Euroefe
 
Euractiv

Nueva esperanza para los pacientes de tuberculosis

IDEAS | 02 de marzo de 2017

Una clínica de MSF en Suazilandia donde se atiende a pacientes con tuberculosis - (Foto: Alexis Huguet/MSF)

La tuberculosis resistente a los medicamentos (B-DR) es uno de los mayores retos sanitarios a los que se enfrentan los países en vías de desarrollo, especialmente en África y Asia. Zanele Zwane, responsable de Incidencia Política y Comunicación de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) en Suazilandia cuenta, en una tribuna exclusiva para EuroEFE, cómo es el combate diario contra esa enfermedad.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.euractiv.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EurActiv ni a EFE).

"Ves, estoy curado. Incluso mis piernas ya no me dan problemas. Ahora puedo caminar perfectamente. Camino alrededor del hospital, salgo al aire libre y vuelvo cuando estoy lista", dice un Tholakele exaltada mientras camina alrededor de su barrio, mostrando su recuperación.

Tholakele, de 39 años, tiene tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR) y comenzó el tratamiento en mayo de 2016 en el Hospital Nacional de Tuberculosis en el centro de Suazilandia.

Con 9,4 millones de nuevos casos y 1,7 millones de muertes cada año, la tuberculosis es uno de los mayores asesinos del mundo en países en vías de desarrollo. El 85% de los casos ocurren en Asia y África. Suazilandia también tiene uno de los índices más altos de tuberculosis (TB) y tuberculosis multirresistente (TB-MDR) en todo el mundo, mientras que el 80% de las personas que contraen la TB en Suazilandia son, además, VIH positivas.

Un tratamiento largo y agotador

Tholakele vive en Lwandle, a unos 15 kilómetros del hospital de TB de Moneni, donde recibe su tratamiento. Su marido trabaja y vive en Sudáfrica. Así que durante tres meses, ella viajó diariamente sola al hospital para recibir sus inyecciones, una rutina que finalizó en agosto de 2016. A pesar de esto, todavía no está curada y continúa su tratamiento en casa, tomando pastillas a diario.

Ahora, Tholakele está aliviada. Mientras recibía inyecciones, sufría de fuertes dolores en las piernas, lo que le afectó su capacidad para caminar. Como vivía sola, y no tenía a nadie que cuidara de ella, durante dos meses, fue admitida en el hospital de Moneni en noviembre de 2016.

Para muchos pacientes con TB-DR como Tholakele, el tratamiento es un largo y agotador viaje de dos años que implica de 15 a 25 pastillas e inyecciones diarias durante los primeros seis meses. En algunos casos, el tratamiento puede tardar más si los pacientes no responden a los fármacos. Los efectos secundarios incluyen sordera, toxicidad hepática o renal y uno de los más extremos: la psicosis. Esto a menudo obliga a los pacientes a renunciar a sus puestos de trabajo durante el tratamiento.

En Matsapha, donde Médicos Sin Fronteras (MSF) gestiona una clínica de salud, 11 pacientes con TB-DR y 30 miembros del personal de MSF han completado recientemente el entrenamiento en lenguaje de signos, con el fin de ayudar a los pacientes que se han quedado sordos o parcialmente sordos.

"Nuestros pacientes con TB-DR hacen frente a menudo a la sordera como un efecto secundario del fármaco Kanamycin. Con ello, pueden llegar a aislarse de sus familias y comunidades, afectando fácilmente a su vida social si no se enfrenta con el apoyo adecuado. Al enseñarles el lenguaje de signo, esperamos que esto también les ayude a reintegrarse en la sociedad", dice Fundzile Msibi, coordinadora psicosocial de MSF.

Una nueva esperanza para los pacientes

Esto ha servido a pacientes como Winile con tuberculosis extrarresistente a los medicamentos (TB-XDR) y que perdió su audición en 2013 seis meses después del tratamiento de TB-MDR. Ahora está disfrutando de los beneficios de este lenguaje. "Ahora uso el lenguaje de signos para hablar con mis hijos. Trato de enseñarles lo que he aprendido y somos capaces de comunicarnos. Ellos aún son jóvenes y me necesitan. Ser capaz de usar este lenguaje me ayudará a seguir siendo una parte de sus vidas", afirma Winile.

Con el apoyo de MSF, Suazilandia ha hecho grandes progresos en aliviar la carga del tratamiento de la TB y traer nueva esperanza a los pacientes.

Desde enero de 2014, los pacientes con TB-DR que reciben tratamiento en Matsapha y Mankayane reciben un tratamiento más corto de 9 a 12 meses, a diferencia del antiguo tratamiento de 24 meses. Con este, los pacientes reciben inyecciones diarias durante 4 a 7 meses y pastillas que continúan tomando durante los cinco meses restantes. Un total de 135 pacientes han comenzado este tratamiento desde principios de 2014.

Fuertes efectos secundarios de algunos medicamentos

Junto con el tratamiento más corto, MSF en Suazilandia también está usando dos de los primeros nuevos medicamentos contra la TB durante más de 50 años: Bedaquilina y Delamanid. Estos fármacos son para pacientes con casos complicados de tuberculosis resistente que antes no tenían opciones de tratamiento. Los medicamentos no tienen los mismos efectos secundarios extremos que los antiguos, incluyendo la pérdida de audición.

Los resultados del uso de la Bedaquilina son ya muy prometedores. Hasta ahora, más del 90% de los pacientes con TB-DR tratados con la Bedaquilina han respondido bien y se han recuperado en seis meses, lo que significa que las bacterias de la tuberculosis ya no pueden detectarse en sus pulmones y flemas. Para los pacientes con tuberculosis: tener acceso a nuevos fármacos con menos efectos secundarios y períodos de tratamiento más cortos, no solo proporciona mejores resultados médicos, sino que está trayendo esperanza a personas que antes no tenían ninguna.

Para saber más:

MSF España

OMS (tuberculosis multirresistente)

UE (ayuda humanitaria)

Comisión Europea (ayuda al desarrollo en África)

Ideas

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.