Euroefe
 
Euractiv

Turquía-UE: ¿negociaciones de adhesión, en punto muerto?

IDEAS | 12 de diciembre de 2016

Protesta de la oposición contra el presidente de Turquía, con ocasión del Día Internacional de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 2016, en Ginebra (Suiza). (Foto: EFE/EPA/Salvatore Di Nolfi)    

Las negociaciones de cara a una hipotética adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE) parecen estar, en la práctica, en punto muerto. Holanda exige que el bloque comunitario europeo aporte claridad sobre si los contactos diplomáticos entre Bruselas y Ankara podrán, si llegan a buen puerto, traducirse en algún resultado o si, por el contrario, están ya abocados al fracaso.

Según informa el rotativo alemán “Der Tagesspiegel”, con el cual EurActiv, socio de EFE, tiene un acuerdo editorial, no ha sido una coincidencia que el pasado jueves 1 de diciembre, la canciller germana, Angela Merkel, tratase a fondo en conversación telefónica con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, el tema de Turquía.

Esta semana (en el Consejo Europeo del 15 de diciembre) está previsto que los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 socios de la UE analicen, entre otros temas sobre la mesa, la situación de las relaciones entre la UE y el país euroasiático, además del polémico asunto de los refugiados que intentan alcanzar cada año El Dorado europeo, arriesgando sus vidas.

Merkel y Tsipras probablemente tendrán un punto de vista coincidente sobre las relaciones con Turquía, especialmente sensibles tras el fallido golpe de Estado en ese país, de julio pasado.

Grecia, gran beneficiada del acuerdo UE-Turquía

La canciller alemana fue una de las principales artífices del acuerdo de la UE con Ankara, rubricado en marzo pasado, y del cual Tsipras se ha beneficiado, debido a una sensible reducción del número de personas que llegan a las costas de Grecia.

Según la agenda de la próxima cumbre europea de Bruselas, los 28 socios comunitarios examinarán la aplicación de la “Declaración UE-Turquía”, del pasado 18 de marzo, la cual incluye la devolución de los inmigrantes irregulares a Turquía y un intercambio de refugiados sirios, entre otros puntos.

Desde que se gestó el acuerdo, se han desembolsado a Ankara 2.200 millones de euros, para la atención y cuidado de los refugiados, de un total de 6.000 millones de euros que ha comprometido la UE. De acuerdo con fuentes de la UE, está previsto que en la cita de Bruselas Merkel y sus aliados en este asunto reafirmen su compromiso con ese acuerdo.

Las amenazas de Erdogan a la UE

Pero las cosas no se ven de manera tan clara al otro lado del Bósforo. El mes pasado, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con poner fin al acuerdo si la UE congela las negociaciones para una hipotética adhesión de Turquía al bloque europeo, tal como reclama el Parlamento Europeo.

A tenor del comportamiento de Erdogan desde el fracaso de la intentona golpista del pasado 15 de julio, tras la cual el presidente turco ha perseguido cruelmente a quienes en su opinión han orquestado, participado o colaborado en el fracasado golpe, parece claro que los debates en el seno del Consejo Europeo irán más allá de una simple evaluación del acuerdo sobre los refugiados, y se adentrarán en la parte medular del “debate político”, según asegura otra fuente de la UE.

Para Merkel y Tsipras eso significa que, muy probablemente, se producirá un análisis muy pormenorizado de cómo está conduciendo Erdogan a su país.

Holanda pide que se aplique “mano dura” con Turquía

Según fuentes diplomáticas de la UE, Holanda ha expresado su profunda preocupación por la detención de opositores políticos en Turquía, el despido de funcionarios públicos y los planes de Erdogan de instalar una presidencia constitucional.

Una mayoría en el Parlamento de Países Bajos ha pedido al jefe de la diplomacia del país, Bert Koenders, que analice con sus homólogos de la UE si habría consenso para, a partir de ahora, aplicar mano dura con Ankara.

Si Holanda encuentra suficientes apoyos entre sus socios del bloque europeo, entonces -de hecho- la situación equivaldría a un congelamiento de las negociaciones con Ankara para una futura hipotética adhesión turca a la UE. La Haya sostiene que, de momento, las negociaciones deben mantenerse en punto muerto, mientras Erdogan no frene las brutales agresiones contra la oposición.

No obstante, diplomáticos de la UE han subrayado que Europa no tiene intención de dar un portazo definitivo a las negociaciones con Ankara. Incluso la oposición en el Parlamento turco ha pedido que prosiga el diálogo con Bruselas.

Tampoco La Haya quiere que se interrumpa la línea de comunicación con Ankara, para de alguna manera seguir de cerca qué pasos da el gobierno turco y en ese sentido recordar a Erdogan la importancia de que el Estado de derecho funcione.

Si los homólogos de Koenders en la UE deciden seguir sus pasos, entonces simplemente se prolongaría el statu quo: las negociaciones de adhesión están estancadas desde el fracasado intento de golpe de Estado (y así seguirían).

Lo que sigue desconcertando son las palabras de Erdogan en el sentido de que “Turquía estaría lista mañana mismo para ser miembro pleno de la Unión Europea”. Este punto de vista no es en absoluto compartido en Bruselas. En ese sentido, otra fuente de la UE aseguró al “Tagesspiegel” que “las negociaciones de adhesión ya están congeladas y, en las actuales circunstancias, así seguirán”.

Por Albrecht Meier/Fernando Heller (versión española)

Para saber más:

La posición crítica del Parlamento Europeo con Turquía

Criterios de Copenhague UE (para las adhesiones)

Declaración UE-Turquía (Consejo de la UE)

Artículo de “Der Tagesspiegel” sobre el tema

Ideas

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.