Euroefe
 
Euractiv
30 Años en la UE Volver a la sección

Stanley G. Payne está "desilusionado" con los políticos españoles del S.XXI

ESPAÑA EN LA UE | 20 de enero de 2017

El hispanista estadounidense Stanley G. Payne durante la entrevista concedida a Efe con motivo de la publicación de su último libro "365 momentos clave de la historia de España", el 19 de enero de 2017 en Madrid. EFE/J.J. Guillén

Madrid (EuroEFE).- El hispanista estadounidense Stanley G. Payne mostró su "desilusión" por el comportamiento de los políticos españoles del siglo XXI, en una entrevista con Efe.

Payne, nacido en 1934, que lleva 60 años estudiando la Historia contemporánea española, mantuvo que "la segunda mitad del siglo XX en España fue un periodo en el que hubo sorpresas bastante agradables y positivas", mientras que el XXI le ha generado "una cierta desilusión" por el "comportamiento de los políticos".

Su desilusión se sustenta, precisó, en "la baja calidad de las decisiones políticas, en las posiciones en la época (del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez) Zapatero, por los nacionalismos y por la corrupción". "Hay muchos factores negativos en la vida pública", insistió.

Por contra, en la segunda mitad del siglo XX le sorprendió "positivamente" los "éxitos" de "la modernización muy rápida bajo Franco" y "la democratización", tras la muerte del dictador.
El talón de Aquiles de España "siguen siendo los nacionalismos, es un problema que hay que conllevar porque no se puede resolver, no hay resolución sencilla, directa, inmediata. Hay que conllevarlo y ciertamente esa es la idea de (el presidente Mariano Rajoy), porque sus iniciativas son pocas", criticó.

"Dejar que la situación se resuelva por sí misma... esa era una actitud bastante franquista, y se ve con frecuencia en la vida de algunas personas, pero sorprende esa ausencia de iniciativas en el Gobierno de Rajoy", señaló el catedrático emérito en la Universidad de Wisconsin-Madison y autor de más de una veintena de libros sobre Historia de España y de Europa contemporánea.

Rajoy es "un buen gestor de la economía, de un estilo bastante conservador, pero un buen gestor, pero en cuanto a resoluciones audaces políticas, para eso, pues no", continuó Payne, quien acaba de publicar "365 momentos clave de la Historia de España" (Espasa).

No obstante, consideró que "la verdad es que no puede haber mucho más autogobierno porque el grado de autogobierno en España es enorme" y, en este sentido, Payne manifestó tener "bastante simpatía con la política de Rajoy porque se han cedido tantas cosas que no se puede ceder más".

Por eso, añadió, "es necesario aceptar un cierto cuadro constitucional como el actual, como lo que existe, porque realmente el arreglo que tienen estos movimientos en regiones especiales como Cataluña y el País Vasco, y también en todas las regiones de España en cuanto autogobierno es muy grande comparado con otros países europeos".

"La afirmación de que España ya no es nación, de que no existe, es muy extremista", aseguró Payne, para quien "siempre puede ser una posibilidad" hacer "pequeñas reformas constitucionales", así como de la ley electoral. "No se puede ser en todas las cosas un inmovilista", señaló.

Más que "populistas", según Payne, "los lideres independentistas catalanes son radicales". "El populismo busca, dice que busca, no es la verdad, pero dice que busca la felicidad, el bienestar de toda la gente común, lo que pasa es que los nacionalistas extremistas no están buscando el bienestar de la gente sino que están buscando ciertos objetivos políticos suyos, algo más elitista", explicó.

"Los vascos -continuó- a veces han sido mucho más violentos, pero después del fracaso del Plan Ibarretxe, que fue una ilusión total, no había la menor posibilidad de lograrlo, han sido bastante más tranquilos que los catalanistas, esperando ver cómo sale eso".

Y "si los catalanistas logran algo importante entonces los vascos pedirán más. Están a la espera", según el autor de "El nacionalismo vasco. De sus orígenes a ETA" (1974).

Y a quienes le tildan de revisionista por sus últimos estudios sobre la Segunda República y Franco, Payne les responde que "la Historia es pura revisión", y parafraseando a Marcelino Menendez Pelayo recuerda que "no hay nada que envejezca más rápido que un libro de Historia". "Los historiadores estamos condenados a ser estudiantes perpetuos", concluyó.

Por Catalina Guerrero

30 Años en la UE

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.