Euroefe
 
Euractiv

El libro frente a los retos de un nuevo tiempo

IDEAS | 21 de abril de 2017

Unos niños leyendo, en una imagen de archivo. (Foto: EU Read)

El próximo domingo 23 de abril se celebra el Día Mundial del Libro, un momento festivo que debe hacernos recordar la importancia crucial de proteger adecuadamente los derechos de autor, según asegura Dimitri Barua, portavoz de la Comisión Europea en España, en una tribuna para EuroEFE.  

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.euractiv.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EurActiv ni a EFE).

Este 23 de abril se conmemora el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. No es casualidad que ambos elementos estén vinculados en una misma fecha, puesto que la mejor manera de cuidar el libro y el mercado editorial como base fundamental de la cultura, es precisamente mediante la adecuada protección de los derechos de autor, al mismo tiempo que fomenta el acceso a la cultura en general, y al libro en particular.

Estos dos retos son especialmente importantes si se tiene en cuenta la revolución digital en el sector del libro y educativo. El crecimiento del libro electrónico ha cambiado la forma en que el usuario se acerca a los contenidos literarios, a la vez que la digitalización de los contenidos tiene un profundo impacto en el sector educativo.

Medidas de la Comisión Europea

Las campañas de sensibilización contra la piratería o para el fomento de la lectura son necesarias, sin duda, pero no suficientes. La Comisión Europea ha entendido que es necesario poner en marcha, en el marco del mercado digital único como una de las prioridades del Presidente Juncker, un amplio abanico de medidas que tienen como misión la modernización de la normativa de derechos de autor y su adaptación a la era digital.

Entre otras acciones destacan dos propuestas legislativas: la del Reglamento Europeo para la portabilidad de los contenidos en línea dentro del espacio de la UE con independencia del país donde se encuentre el usuario, y la Directiva sobre derechos de autor en el mercado único y que introduce nuevas oportunidades para el uso de obras sujetas a derecho de autor en el ámbito de la educación o la investigación, o la propuesta del pasado mes de diciembre para permitir a los Estados miembros reducir los tipos de IVA aplicados a las publicaciones digitales, como los libros electrónicos y los periódicos en línea.    

No se trata solamente de crear un marco legal y fiscal adaptado para el sector cultural y educativo en la era digital.

Europa también invierte en la industria creativa, permitiendo así dar una salida a los artistas, a los escritores…: así, por ejemplo, el Fondo Europeo de Inversiones y la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA), han firmado un acuerdo pionero en toda la Unión Europea que espera beneficie a 1 000 pymes españolas de los sectores cultural y creativo (de los sectores de la edición, del cine, del teatro, la música… ) en los próximos dos años.

Aprovechar el potencial de la era digital

Hay que apoyar a todos aquellos que quieren utilizar el potencial de la nueva era digital para hacer llegar la cultura y los materiales educativos al mayor número de personas.

A través del ´Plan de Inversiones para la Unión Europea´ (el Plan Juncker) se financian iniciativas innovadoras como la de la empresa murciana Odilo, que, a través de un modelo de préstamo digital, fomenta la lectura y permite modernizar un sector clave no solo para la economía sino para el acceso de los ciudadanos a la cultura combatiendo, además, la vulneración de los derechos de autor.  La transformación digital de las bibliotecas de los colegios así como el acceso de los alumnos a libros electrónicos es un punto estratégico para fomentar la lectura, y facilitará el acceso de las familias a los libros.

El fomento de la lectura, la protección de los derechos de autor y el apoyo a la transformación digital y el acceso a los libros por parte de los ciudadanos son objetivos compartidos por las instituciones europeas y la Comisión Europea en particular. Por ello, las inversiones públicas en innovación como el Plan Juncker o las iniciativas legislativas mencionadas son formas eficaces para ir alcanzando estos objetivos de manera progresiva.

Celebremos así el día del libro. 

Para saber más:

Comisión Europea en España

Ideas

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.