24 de mayo de 2018
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

¡Es demasiado fácil culpar a Valonia del (posible) fracaso del CETA!

 El primer ministro belga, Charles Michel (i), y el ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reynders, comparecen en una rueda de prensa tras una reunión de emergencia convocada por Michel para tratar de llegar a un entendimiento sobre la firma del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA), en Bruselas, el 24 de octubre de 2016. (Foto: EFE/Stephanie Lecocq)

El primer ministro belga, Charles Michel (i), y el ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reynders, comparecen en una rueda de prensa tras una reunión de emergencia convocada por Michel para tratar de llegar a un entendimiento sobre la firma del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA), en Bruselas, el 24 de octubre de 2016. (Foto: EFE/Stephanie Lecocq)

A largo plazo, el posible fracaso del acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y Canadá (conocido como CETA) es una lección sobre los fallos estructurales de la política comercial del bloque comunitario europeo, según asegura Iana Dreyer, fundadora y experta de Borderlex, medio europeo especializado en política comercial, en una tribuna que publica EurActiv, socio de EuroEFE.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autora y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.euractiv.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EurActiv).

La política comercial figura en el corazón mismo de la UE y es inherente a la unión aduanera del bloque y al mercado único europeo. El retorno a la unanimidad en el (proceso) de toma de decisiones de la política comercial, que se ha puesto de relieve por la decisión de adoptar el CETA como un acuerdo "mixto" en julio de este año, podría suponer la sentencia de muerte de la política internacional más poderosa de la UE: la comercial. 

El procedimiento de acuerdo mixto necesita del apoyo unánime de todos los Estados miembros en lugar de la "mayoría de voto cualificada" prevista para las decisiones de recaen bajo la denominada Política Comercial Común (PCC) de la UE.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, lo dejó muy claro la semana pasada, cuando dijo que si no se producía un consenso sobre el CETA en estos días, "el CETA podría ser el último acuerdo de libre comercio de la UE", según aseguró el polaco. 

¿A quién o a qué hay que culpar?

Es demasiado fácil culpar a Valonia (la comunidad francófona belga que ha rechazado el acuerdo). Habría quizás que empezar por culpar a Bélgica. Con la mayor parte de su economía atrasada (a pesar de la necesidad de reformas), Valonia es la parte pobre de la otrora próspera Bélgica, y ha estado gobernada durante décadas por el Partido Socialista (la  causa y efecto de estos dos fenómenos merecería un debate aparte). La población de Bélgica equivale a la del gran París pero tiene siete administraciones, todas con poderes para decidir sobre política interna. Pero la cuestión (sobre el fracaso del CETA) no se circunscribe tanto a Bélgica, sino a otros elementos.   

¡Se trata de los tratados estúpido!

El CETA, en muchos aspectos, pone al desnudo las contradiciones estructurales de los tratados en sí mismos, que apuntalan el funcionamiento de la UE y dejan en evidencia la crisis de los Estados nacionales.

El 2009, el Tratado de Lisboa no creó "más Europa", como dicen tanto partidarios como detractores de ese concepto. Ese tratado institucionalizó el conflicto entre federalismo y nacionalismo (otros hablan de "soberanía nacional") inherente al proyecto europeo desde sus inicios.

El Tratado de Lisboa incrementó notablemente los poderes de la UE para suscribir acuerdos internacionales, incluidas áreas en las cuales no tiene plena competencia legal. Es por ello que se hizo amplio espacio para los acuerdos "mixtos": cuando la UE cierra un acuerdo en el cual los Estados miembros tienen una plena competencia, o comparten poderes con la UE, y los acuerdos internacionales tienen que ser ratificados de manera unánime por todos los 28 socios del bloque.

Los tratados son claros. La Política Comercial Común recae bajo la competencia exclusiva de la UE. Pero qué exactamente recae bajo la PCC es objeto de controversia. La mayor parte de Estados miembros nunca aceptaron que la inversión extranjera directa (IED), o la propiedad intelectual esté bajo la PCC. Pero el artículo 207 del Tratado de Lisboa incluye esos asuntos, que previamente estaban en manos de los Estados miembros.

La Comisión Europea siempre consideró que la política de IED y, en especial, la política de protección de la inversión extranjera ya es una competencia exclusiva de la UE. Alemania, Países Bajos y otros muchos Estados miembros nunca quisieron renunciar a controlar sus numerosos tratados bilaterales de inversión que contienen provisiones para resolución de disputas en diferendos inversor-Estado. La disputa sigue abierta, ya que la UE está en pleno litigio en el asunto de los Tratados de Inversión Bilaterales entre Estados Miembros de la UE (Intra-EU BITs por su denominación en inglés)   

Protección de las inversiones, un tema polémico

Este viejo conflicto sobre protección de la inversión sigue en el centro de la polémica sobre el CETA. Los Estados miembros decidieron que ese aspecto no debería aplicarse de manera provisional, como otros puntos del CETA que recaen directamente bajo la competencia exclusiva de la UE (como los aranceles y otros muchos apartados del acuerdo).    

El Tratado de Lisboa es producto de una fallida "Convención Constitucional" convocada en 2004. Un ambicioso tratado constitucional fue rechazado por franceses y holandeses en sendos referendos nacionales en 2005. Después de esass negativas  los textos fueron revisados a fondo. El resultado fue el Tratado de Lisboa, que ha intentado que todo el mundo se sienta representado: eurófilos, demócratas y nacionalistas.

Con el CETA, la tensión latente en la UE entre las distintas fuerzas que tiran en direcciones opuestas ha alcanzado su punto álgido.

El Parlamento Europeo amplifica el poder de los partidos nacionales

El Tratado de Lisboa dio más poderes a la UE para cerrar tratados internacionales y  brindó poderes de co-decisión al Parlamento Europeo. Conceder esos poderes a la Eurocámara no fue sólo una iniciativa en pro de "más Europa", fue una iniciativa en el sentido de "vamos a democratizar Europa".  Ello quizás brindó más argumentos contra los nacionalistas y los euroescépticos, quienes perdieron la partida para  intentar ostentar en exclusiva la legitimidad democrática.

Los parlamentos y los gobiernos nacionales no tienen mucho que temer del Parlamento Europeo. En la práctica, la Eurocámara amplía el poder de los partidos nacionales dominantes en las distintas capitales. La estrecha colaboración del ministerio alemán de economía capitaneado por el vicecanciller germano, Sigmar Gabriel, y el jefe del comité de comercio en el parlamento (INTA), Bernd Lange, un político socialdemócrata, es buen ejemplo de ello.

Fue su colaboración la que derivó en la renegociación del CETA en 2015, y que se tradujo en cambios en el capítulo de inversiones y en la introducción de un tímido sistema de tribunales para reemplazar el arbitraje privado. 

Su influencia conjunta para lograr gestar la iniciativa de una "declaración interpretativa" con el fin de contentar a la izquierda europea en el tratado CETA - la declaración del ministro-presidente de la comunidad de Valonia, Paul Magnette, está regateando con la Comisión en eso- es un claro ejemplo de la amplificada influencia de los partidos nacionales en la política europea del "post Tratado de Lisboa".  

Torpezas de Berlín y París

Pero está claro que aunque habría que culpar a varios Estados miembros, no todos ellos son responsables de la actual situación. Italia, un firme defensor del CETA, ya anticipó cuál sería el problema y pidió que el acuerdo con Canadá se adoptase como acuerdo sólo-UE en julio pasado (2016).

Son sobre todo Berlín y París quienes han fallado. Ambos quisieron sujetar con una fuerte correa a la Comisión y dar la última palabra a sus países. Lo hicieron así para contentar a los flancos más a la izquierda de los partidos gobernantes (el socialdemócrata SPD controla en Berlín el ministerio de Economía, en París los socialistas están en el poder), como elemento de una corriente general nacionalista y proteccionista en sus políticas.       

No obstante, tanto París como Berlín también apuestan con claridad por el CETA. El gobierno francés llegó incluso a hacer trampas para lograr la aprobación parlamentaria del tratado con Canadá.  

Antes de una votación en un comité sobre el CETA a principios de este mes, cinco diputados socialistas anti-CETA misteriosamente dimitieron de la comisión de Asuntos Europeos y fueron reemplazados por cinco diputados favorables al acuerdo.

Esto contribuyó a garantizar una mayoría para rechazar una moción parlamentaria anti-CETA antes de un viaje del primer ministro galo, Manuel Valls, a Quebec, la semana pasada. Poco después de la votación, los diputados "díscolos" regresaron a sus puestos en esa comisión. No es sorprendente que las empresas públicas galas (con capital estatal completo o parcial) en los sectores del medio ambiente, el transporte y la energía sean los más beneficiados de un (todavía en el aire) CETA.      

Paul Magnette se quejó de "presiones" y "amenazas veladas" después de que fuera convocado a París el pasado 14 de octubre (2016) para hablar con el presidente galo,  François Hollande.

Gabriel, por su parte, fue tan lejos como para ligar su futura carrera política al CETA. Maniobró de manera hábil para mantener contento a su partido, fomentando la "declaración interpretativa" sobre la cual la Comisión sigue litigando con Magnette, y viajando a Canadá para hacerse la foto con el elegante primer ministro del país, Justin Trudeau. 

Si logra salir victorioso, Gabriel podría ser considerado un serio candidato para representar al SPD en las próximas elecciones generales en Alemania. 

Lo que tienen en común los socialdemócratas franceses y alemanes en el poder no son sólo partidos divididos que tienen que recomponer, también es una visión nacional miope a corto plazo. ¿No fueron capaces de ver lo que se avecinaba, especialmente el riesgo de que el CETA sea tumbado? Obviamente no. Por ello (Matthias, Secretario de Estado germano para Comercio Exterior) Fekl y Gabriel están pagando el precio de sus propias estrategias.

Logre o no el CETA salir adelante, tendrá que iniciarse el debate sobre cómo hacer que la adopción de tratados comerciales sea más eficaz. A pesar de que se puede culpar parcialmente a la Comisión por el descarrilamiento del CETA, los Estados miembros miopes y la política de partido tienen todavía más culpa en ello.      

Versión española: Fernando Heller

Para saber más:

El CETA (Comisión Europea)

El Tratado de Lisboa y el comercio en la UE

Histórico de noticias
Atrevámonos a soñar la sociedad civil de mañana

La centralización del poder en el ejecutivo, la politización del poder judicial, los ataques contra la independencia de los medios de comunicación y la...

Eurovisión y Relaciones Internacionales: materia universitaria

El Festival de Eurovisión resulta un medio inigualable para poder analizar la evolución de la integración europea (incluso los signos de desintegración),...

Trump siembra tensión con Europa y Oriente Medio al rechazar el pacto de Irán

La decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de retirar a su país del acuerdo nuclear con Irán ahonda la brecha entre su visión del mundo y la de sus...

BlockChain: la propuesta de la Comisión Europea para acabar con las Fake News

La tecnología tiene un inmenso poder, entendiendo por poder la “capacidad para hacer cosas”, escribe el profesor de Finanzas en ICADE Business School ,...

Por una política europea para las pymes inclusiva, coherente, eficaz y transversal

Motor de la economía europea y con un enorme potencial para contribuir a su desarrollo, las pequeñas y medianas empresas (pymes) tienen que cumplir con...

Lecciones extraídas de las políticas de austeridad en Europa

Actualmente, la Unión Europea (UE) experimenta una recuperación económica en todo su territorio y las positivas previsiones de la Comisión Europea (CE) para...

Más cohesión para una Europa mejor

A falta de pocas semanas para que, el próximo 2 de mayo, la Comisión Europea presente su propuesta sobre el nuevo marco presupuestario plurianual "post...

Del móvil a las urnas: qué pueden hacer los jóvenes por la democracia

En una tribuna para EuroEFE, Ramón Luis Valcárcel y Sylvie Guillaume, Vicepresidentes del Parlamento Europeo a cargo de la Política de información y...

Resultados electorales en Italia: ¿cómo impacta en el proceso de integración europea?

La mayoría de los italianos están convencidos de que una Italia fuera de la Unión Europea (UE) o del euro no tendría sentido y de que en todo caso el país...

Por un 8 de marzo sin sectarismo

"El feminismo necesita ampliar sus alianzas", sostiene la vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo y eurodiputada del...

La Alemania europea que necesitamos

La Unión Europea necesita una Alemania estable para afrontar el decisivo año 2018, subraya el presidente del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación...

Elementos de reflexión sobre el Día Europeo de la Industria

Europa "puede y debe mejorar" si quiere seguir siendo competitiva en los campos de la industria y la innovación, reflexiona en un artículo para Euroefe el...

Jerome Powell: qué impacto puede tener su mandato para Europa

Apenas lleva Jerome Powell dos semanas en la presidencia de la Reserva Federal (FED) y ya hemos podido asistir a la mayor caída de la historia del Dow Jones...

"Blockchain": El futuro de Europa llega a través de España

 "Por una vez, el futuro ha llegado a Europa a través de España" en materia de "blockchains" (cadena de bloques) de acceso restringido, asegura en una...

España ganó más que nadie

España ha ganado "más que nadie" en el nuevo reparto de escaños en el Parlamento Europeo de cara a las próximas elecciones de mayo de 2019, subraya el...

"Foreign fighters" europeos, ¿"califato" o retorno?

Europa se enfrenta al retorno, por vías legales o ilegales, de individuos con una red ya establecida de contactos vinculados al yihadismo internacional, con...

Europa necesita una política alimentaria integral y sostenible

Nunca antes en la historia de Europa la seguridad y la calidad de los alimentos han sido tan elevadas como hoy en día. En Europa se producen más alimentos...

Insoportable incertidumbre en 2018

"La hora de la ciudadanía y de instituciones fuertes y dinámicas ha llegado, si la Unión Europea quiere pasar página a las barricadas del siglo XXI", afirma...

El compromiso necesario

"Basta de hipocresía. La Unión Europea no puede definirse a sí misma como un baluarte mundial en la adopción de políticas contra el cambio climático con...

Hacer posible el mayor ejercicio democrático del mundo

El Parlamento Europeo (PE) se enfrenta al "desafío" de movilizar al máximo número posible de los casi 400 millones de ciudadanos llamados a las urnas en...

Guerra, ampliación y estabilidad: Bulgaria como presidente de la UE y cumbre de los Balcanes Occidentales

La Cumbre de los Balcanes del próximo mes de marzo, bajo la presidencia de la Unión Europea (UE) de Bulgaria, puede constituir un buen momento en el que...

2018: fortalecer la política europea

El 2018 podría ser un año de “transición” entre el complicado y duro 2017, en el que la Unión Europea mostró de nuevo su capacidad y su valentía, y el 2019...

La política bioenergética de la UE no sólo daña al clima y los bosques, también está matando a los europeos

El debate sobre el impacto en la calidad del aire de quemar biomasa sólida ha sido constantemente ignorado por la Comisión Europea al revisar la política de...

Descarbonizar Europa en 2040: ¿posiblidad realidad o utopía?

Con los costes de la electricidad renovable a la baja, la UE debería incrementar sus objetivos para 2030, y apostar por una electricidad casi de cero...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información