Euroefe
 
Euractiv

El sector espacial europeo necesita apoyo ante EE.UU, Rusia y China

IDEAS | 15 de abril de 2017

Un cohete Ariane-5 en su rampa de lanzamiento en la base espacial francesa de Kourou (Guayana francesa), en una imagen de archivo. (Foto: Arianespace)

Poner en marcha una iniciativa tecnológica conjunta en la Unión Europea (UE) podría dar un fuerte espaldarazo a las aspiraciones de nuestro continente en material espacial. En estos momentos, Europa corre detrás de otras potencias espaciales como EE.UU o Rusia, asegura el eurodiputado Marian-Jean Marinescu en una tribuna para EURACTIV, socio de EFE.

Marinescu es eurodiputado rumano en el Grupo del Partido Popular Europeo (PPE). Ha sido ponente en la Eurocámara para el proyecto Galileo de la UE, y en 2016 recibió el premio al eurodiputado más destacado en el terreno de la investigación y la innovación.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.euractiv.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EurActiv ni a EFE).

Europa es una importante potencia espacial, y compite eficazmente con gigantes espaciales históricos como Estados Unidos, Rusia y, cada vez más, China.

Nuestra industria acapara cerca del 20% de la masa total que se pone en órbita, 50% de los mercados globales de satélites comerciales, y logra hacer todo eso dedicando apenas un 4% de la fuerza laboral mundial en materia espacial.  

Europa, regazada en materia espacial

La política espacial europea es una excepción a escala internacional. Otras potencias espaciales sitúan el espacio en el nivel más alto de sus agendas políticas. Ello redunda en la creación de una demanda masiva, localizada, de sistemas espaciales (la mayor parte con programas de defensa).  

Todo ello además cuenta con el apoyo de importantes programas de investigación y de tecnología (RDT) dirigidos de manera exclusiva a incentivar la competitividad de las industrias locales. Pero Europa está rezagada.  

El mercado espacial institucional en Europa es mucho más reducido (en volumen) que el de EE.UU, Rusia y China. Eso provoca situaciones de desnivel en la competencia global, de un poder geopolítico desequilibrado, y de dependencia tecnológica de parte de Europa.    

En ese contexto, y teniendo en cuenta la limitada disponibilidad de fondos  para el desarrollo tecnológico espacial en Europa, hace falta hacer más esfuerzos para maximizar el impacto de las inversiones públicas y privadas en la tecnología espacial.

Europa, obligada a recuperar terreno frente a EEUU, Rusia y China

Si Europa quiere seguir siendo puntera en la innovación espacial global, eso no es una opción.

¡Y no hace falta reinventar la rueda ¡ El Tratado de Lisboa ya ofrece las herramientas legales adecuadas en ese sentido; ahora toca a las instituciones de la UE sacar al máximo provecho de su potencial.  

En ese espíritu, propuse el verano (de 2016) un proyecto piloto, aprobado por el Parlamento Europeo, cuyo objetivo es analizar la viabilidad y eficacia de los programas de gobernanza de las Iniciativas Tecnológicas Conjuntas (JTI) aplicadas al sector espacial.    

Las JTI son un modelo reciente de asociación público-privada cuyos objetivos son recabar la inversión del sector privado en investigación, garantizar masa crítica al sumar los actuales esfuerzos (fragmentados), y promover una gestión de programas efectiva y eficaz, con una mayor vinculación entre investigación y necesidades del mercado.  

El hecho de que la “Estrategia Espacial para Europa” estableciera en octubre pasado como objetivo claro el “analizar nuevos enfoques para impulsar las inversiones y alianzas del sector privado con la industria” es por ello muy positivo, y encaja con la ambición expresada por el Parlamento Europeo a través de este proyecto piloto.    

Pasar de las palabras a los hechos

Ahora ha llegado el momento de convertir esas ambiciones en resultados tangibles. Construir consensos entre todas las partes interesadas es un primer factor necesario de éxito para seguir avanzando.

En el caso del espacio, el mayor espectro posible de proveedores de tecnología (desde las contratistas industriales principales hasta las pequeñas y medianas empresas), quienes apoyan al sector tecnológico (la UE, la Agencia Espacial Europea, ESA, la organización europea para la explotación de satélites meteorológicos, Eumetsat, los programas nacionales o los clientes comerciales) deberían formar parte de las reflexiones estratégicas en torno a las JTI.   

Esos debates en profundidad son vitales para desmitificar el concepto de JTI, que sigue siendo muy desconocido: demasiado a menudo por ejemplo, oímos que los programas de las JTI excluirían la participación de las autoridades públicas, lo cual no es exacto.  

Las JTI, un buen instrumento de trabajo

Este instrumento proporciona las mismas oportunidades para la investigación cofinanciada que las que hoy en día ofrece el habitual Programa Marco. Además, al tiempo que se pondría el énfasis en una investigación mucho más cercana a las necesidades del mercado, ello no impediría que se cubriera por  completo la escala TRL (Tecnology Readiness Level – Nivel de Madurez Tecnológica), permitiendo por ello la participación de establecimientos tecnológicos y de organizaciones tecnológicas y de investigación.

Una JTI para el espacio no tendría por objeto dejar al margen a las agencias espaciales nacionales o a la ESA, que poseen un legado incontestable en el terreno de la investigación y el desarrollo espacial en Europa.

Se deberían analizar varias alternativas, para dar a esos actores plena visibilidad en los planes tecnológicos y en su implementación, y permitirles que sean capaces de dar sus puntos de vista sobre desafíos y prioridades: por ejemplo mediante la creación de un “consejo asesor” ad hoc  en las futuras JTI.

Estos próximos debates deberían formar parte esencial de un análisis más amplio sobre el noveno Programa Marco de Investigación e Innovación (Framework Programme on Research and Innovation, FP9), e integrar la estructura de su acción específica en materia espacial.      

El Parlamento Europeo, vigilante ante el nuevo Programa Marco

A partir de ese enfoque, el Parlamento Europeo estará especialmente atento para asegurarse de que el próximo Programa Marco se convierta en un vehículo aún más apropiado para lograr la óptima continuidad de las acciones, desde la investigación a la innovación, en beneficio de la competitividad del sector espacial europeo y de la autonomía de nuestro continente en el espacio.

Para saber más:

► Agencia Espacial Europea (ESA)

Estrategia Espacial para Europa (Comisión Europea) 

El sistema europeo de geoposicionamiento por satélite Galileo (Comisión Europea)

Versión española: Fernando Heller

Ideas

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.