18 de octubre de 2017
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

Derrotar al yihadismo: hacia un islam compatible con los valores europeos

 El vicepresidente del Parlamento Europeo Ramón Luis Valcárcel, durante una entrevista hoy con Efe, el 7 de marzo de 2017. EFE

El vicepresidente del Parlamento Europeo Ramón Luis Valcárcel, durante una entrevista hoy con Efe, el 7 de marzo de 2017. EFE

Los gobiernos combaten el terrorismo yihadista con más éxito que fracaso,  a la vez que los políticos lanzamos ambiciosas ideas para prevenir futuros ataques. Aun así, no siempre es suficiente. Se necesita una voluntad real, tanto por parte de los representantes públicos como de la comunidad islámica para poner fin a la barbarie. Y esta voluntad, si quiere dar resultado, debe tener dimensión europea, reflexiona el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Luis Valcárcel, en un artículo distribuido por la agencia EFE en su nuevo servicio Firmas, que cuenta con aportaciones de articulistas y personalidades de relieve mundial. 

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)

Las tácticas que los terroristas usan para causarnos dolor van perdiendo efectividad, pero las tentativas se multiplican. Y el miedo, aunque preferimos no admitirlo para poder seguir adelante, se deja sentir en los mercadillos de Berlín, las playas del Mediterráneo o las salas de conciertos más populares de Francia y Reino Unido. Los musulmanes gritan "no en nuestro nombre", pero ya no es suficiente. Los gobiernos combaten el terrorismo con más éxito que fracaso -tal es el caso de España-, a la vez que los políticos lanzamos ambiciosas ideas para prevenir futuros ataques. Aun así, no siempre es suficiente. Se necesita una voluntad real, tanto por parte de los representantes públicos como de la comunidad islámica para poner fin a la barbarie. Y esta voluntad, si quiere dar resultado, debe tener dimensión europea.

Todos coincidimos en que el terrorismo yihadista es un fenómeno transnacional y, por lo tanto, sólo puede combatirse con eficacia a nivel europeo. Sabemos, además, que el enfoque ha de sustentarse en los pilares combinados de la integración, la prevención y la actuación decidida contra los asesinos, consumados y en potencia. Y hoy, como ocurre después de cada ataque, desgraciadamente sabemos una cosa más: que el factor humano sigue pesando a la hora de que un individuo o un grupo se decidan a matar.

Radicalizadores y radicalizados, adoctrinadores y adoctrinados

El factor humano es, de hecho, uno de los elementos a los que investigadores del Real Instituto Elcano han devuelto la atención. Señalando, con acierto, los dos factores que explican la radicalización en España, han puesto de relieve que el proceso se desarrolla cara a cara en la mayoría de los casos, entrando en contacto con agentes radicalizadores, y en menor medida a través de internet. Además, han señalado como segundo factor la existencia de lazos sociales previos con otros individuos radicalizados, tales como combatientes retornados de Siria e Irak o detenidos y condenados por actividades relacionadas con el terrorismo.

Entre los principales agentes de radicalización destacan las figuras religiosas, los amigos y los familiares. Si bien es más difícil penetrar en los vínculos afectivos, desde las administraciones públicas es posible, y urgente, colmar las lagunas que existen en el marco que regula la enseñanza de la fe islámica.

Desde los atentados en Cataluña se escucha con mayor claridad la voz de las propias asociaciones islámicas, que reclaman la elaboración de un censo nacional de imanes y la reglamentación de su proceso formativo. Ambas son tareas que hay que abordar de manera prioritaria. Hacerlo en España es un primer paso, pero lo realmente necesario es trabajar en ello a nivel europeo, logrando unificar criterios y mejorando las redes de transmisión de información. De lo contrario, la historia del falso imán que es prácticamente expulsado de Vilvoorde (Bélgica) y, sin embargo, acogido en Ripoll (España) podría repetirse en cualquier momento.

La primera propuesta es simple: configurar un listado exhaustivo de quienes predican en las mezquitas, especialmente en las de menor tamaño y en los lugares donde, sin estar catalogados, se sigue una religión no normalizada. Luego, ir actualizando dicho listado a nivel europeo conforme vayan produciéndose cambios preocupantes en las pautas de enseñanza o en las relaciones de los líderes religiosos con las diferentes comunidades locales.

La segunda es doble: la formación de los imanes debe tener lugar en territorio europeo y debe serlo tanto en teología como en ciencias sociales y humanísticas. Esto quiere decir que el currículo ha de ser reglado, diseñado en cumplimiento con las normas educativas y religiosas establecidas en la Unión Europea. También, que la actividad profesional que se ejerza una vez completada la etapa formativa debe respetar los principios básicos que regulan la vida pública. En consecuencia, el conocimiento de y el respeto por la lengua, la historia, la cultura y los valores de la sociedad comunitaria deben ser condiciones sine qua non para cualquier individuo que quiera ejercer como imán dentro de la Unión.

Y no menos importante es el factor de la integración cultural. Hasta ahora, en muchos lugares de Europa ha intentado calar, asentarse, un islam (de inspiración económica) saudí, qatarí o marroquí. De aquí en adelante, debemos avanzar hacia un islam europeo, compatible con los valores de los que emanan las normas que rigen en los 28 Estados miembros. Así lo reclaman los propios musulmanes de buena voluntad y así se garantizará la convivencia pacífica en las próximas décadas.

Si el afrodisíaco del yihadismo es la versión salafista del islam, la vacuna contra el radicalismo violento ha de ser su versión más integradora y tolerante. Un joven que esté buscando su identidad religiosa corre el peligro de recurrir a internet -que es precisamente donde DAESH difunde su propaganda de odio- si no la encuentra en los centros de enseñanza o en su familia. Y es precisamente en el seno familiar en el que los niños y jóvenes musulmanes mejor pueden aprender dónde acaba el islam y dónde comienza el extremismo destructivo.

En Europa lleva décadas brotando un cierto islamismo (minoritario, pero con alarmante poder destructivo) que se ha aprovechado de un vacío normativo para derivar, dentro de ciertos grupos, hacia el radicalismo. Es tiempo de abonar el terreno para que cualquier tendencia hacia éste se vea acorralada por un islam pacífico, un islam verdaderamente europeo, y por lo tanto respetuoso con nuestras costumbres, con nuestros valores y con nuestro modelo de vida en libertad.

El propósito del terrorismo de inspiración salafista es enfrentarnos a los miembros musulmanes de nuestra comunidad, y no debe conseguirlo. Al contrario: en lugar de alimentar la fractura social que persigue, responderemos exigiendo a nuestros musulmanes que colaboren con su sociedad, con la sociedad a la que pertenecen, que es la europea. Porque sólo destruyendo el fenómeno desde dentro, y sólo permaneciendo unidos, tanto dentro de nuestras comunidades como en el marco de la Unión Europea, conseguiremos derrotar al yihadismo.

La lucha antiterrorista debe extenderse a los pueblos

Europa lleva décadas luchando contra el terrorismo: ETA, IRA y tantas otras siglas que no significan sino muerte y dolor. A lo largo de su existencia, todas las bandas asesinas han abrazado innovaciones en sus estrategias para burlar los controles que las instituciones democráticas iban endureciendo con objeto de proteger a la ciudadanía. Sin embargo, ninguna lo ha hecho tan rápido como la diáspora de acólitos de DAESH, Al Qaeda y demás organizaciones sanguinarias de inspiración salafista.

El yihadismo ha encontrado en los cambios de táctica su mejor arma. Si antes llamaba a construir un califato global desde los terrenos sometidos en Siria e Irak, ahora ha pasado -por el propio fracaso de esta empresa- a alentar la violencia en el seno de las sociedades libres y abiertas. De la misma manera, si los planes mortíferos que diseña en las ciudades han sido frustrados por las redes de vigilancia que operan en las áreas metropolitanas, ahora impulsa una suerte de éxodo rural y envía a sus agentes radicalizadores a maquinar en aquellas zonas en las que la presión policial parece no ser tan fuerte.

Los pequeños municipios importan tanto o más que las grandes urbes

Para las administraciones públicas es todo un reto tener que cambiar de parámetros al frenético ritmo al que lo hace la actividad yihadista. Un reto que se aborda en base a exhaustivos análisis de expertos. Gracias a su trabajo, el factor humano ha vuelto recientemente a la línea prioritaria de actuación, por encima del digital. No hay indicios, por ejemplo, de que los terroristas de Barcelona y Cambrils se radicalizaran a través de internet, pero está probado que lo hicieron alentados por un autoproclamado imán con el que se reunían asiduamente.

Algo parecido ocurre ahora con la dimensión geográfica del enfoque. En los últimos años, los esfuerzos contra la radicalización se habrían centrado en las grandes metrópolis, puesto que la acuciante realidad así lo ha ido demandando. Pero, tristemente, la importancia de actuar en los municipios pequeños se ha convertido en asunto de urgencia tras los atentados de Cataluña, cuyos autores se radicalizaron en una localidad de poco más de 10.000 habitantes.

Urge, por tanto, profundizar en la perspectiva local. Especialmente, tras haberse conocido que el porcentaje de municipios españoles que aplica el Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta -imprescindible para detectar y neutralizar focos de potencial yihadismo-, es ínfimo. Esto resulta ciertamente preocupante porque, como argumentaba en mi anterior artículo ("Hacia un islam compatible con los valores europeos"), las familias son las primeras que pueden detectar tendencias radicales y evitar que alguno de sus miembros abrace la ideología yihadista. Seguidamente, entran en juego los vecinos, los agentes sociales que actúan a nivel local y la "policía de proximidad". La necesidad de mejorar la aplicación de la política antiterrorista en municipios que, por su tamaño, ofrecen a los asesinos la flexibilidad que necesitan para burlar los controles, se antoja pues extraordinaria.

Al mismo tiempo, es preciso entender que el flujo de información no ha de ser unidireccional, sino bidireccional. Una comunidad local y, más aún, sus miembros musulmanes, deben ser los que informen a las fuerzas de seguridad de posibles signos de radicalización. También, los cuerpos de vigilancia tienen que poner a las asociaciones religiosas y vecinales al corriente de la peligrosidad de radicales que intenten integrarse en ellas. Esto fue lo primero que reclamó el colectivo musulmán de Ripoll tras conocer el papel de su imán en los atentados del 17 de agosto. La relación debe forjarse en la confianza mutua.

Aprovechar al máximo todas las posibilidades de cooperación

Debido a la velocidad a la que evoluciona el terrorismo de hoy, una prioridad ha ido sobreponiéndose a otra. El foco de la lucha antiterrorista ha tenido que ir cambiando tan pronto como lo han hecho los patrones de radicalización. En el seno de la Unión Europea hubo que abordar, primero, el control de los combatientes europeos que viajaban a Siria e Irak; y se aprobó -no sin esfuerzo en el Parlamento Europeo- la directiva PNR, que obliga a las aerolíneas a entregar a las autoridades los datos de todos los pasajeros que entran y salen de la UE. Después, se trabajó intensamente para bloquear las vías de financiación yihadista, así como los sistemas digitales por los que fluye la propaganda de DAESH.

Aún queda mucho por hacer, pero no es poco lo que se ha logrado. De hecho, los asesinos de Cataluña no fueron capaces de conseguir armas de fuego precisamente porque las medidas tomadas a nivel europeo han ido demostrándose eficaces. Sin embargo, hoy cabe avanzar en la armonización de los estándares que se han establecido en los distintos países para detectar signos de radicalización. Porque de poco sirve que España actúe en base a unos criterios cuando Francia o Reino Unido elaboran su catálogo de potenciales terroristas de acuerdo a otros distintos.

De igual manera, debemos aprovechar las oportunidades que ofrecen los avances tecnológicos para mejorar la coordinación dentro de la Unión Europea y entre los diferentes niveles de la administración pública, implicando especialmente a las autoridades locales. Para colmar lagunas, ni siquiera sería preciso ceder soberanía en materia de seguridad nacional: bastaría con unificar los criterios dentro del Sistema de Información de Schengen.

Al mismo tiempo, y puesto que el propio éxito de los nuevos controles acelera cambios en las camaleónicas células yihadistas, debemos emplearnos a fondo en la capacidad de anticipación. Si el terrorismo apuesta por células pequeñas, conformadas lejos de las redes de vigilancia de las grandes ciudades, "volveremos" al pueblo. Los terroristas no encontrarán paraíso en la barbarie, pero tampoco refugio en los lugares más recónditos de nuestras regiones. En ninguna de ellas. Porque, trabajando juntos, en todas les venceremos. 

 

Histórico de noticias
El reto de hacer sentir a todos los europeos que su voz cuenta

"Hoy nos encontramos en un tiempo nuevo en el que el "brexit", lejos de dividir, ha hecho posible una unión sin precedentes entre 27 países, que abre la...

El Parlamento Europeo sin Reino Unido

El eurodiputado socialista Ramón Jáuregui (PSOE/S&D ), reflexiona en esta tribuna para EuroEFE sobre cómo quedará conformado el futuro Parlamento Europeo...

Un "sello notarial de conformidad" para aumentar la confianza de los consumidores en el Mercado Único Digital

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, presentó el 6 de mayo de 2015 como objetivo “estratégico” de su mandato la creación de un Mercado...

Diez años de Bolonia en España

Hay que consolidar la construcción de auténticos modelos formativos que fomenten el crecimiento de los estudiantes técnica y personalmente, respaldados con...

Macron y su reforma europea

El presidente Emmanuel Macron, asume, una vez más, que Francia es uno de los motores fundamentales de la construcción europea y viene a coger el relevo de...

Derrotar al yihadismo: hacia un islam compatible con los valores europeos

Los gobiernos combaten el terrorismo yihadista con más éxito que fracaso,  a la vez que los políticos lanzamos ambiciosas ideas para prevenir futuros...

Europa tiene que luchar contra la dictadura venezolana

El mundo no puede cerrar los ojos sobre lo que sucede en Venezuela. Tenemos que tener el coraje de tomar decisiones para favorecer el cambio hacia la...

Por una Europa de los valores

Soplan nuevos vientos para la UE. El Brexit quedó atrás y Jean-Claude Juncker lanzó el órdago de un proyecto europeo con una Europa más unida, fuerte y...

Su nombre es democracia

Todos iguales dentro de la ley. Nada ni nadie fuera de ella. Viviendo la libertad con tolerancia. Atentos a las normas. Consecuentes con nuestros actos. Los...

El sexto escenario de Juncker ya existe: ¡una Europa sostenible!

En marzo pasado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pergeñó cinco escenarios para el futuro de Europa, los cuales podrían resumirse...

La comunicación, el gran talón de Aquiles de la integración europea

El Libro Blanco de la Comisión Europea sobre el Futuro de Europa es la "triste confirmación" de la ausencia de una visión de futuro y de falta de liderazgo,...

Escándalo del Fipronil: ¿Por qué tenemos que seguir usando esas sustancias tóxicas?

La reciente retirada del mercado europeo de millones de huevos contaminados con el insecticida prohibido Fipronil en Países Bajos y Bélgica, debería hacer...

Las normas de contabilidad forestal ponen en entredicho la credibilidad de la UE en el ámbito climático

La mitigación forestal debe medirse por un método científicamente objetivo, sin permitir que los países oculten las repercusiones de sus políticas que...

A la UE no le preocupan los derechos humanos en Irán

Convendría preguntar a la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, cómo sigue manteniendo relaciones políticas con funcionarios...

Estrasburgo: de símbolo de paz a símbolo del despilfarro

Como diputados al Parlamento Europeo nos enfrentamos una y otra vez a la misma pregunta: ¿por qué aceptar el sinsentido de trasladar cada mes el Parlamento...

El Derecho de la Unión Europea al servicio de los ciudadanos

La protección de los consumidores en el entorno digital y el traslado de sede social en la Unión Europea son los dos ejes sobre los que girará el 4º...

España, Alemania, Francia e Italia avanzan en la Europa de la defensa

Madrid (EuroEFE).- El compromiso por afianzar y profundizar el concepto de defensa europea alcanzado en la reunión celebrada el pasado 13 de julio en París...

La UE endurece las normas contra el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo y la evasión fiscal

La comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Věra Jourová , alerta de que el blanqueo de capitales provocaría la pérdida de entre un...

La Unión Europea reacciona

La Unión Europea (UE) recupera fuerza y dinamismo. Tras una etapa plagada de nubarrones, el bloque comunitario vuelve a ser un espacio “que protege”,...

El eurodiputado asturiano que soñó con elevar la moral de una UE en crisis

Bruselas (EuroEFE).- Detrás de la propuesta de la Unión Europea al premio Princesa de Asturias a la Concordia está la idea inicial de uno de los...

Kohl y Merkel, la historia de una emancipación

Ni la Alemania de hoy ni su actual líder, Angela Merkel, serían lo que son sin la figura de Helmut Kohl, el canciller que apadrinó políticamente a la que...

Noticias falsas: Europa no tienen un plan

En toda Europa, y en el resto del mundo, se habla casi todos los días de las noticias falsas (“fake news”).Pero ¿Cómo podemos combatirlas?  Los expertos...

May falla claramente en su intento por reforzar su poder

Las audacias en política se pagan muy, pero que muy caras, argumenta Pablo Martín de Santa Olalla Saludes , profesor de Relaciones Internacionales de la...

¿Por qué es importante la cooperación internacional al desarrollo?

La semana pasada, el presidente de EE.UU, Donald Trump, anunció su decisión de retirar a su país del Acuerdo de París. Ese anuncio forma parte de otros en...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información