20 de septiembre de 2019
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

El "brexit" se cuela en la agenda de la cumbre del G7

 La localidad francesa de Biarritz está blindada con motivo del G7. EFE/EPA/CAROLINE BLUMBERG

La localidad francesa de Biarritz está blindada con motivo del G7. EFE/EPA/CAROLINE BLUMBERG

Biarritz (Euroefe).- El "brexit" se ha colado en la agenda de la cumbre del G7, que se celebra en la localidad francesa de Biarritz este fin de semana. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el  primer ministro británico, Boris Johnson, se reunirán el domingo en el que será su primer encuentro desde que Johnson es primer ministro. El premier británico amenaza con un "brexit" sin acuerdo e  intenta convencer a sus socios europeos de que hay que renegociar lo acordado. Antes de Biarritz, ha transmitido ya su mensaje a la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín, y al presidente francés, Emmanuel Macron, en París. Y cuenta con el respaldo de su aliado y "amigo", el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Tusk y Johnson abordan el "brexit"

El primer ministro británico, Boris Johnson, se reunirá con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para abordar el "brexit" el próximo domingo durante la cumbre del G7 en Biarritz (suroeste de Francia), en el que será su primer encuentro oficial con un líder comunitario desde que accedió al cargo. Antes de verse con Johnson, Tusk se reunirá el viernes en Bruselas con el negociador jefe de la Unión Europea (UE) para la salida del Reino Unido, Michel Barnier, informó en un comunicado el Consejo Europeo.

El objetivo es preparar el encuentro con el mandatario británico, después de que la Unión Europea haya rechazado su reciente propuesta de eliminar del acuerdo de retirada la llamada salvaguarda irlandesa, destinada a evitar que vuelva a levantarse una frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Johnson se entrevistará con Tusk tras visitar este miércoles a la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín y el jueves al presidente francés y anfitrión del G7, Emmanuel Macron, en París.

El nuevo "premier" se ha mostrado favorable a que el Reino Unido abandone la UE el 31 de octubre, aun cuando no se haya cerrado un acuerdo que regule los términos de la salida, ya que el alcanzado entre Bruselas y su predecesora, Theresa May, no ha sido aprobado por el Parlamento británico.

A pesar de ello, Johnson remitió  una carta a los Veintisiete en la que pedía llegar a un acuerdo sobre el "brexit" que no contemple la polémica "salvaguarda" irlandesa que prevé el texto actual y propone reemplazarla con otros "arreglos aduaneros alternativos".

Bruselas ve esa salvaguarda como una medida fundamental para proteger el proceso de paz del Úlster, mientras que Londres lo interpreta como un impedimento para desarrollar su propia política comercial tras el "brexit" y un recurso para mantener al Reino Unido alineado con la UE en contra de su voluntad.

Tanto Tusk como la Comisión Europea rechazaron que la salvaguarda pueda suprimirse y reprocharon al primer ministro británico que no proponga alternativas realistas para evitar el restablecimiento de una frontera.

Los líderes europeos se han mantenido firmes hasta ahora en su negativa a reabrir la negociación del acuerdo de salida. 

Qué le han dicho a Johnson sus socios? 

Merkel y Johnson creen posible un "brexit" con acuerdo

Macron advierte a Johnson de que no se cambiará el acuerdo del "brexit"

Johnson maniobrará en el G7 para acercarse a EEUU y presionar a la UE

En su primera aparición en la escena internacional como primer ministro británico, Boris Johnson, maniobrará en el G7 para acercar al Reino Unido a la órbita comercial de EE. UU. y presionará a los líderes europeos para que acepten renegociar el acuerdo del "brexit" o salida de su país de la UE.

Johnson está aparentemente determinado a abandonar la Unión Europea (UE) el 31 de octubre, incluso si no ha logrado pactar para entonces unos términos de salida, por lo que aspira a formalizar cuanto antes un tratado comercial con Washington, aunque sea parcial, para mitigar los efectos de ese eventual "brexit" duro.

El mandatario conservador mantendrá en la cumbre de Biarritz (Francia) su primera reunión como jefe de Gobierno con el presidente estadounidense, Donald Trump, con quien ha demostrado una buena sintonía durante su primer mes en Downing Street.

Medios británicos han avanzado que Trump, ferviente defensor del "brexit", valora la posibilidad de reunirse con Johnson antes que con cualquier otro asistente a la cumbre del Grupo de los Siete países más desarrollados (G7) -incluido el anfitrión, el presidente francés, Emmanuel Macron- como gesto simbólico para subrayar la relación espacial que une a EE. UU. y el Reino Unido.

En sus contactos con Macron, con la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro dimisionario italiano, Guiseppe Conte, Johnson insistirá previsiblemente en suprimir del acuerdo de salida de la UE la polémica cláusula diseñada para evitar que se levante una frontera entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte.

 

Bruselas ve esa salvaguarda como una medida fundamental para proteger el proceso de paz del Úlster, mientras que Londres lo interpreta como un impedimento para desarrollar su propia política comercial tras el "brexit" y un recurso para mantener al Reino Unido alineado con la UE en contra de su voluntad.

Ante el escenario cada vez más plausible de un "brexit" sin acuerdo, el Gobierno de Estados Unidos ha dado señales en los últimos días de que está dispuesto a respaldar al Reino Unido en ese escenario.

El asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, visitó Londres durante dos días la semana pasada para reunirse con Johnson y con los principales miembros de su Ejecutivo.

Para sorpresa de los analistas políticos, Bolton no solo abordó asuntos de seguridad, como las relaciones con China e Irán, sino que dedicó buena parte de su tiempo a dialogar sobre un acuerdo comercial con el Reino Unido, una competencia aparentemente alejada de sus funciones.

La visita de Bolton disparó las especulaciones sobre la posibilidad de que Washington y Londres tengan listo un tratado provisional que entraría en vigor el 1 de noviembre, un día después de la fecha del "brexit".

En ese supuesto, el Reino Unido evitaría parte de los trastornos de una salida desordenada de la UE, que amenaza con colapsar los puertos debido a nuevos controles aduaneros, provocar un desabastecimiento de alimentos y medicinas provenientes del continente europeo, y empujar a la recesión a la economía del Reino Unido.

El G7 es una oportunidad para que Johnson y Trump avancen hacia ese acuerdo trasatlántico, e incluso existe la posibilidad de que ambos firmen en Biarritz una hoja de ruta en esa dirección.

Los problemas que plantea ese escenario, sin embargo, no han tardado en emerger. La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, se ha apresurado a advertir de que el Congreso no aprobará un acuerdo comercial con Londres que contravenga el tratado de paz de Irlanda del Norte.

El acuerdo de Viernes Santo, firmado en 1998, exige que no haya una frontera entre el Úlster británico y la República de Irlanda. Por ello, el compromiso de paz quedaría técnicamente roto si el Reino Unido sale de la UE sin haber aceptado la cláusula de seguridad que exige Bruselas.

El peso de los políticos de ascendencia irlandesa en el Congreso estadounidense puede bloquear, por lo tanto, las relaciones comerciales entre Washington y Londres en caso de un "brexit" duro.

Otro obstáculo es la falta de tiempo para negociar un acuerdo comercial comprehensivo en tan solo dos meses, por lo que se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de forjar un tratado parcial que evite el colapso de sectores clave, como la agricultura y la industria automovilística. 

Johnson, el aliado de Trump en Europa

El presidente de EE. UU., Donald Trump, llegará a su segunda cumbre del G7 con el primer ministro británico, Boris Johnson, como un posible aliado y sus recientes tensiones con China e Irán entre los asuntos que se anticipan estén en su agenda.

"Él y yo estamos muy alineados. Nos sentimos muy bien el uno con el otro. Creo que haremos un gran y fantástico trato comercial con el Reino Unido", declaró Trump este jueves durante un acto en Nuevo Hampshire, dejando abierta la puerta a una estrecha relación comercial entre Washington y Londres en un escenario sin la UE de por medio.

Trump se limitó a anticipar sobre el acuerdo que "se está moviendo rápidamente", sin ahondar en detalles.

Ya el pasado 12 de agosto, el gobernante estadounidense, quien ha destacado que Johnson es conocido como "el Trump británico" y que "es lo que necesita" su país, expresó al nuevo primer ministro durante una conversación telefónica su intención de encontrarse personalmente "en un futuro cercano".

 El asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, John Bolton, ya aseguró en Londres que los Estados Unidos apoyarán un "brexit" sin acuerdo. Bolbon viajó a Londres para encontrarse con el nuevo primer ministro, Boris Johnson, y afianzar las relaciones entre el país norteamericano y el Reino Unido de cara a la salida de la Unión Europea el próximo 31 de octubre.

Ante el escenario de una ruptura con la UE sin acuerdo, uno de los temas más importantes que se trató en la reunión entre Johnson y Bolton fue el del comercio.

El asesor estadounidense dijo que el Reino Unido está "el primero en la línea" para un tratado comercial con los Estados Unidos.
Según explicó, los acuerdos comerciales podrían hacerse "sector por sector" e instó a que un tratado bilateral podría sacarse adelante "muy rápido".
"Para ser claro, en la administración de Trump, el Reino Unido está constantemente el primero en la cola para un tratado comercial. Queremos avanzar más rápido. Ojalá hubiéramos podido avanzar más con el anterior Gobierno", agregó Bolton.
Trump aplaudió la elección el pasado 24 de julio de Johnson como primer ministro británico y expresó su deseo de encontrarse "en un futuro próximo", para tratar temas como el comercio y la seguridad global, entre otros.

Para Japón, el Reino Unido es su ventana en Europa

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, acudirá a la cumbre del G7 con las prioridades de obtener salvaguardas ante el "brexit" y de desbloquear el acuerdo comercial con EEUU. Japón, la tercera economía del mundo, teme al "brexit" duro por la gran presencia de empresas japonesas en el Reino Unido.

Con vistas a obtener garantías de cara a ese escenario, Abe mantendrá su primer encuentro bilateral con el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, y se reunirá con el presidente francés, Emmanuel Macron. Se espera asimismo que el primer ministro japonés respalde a Macron en su defensa del libre comercio.

En la última cumbre entre la UE y Japón, el pasado abril, Abe instó a evitar "por todos los medios" que el Reino Unido abandone la UE sin un acuerdo de retirada. "El no acuerdo es lo que tenemos que evitar por todos los medios", recalcó Abe en una rueda de prensa junto a los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al término de la cumbre.

Abe expresó su "firme confianza" en que el proceso de retirada del Reino Unido de la UE "prosiga con tranquilidad" y se logre evitar un "no acuerdo" por el "impacto" que podría tener en sus economías.
El líder nipón pidió "estabilidad, previsibilidad y transparencia" para que las compañías japonesas con negocios en el Reino Unido, país que reconoció que "la puerta de entrada a Europa" para Japón

Y los otros temas

El Amazonas: Los incendios que arrasan la Amazonía de Brasil continúa avivando el temor mundial por la devastación medioambiental y será tratado como una “crisis internacional” en la cumbre del G7, tal como aseguró el presidente francés, Emmanuel Macron. Su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, le ha acusado de “instrumentalizar un asunto interno de Brasil”.

Francia, anfitriona de esta cumbre, que se celebrará en la ciudad francesa de Biarritz entre el 24 y el 26 de agosto, ha querido poner en el foco del G7 en la desigualdad, con la mirada puesta también en la crisis climática, como respuesta a las declaraciones de Jair Bolsonaro, quien sugirió que las ONG están detrás de los fuegos y habló de un clima de "psicosis medioambiental".

Bolsonaro ha acusado a Macron de buscar provecho político personal: "El tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonia (usando hasta fotos falsas) no contribuye en nada en la solución del problema", escribió el mandatario brasileño en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

"Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar un asunto interno de Brasil y de los otros países amazónicos para obtener beneficios políticos personales", agregó el líder ultraderechista, quien añadió que está dispuesto a dialogar sobre el asunto pero con base en hechos objetivos y con respeto mutuo.

La guerra comercial:  La Unión Europea (UE) mostrará en la cumbre del G7 su millonésima repudia a la guerra comercial emprendida por el Gobierno de Estados Unidos, una ofensiva "in crescendo" que ha roto el consenso tradicional entre las grandes potencias y pesa cada vez más sobre la economía europea. Bruselas no espera "progresos tremendos" en el frente comercial y no se abordará el acuerdo de comercio que prevén negociar Washington y la UE y servirá sobre todo para escuchar de primera mano las impresiones del presidente de EE. UU., Donald Trump, sobre la economía, explican fuentes europeas.

La ralentización de la economía global, el comercio y la tensión con China serán abordados por los líderes durante una cena el sábado 24 de agosto. La UE, representada por el presidente del Consejo, Donald Tusk, reiterará que está "comprometida" con una reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y defenderá que este debe ser el foro dónde resolver los conflictos globales, "sin recurrir a medidas proteccionistas o barreras comerciales".

"Intentaremos transmitir el mensaje que siempre hemos transmitido: que apoyamos el multilateralismo y la resolución de conflictos en la OMC, y que la guerra comercial con China no beneficia a la economía a largo plazo", explican fuentes de la delegación comunitaria. Un mensaje al que, hasta ahora, Trump ha hecho oídos sordos.

Otro de los flancos que ha ocupado al Gobierno Trump y que pudiera trascender al G7 es la disputa comercial entre Estados Unidos y China, enfrascados en un toma y daca de aranceles.

El más reciente capítulo de esta tensión lo supuso el anuncio de la Casa Blanca de imponer nuevos aranceles del 10 % a importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre, medida que Washington postergó hasta el próximo 15 de diciembre.

China ha respondido a la presión estadounidense con aranceles de represalia, congelando la compra de productos agrícolas y permitiendo que su moneda caiga frente al dólar a un nivel no visto desde 2008.

El paso atrás por parte de Trump ha tenido como telón de fondo la incertidumbre que el desacuerdo comercial con China ha ido alimentado entre inversores y empresarios y la reciente aparición de la sombra de una posible "recesión", algo que por primera vez en meses volvió a los titulares de medios de comunicación generalistas y especializados en economía.

La canciller alemana, Angela Merkel, también está  preocupada por la situación económica de su país y el distanciamiento con Donald Trump.

Merkel ha abogado por trabajar para "que las tendencias proteccionistas no ganen la mano" y se mostró convencida de que un comercio "dentro de lo posible sin fricciones" tanto "con Estados Unidos como también con China y otras regiones" sería positivo "para todos".

El producto interior bruto (PIB) alemán cayó en el segundo trimestre un 0,1 % y las perspectivas para el próximo no son optimistas. La producción industrial y las exportaciones están cayendo con fuerza en una economía dominada sus sectores manufacturero y exterior.

La canciller trata de combatir las amenazas estadounidenses de aranceles -especialmente los que lastrarían a la poderosa industria alemana del automóvil-, pero también la defensa del sistema multilateral de negociaciones que encarna, pese a sus deficiencias, la Organización Mundial de Comercio (OMC).

No lo tendrá fácil. El presidente de Estados Unidos defiende posiciones muy distintas -de los aranceles a los coches alemanes al inicio de guerras comerciales que son "fáciles de ganar"- y está dispuesto a romper la baraja y abandonar una cita del G7 sin firmar el comunicado final, como ya hizo el año pasado bajo la presidencia canadiense.

Francia encara la cumbre de Biarritz con el objetivo de que el G7 envíe mensajes de apoyo a un crecimiento "fuerte, sostenible, equilibrado e inclusivo" y tome el pulso a las amenazas que planean sobre la economía global.

Las tensiones con Teherán

Las tensiones entre Teherán y Washington han ido escalando, ya que, tras su retirada del pacto, Estados Unidos volvió a imponer a la República Islámica todas las sanciones que habían sido retiradas, incluidas las que afectan al sector petrolero, y ha establecido alguna nueva.

Desde principios de julio, Irán comenzó a incumplir sus compromisos nucleares, en un intento por presionar a la UE para que ayude a la maltrecha economía iraní, a lo que EE. UU. ha respondido con sanciones como la anunciada el pasado 31 de julio contra el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif.

Japón cuenta con intereses encontrados en el Golfo Pérsico, pues por un lado EEUU ha requerido su participación en la coalición para proteger petroleros que pasen por el estrecho de Ormuz ante eventuales asaltos iranís, y por otro no quiere poner en peligro las fluidas relaciones que mantiene con Teherán.

El primer ministro nipón ha tratado de utilizar esa posición para ejercer como mediador en la crisis entre Teherán y Washington, aunque sus esfuerzos, que incluyen la primera visita de un mandatario nipón a Irán desde la Revolución Islámica, por el momento no ha dado frutos.

En este escenario, es previsible que Abe opte por la cautela en Biarritz a la hora de abordar la crisis iraní, y se muestre abierto a explorar vías para contribuir a la seguridad del transporte marítimo en la región pero sin contemplar medidas como las sanciones que ya aplica EEUU sobre Teherán u otras formas de presión directa.

La fiscalidad

Impedir que los gigantes de internet eludan impuestos domiciliando sus beneficios a conveniencia es uno de los objetivos de la presidencia francesa del G7 para la cumbre que se celebra del 24 al 26 en Biarritz.

También instaurar un tipo mínimo para el impuesto de sociedades que ponga ciertos límites a la competencia fiscal sin cuartel entre países, que cuestiona la igualdad de condiciones de competencia de las empresas, amenaza la recaudación pública y acaba beneficiando a los paraísos fiscales.

Sobre estos dos asuntos hubo principios de acuerdo en la reunión de ministros de Finanzas que los miembros del G7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá) mantuvieron a mediados de julio en Chantilly, al norte de París.

Su primer compromiso no creó una fiscalidad específica para el sector digital como querían algunos, si bien pidió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que proponga un marco para el próximo enero de forma que se pueda tomar una decisión definitiva antes de finales de 2020.

Más allá de ese mandato a la OCDE, bastante vago, el acuerdo con el que se llega a Biarritz es frágil, como lo ilustran las amenazas de sanción que Estados Unidos, por boca de Donald Trump, ha seguido lanzando desde entonces a Francia por el llamado impuesto GAFA (en referencia a Google, Amazon, Facebook y Apple).

Esa tasa, con la que París espera recaudar unos 500 millones de euros anuales, grava desde enero con un tres por ciento de su facturación a las empresas cuyas ventas mundiales en el sector digital sean superiores a los 750 millones de euros. Estas corporaciones son, en su inmensa mayoría, estadounidenses.

Francia, que hasta ahora ha intentado sin éxito que un impuesto similar sea adoptado por la Unión Europea, ha precisado que renunciará a su tasa nacional cuando se ponga en marcha una alternativa internacional.

En cuanto a la posibilidad de un tipo mínimo del impuesto de sociedades, en Chantilly se acordó trabajar en una horquilla que pueda ser comúnmente aceptada.

La criptomoneda

Esa reunión ministerial, que sentó la hoja de ruta para este fin de semana, fue también la ocasión para que los siete países más ricos enviaran una firme advertencia a Facebook por su proyecto de crear una criptomoneda -la libra- porque "plantea serios problemas" técnicos y políticos.

Para el G7, la red social de Mark Zuckerberg no garantiza que esta nueva pieza cumpla las reglas de lucha contra el blanqueo o contra la financiación del terrorismo, como tampoco las de protección de datos personales.

La libra no ofrece garantías para los derechos de los ahorradores y entraña riesgos sistémicos para el sistema financiero, que es lo que tratan de evitar con su regulación los bancos centrales de los estados soberanos.

Un grupo de trabajo sobre las criptomonedas dirigido por el francés Benoît Coeuré, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo, va a preparar propuestas de cara al próximo otoño para conjurar los riesgos de iniciativas como la de Facebook.

En la cumbre del G20 en Osaka se acordó trabajar para la creación de un marco internacional para el registro de los operadores de criptomonedas, y mejorar la coordinación para evitar lagunas legales que permitan el lavado de dinero con este tipo de activos digitales o su uso con otros fines criminales.

Japón, un país pionero en la regulación de las divisas como el bitcóin y que ha sido además escenario de algunos de los mayores "hackeos" de casas de cambio virtuales, es partidario de que dichas iniciativas tengan continuidad bajo la presidencia francesa del G7.

En la cumbre de Osaka se alcanzó asimismo un principio de acuerdo sobre la creación de la llamada "tasa digital" para los gigantes de internet, propuesta que a su vez fue respaldada por la reunión ministerial de Finanzas del G7 en Chantilly (Francia) y que Abe también apoyará en Biarritz

El acuerdo climático

La cumbre de los países del G7 que se celebrará entre el 24 y el 26 de agosto en Biarritz (Francia) volverá a revelar las divergencias que en materia de clima mantienen Estados Unidos y el resto, ya constatadas en previas reuniones donde Washington se desmarcó de casi todos los compromisos.

Francia, que ocupa la presidencia de turno del G7, quiere centrar las discusiones medioambientales, que se desarrollarán el lunes 26, en la reducción de las desigualdades en el área medioambiental, fijando como prioridad la protección del planeta "a través de una transición ecológica justa que preserve la biodiversidad y los océanos".

El desmarque de la mayor economía mundial, Estados Unidos, en el ámbito medioambiental se hizo definitivo en 2017, cuando Washington se retiró unilateralmente del Acuerdo de París de 2015, por el que los países firmantes acordaron limitar el aumento de las temperaturas a menos de dos grados centígrados con respecto a las preindustriales.

Con informaciones elaboradas por las delegaciones de Washington, Londres, París, Berlín, Roma y Tokio (Edición: Luis Alonso)

Para saber más:

► Página web de la presidencia francesa del G7

El G7 convierte Biarritz en una ciudad blindada

Histórico de noticias
El "brexit" duro sume a Gibraltar en la incertidumbre

Londres/Madrid (EuroEFE).- Se acerca el "brexit" y aumenta la incertidumbre. Y con Gibraltar, España tiene frontera con el "brexit". La retirada del Reino...

Una estudiante ucraniana sostiene una bandera de la Unión Europea (UE) mientras forma parte en una cadena humana en el centro de Kiev, Ucrania, en de

Sostenibilidad, cuestiones medioambientales, innovación, tecnología o integración social son algunos de los pilares sobre los que se sostienen los...

80 años después, la UE se erige como actor de paz y reconciliación

Madrid (EuroEFE).-  A los ochenta años del estallido de la II Guerra Mundial, pese a los graves conflictos de estas ocho décadas, el mundo es más estable,...

Los veintiséis miembros de la nueva Comisión Europea, cartera a cartera

Bruselas (EuroEFE).- La futura presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hizo público este martes el reparto de carteras para el Ejecutivo...

El universo Johnson: diferencias familiares y un polémico asesor

Londres (EuroEFE).- El Universo Johnson. Carismático y a la vez polémico, llegó como un Goliat seguro de su victoria con la certeza de ejecutar el "brexit"...

Lo que hay que saber para no perderse en la crisis del "brexit"

Londres/Bruselas (EuroEFE).- El complicado proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) entra en momentos críticos por la suspensión del...

Quién es quién en el nuevo gobierno de Italia

Roma (EuroEFE).- El primer ministro italiano Giuseppe Conte presentó este miércoles la lista de ministros de futuro Gobierno formado por el antisistema...

Con acuerdo y sin acuerdo: las consecuencias del "brexit" para los españoles

Londres/Madrid (EuroEFE).- ¿Cómo afectaría el "brexit" a los españoles? La salida del Reino Unido de la Unión Europea tendrá consecuencias diferentes según...

¿Qué puede hacer Isabel II ante la petición de suspender el Parlamento?

Londres (EuroEFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, ha solicitado a la reina Isabel II la suspensión del Parlamento en "la segunda semana de...

El menú del G7 está servido: el acercamiento de EE.UU. e Irán, la incertidumbre de un "brexit" sin acuerdo y los incendios de la Amazonía. EFE/EPA/IAN

Madrid/Biarritz (EuroEFE).- Los líderes de Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Canadá y Japón, junto a la Unión Europea, cerraron el...

Sandías en un puesto de venta de fruta del mercado central de Valencia, en agosto de 2013. EFE/Kai Försterling

Madrid (EuroEFE).- Reducir el desperdicio alimentario es un requisito indispensable para garantizar la seguridad alimentaria y un elemento clave en la lucha...

¿Puede Londres hallar alternativas a la salvaguarda irlandesa?

Londres (EuroEFE).- El Reino Unido abandonará la Unión Europea (UE) el próximo 31 de octubre sin un acuerdo a menos que ambas partes logren desatascar la...

Algunos de los 83 migrantes que quedaban a bordo del barco de la ONG española Open Arms momentos antes de desembarcar anoche en la isla italiana de La

Madrid (EuroEFE).- El desembarco esta semana de los 83 migrantes a bordo del "Open Arms" pone fin a una odisea que, después de 19 días de espera en el...

El "brexit" se cuela en la agenda de la cumbre del G/

Biarritz (Euroefe).- El "brexit" se ha colado en la agenda de la cumbre del G7, que se celebra en la localidad francesa de Biarritz este fin de semana. El...

La minería europea: tecnología punta pero insuficiente

Bruselas (EuroEFE).- Europa puede presumir de tener una industria minera con tecnología puntera y de ser autosuficiente en la producción de algunos...

Organizaciones humanitarias exigen un protocolo europeo de desembarco seguro

Madrid (EuroEFE)-. Tras varios días de espera en el Mediterráneo y con una previsión meteorológica desfavorable que apunta a un temporal, la organización...

¿Puede el Parlamento británico detener un "brexit" sin acuerdo?

Londres (EuroEFE).- A pesar de que el Parlamento británico se ha expresado en contra de un "brexit" sin acuerdo en tres ocasiones, sus opciones para...

De la dependencia a la eficiencia: el camino hacia una “Unión Energética”

Madrid (EuroEFE).- Una de las prioridades políticas de la presidenta electa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pasa por fomentar una Europa más...

Activistas de Greenpeace sujetan una pancarta delante de la sede de Naciones Unidas en Suiza antes de la conferencia sobre el Informe especial del Cam

Madrid (EuroEFE).- El i nforme del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) presentado este jueves ha puesto en la picota al sector...

Radiografía de la movilidad en la UE

Madrid (EuroEFE).- La movilidad en la Unión Europea (UE) es mayor que nunca, según sostiene el informe “People on the move: Statistics on mobility in...

Cinco años de veto ruso al sector agroalimentario europeo

Madrid (EuroEFE).- El veto de Rusia a la entrada de distintos productos agroalimentarios de la Unión Europea (UE), que cumple cinco años, fue un portazo que...

Vista de armas confiscadas en octubre de 2015, durante una conferencia de prensa en Nueva York (Estados Unidos). EFE/ANDREW GOMBERT

Madrid (EuroEFE).- Por cada 100 habitantes de la Unión Europea, se estima que hay un total de 14,5 armas de fuego, según recoge “ The Small Arms Survey ”,...

¿Por qué estudiar en una alianza de universidades europea?

Madrid (EuroEFE).- Iniciar un grado o un máster en Madrid, seguirlo en París y terminarlo en Berlín empezará a convertirse en realidad para los alumnos de...

Igualdad de género en la UE: claves para un nuevo ciclo

El pasado 16 de julio, Ursula von der Leyen destacó la igualdad de género en su discurso como candidata a presidir la Comisión Europea: "Somos la mitad de...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información