pilares de la Unión Europea (UE) es la solidaridad y los esfuerzos por acercar a los jóvenes al proyecto comunitario está a la orden del día,...

El portal europeo para que los más pequeños aprendan sobre la UE

Si el 89 % de los jóvenes cree que los gobiernos deberían mejorar la educación sobre la Unión Europea (UE) en las escuelas, según un eurobarómetro publicado...

GLISOFATO

El 10 de agosto, un Tribunal de San Francisco (California, EE UU) condenó a Monsanto a pagar 289 millones de dólares a Diwan Johnson, un jardinero que...

¿Cómo y por qué aplica las sanciones la UE?

Venezuela, Rusia, Corea del Norte, Irán son países sobre los que pesan actualmente sanciones de la Unión Europea (UE). Se trata de un instrumento de la...

Europa, líder mundial en destinos turísticos ecológicos

Europa es líder mundial en número de destinos ecológicos y cada vez más europeos demandan destinos "sostenibles". Así lo demuestra un estudio recogido en el...

Grecia,  ocho "dolorosos" años de austeridad draconiana

Grecia sale este 20 de agosto de ocho años de asistencia financiera durante los cuales recibió 288.700 millones de euros en préstamos para evitar la...

La lucha contra el terrorismo de la UE

La Comisión Europea (CE) rindió este viernes homenaje a las víctimas mortales y heridos de los atentados perpetrados hace un año en Cataluña por un comando...

La UE apuesta por tener interconexiones energéticas más avanzadas

La transición de Europa hacia una economía moderna y limpia es el objetivo principal de la Unión de la Energía, que se encarga de garantizar a sus...

Agricultura ecológica en la UE

Cada vez más consumidores de la Unión Europea adquieren productos que se elaboran con sustancias y procesos naturales. Los alimentos orgánicos están cada...

El fin de los becarios gratis en la UE

El Parlamento Europeo prohíbe, desde el pasado 5 de julio, las prácticas no remuneradas en la Eurocámara. Es un gran paso que eurodiputadas españolas como...

Descubre y disfruta de tus nuevos derechos digitales este verano

La Unión Europea (UE) dijo adiós a las tarifas de itinerancia   hace apenas un año. Gracias a esta iniciativa, todos los ciudadanos que viajan a los...

La normativa comunitaria sobre aire podría evitar 200.000 muertes en 2030

La aplicación de la normativa comunitaria para mejorar la calidad del aire permitiría reducir de 400.000 a 200.000 las muertes prematuras por consecuencias...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información