17 de noviembre de 2017
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

La crisis existencial de Europa

 Foto de archivo del 1 de noviembre de 1988 del presidente francés Francois Mitterrand (izda), y el canciller alemán, Helmut Kohl (2º izda) recibiendo de manos del entonces alcalde de Aquisgrán, Kurt Malangré, la Orden de Carlomagno. EFE/M. F. Barriopedro/jgb

Foto de archivo del 1 de noviembre de 1988 del presidente francés Francois Mitterrand (izda), y el canciller alemán, Helmut Kohl (2º izda) recibiendo de manos del entonces alcalde de Aquisgrán, Kurt Malangré, la Orden de Carlomagno. EFE/M. F. Barriopedro/jgb

La última gran crisis financiera estuvo a punto de romper la Unión Europea, sumió a sus ciudadanos en un pesimismo profundo y alentó los populismos, que trataron de aprovechar la oportunidad para imponer su agenda desglobalizadora. Sin embargo, es probable que lo peor de esta crisis múltiple haya pasado: el populismo solo ha vencido en el mundo anglosajón con las victorias electorales del presidente estadounidense, Donald Trump, y el "brexit" en el Reino Unido, y previsiblemente la integración europea se reanude y se fortalezca, mantienen los autores del ensayo "La crisis existencial de Europa" (Deusto), César Molinas y Fernando Ramírez, que extractan para EuroEFE los planteamientos más destacados de su libro.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)

¿Es la Unión Europea el problema o la solución?

"La crisis existencial de Europa" es una reflexión sobre la célebre fotografía que figura en su cubierta: una imagen, tomada el 22 de septiembre de 1984, en la que el canciller alemán Helmut Kohl y el presidente francés François Mitterrand se daban la mano en Verdún, en un acto de homenaje a los muertos de ambos bandos en los diez meses que duró el sitio a dicha ciudad durante la Primera Guerra Mundial; acto cuyo simbolismo representaba también una forma de pasar página respecto a las tres sangrientas guerras francoalemanas, que tuvieron lugar en un siglo, y que suponía un gesto que cimentaba la paz y la estabilidad en Europa. La reflexión sobre dicha imagen combina muchos elementos de análisis histórico, económico, político, institucional, militar y filosófico.

La Unión Europea (UE) ha atravesado un largo período de desorientación que, en el contexto de la Gran Recesión, ha desembocado en lo que podríamos llamar una crisis existencial. Crece la sensación de que el mundo va a peor, salvo para un pequeño grupo de privilegiados y aprovechados, y de que los hijos de las actuales generaciones activas no serán capaces de mantener el nivel de vida de sus padres.

El malestar social es difuso, en el sentido que resulta difícil de definir con precisión, pero es muy intenso. Los síntomas de rechazo surgen por doquier: el fenómeno Trump en Estados Unidos; el auge de los independentismos escocés y catalán; las derrotas gubernamentales en el referéndum del "brexit", en el referéndum antieuropeo en Hungría y en el referéndum de la reforma constitucional italiana; el auge de los populismos y la xenofobia en la gran mayoría de los países desarrollados; y la búsqueda de cabezas de turco en quienes descargar todas las culpas. Escocia culpa a Londres; Cataluña, a Madrid; Inglaterra, a la UE y a los inmigrantes.

A pesar del progreso vertiginoso, no todo el mundo se siente ganador. La globalización ha sido beneficiosa para todos los países, pero, dentro de cada país, especialmente en los más ricos, ha tenido ganadores y perdedores.

El actual episodio de pesimismo, extendido en Occidente, tiene sus raíces en este sesgo hacia la negatividad que ha facilitado la supervivencia de la especie humana, y aunque tiene características singulares, también tiene paralelismos con lo ocurrido en anteriores ocasiones históricas.

La legitimidad como sentimiento de pertenencia

La UE es una nueva realidad política que no contradice, sino que complementa, la de los Estados miembros. La UE no trata de hacer aflorar un nuevo nacionalismo, sino una identidad europea que no se contraponga a otros sentimientos identitarios que puedan tener los ciudadanos, tanto a nivel nacional, regional, o municipal como deportivo.

Las identidades múltiples no sólo son posibles, sino convenientes y deseables en cuanto contribuyen de manera muy importante a la formación, enriquecimiento moral y madurez de las personas.

El auge de los populismos: causas y consecuencias

Con la excepción de Francia, los países de la UE acostumbran a tener cada uno una forma dominante de populismo, sea este de izquierdas o de derechas. Los populismos de izquierdas movilizados por la defensa del Estado del Bienestar quieren reformar la UE, no destruirla, y se concentran en los países del sur de Europa. Por su parte, los populismos de derechas quieren abandonar la UE y se concentran en los países del norte.

Hoy día, los populismos han triunfado en el mundo anglosajón y en países como Polonia y Hungría; en los países clave de la UE —Francia y Alemania—, parecen lejos de representar una amenaza seria. Pero es pronto para decir que la tendencia a la polarización del voto hacia los extremos en detrimento del centro político se ha detenido.

A principios de la década de 1980, la suma de los votos de centroizquierda y centroderecha en los países desarrollados era de casi el 70 por ciento. En este contexto, los votantes de la UE partidarios de una unión cada vez más estrecha, conseguida siguiendo los patrones que nos han llevado hasta el presente, van disminuyendo frente al alza de los populismos euroescépticos.

El sentimiento nacionalista crece a costa de la convicción europeísta, y aumentan los líderes que piensan que perder soberanía frente a Bruselas no es algo que convenga a sus intereses políticos particulares.

El "brexit" y la legitimidad de la Unión Europea

Es la primera vez que un Estado miembro toma la grave decisión de abandonar la UE. Es cierto que el Reino Unido fue, desde su acceso al empeño europeo en 1973, el país menos integrado de todos sus miembros. En todas las grandes decisiones que implicaban una mayor integración política, el Reino Unido decidió siempre quedar al margen. Tan solo estuvo interesado (y mucho) en el mercado único.

Pero nada empujaba a los británicos a salir de la UE. ¿Por qué lo han hecho? La respuesta está en el análisis de la legitimidad que hemos desarrollado. Desde tiempo inmemorial, los británicos han hecho de la soberanía nacional una cuestión previa a cualquier otra.

El rey de Inglaterra Enrique VIII, muy aficionado al “matrimonio serial”, rompió con la Iglesia católica por una cuestión de soberanía. Él era el soberano, y ninguna potencia extranjera -la representada por el papa, por ejemplo- podía condicionarle en nada.

El matrimonio de un rey es una cuestión de Estado y, como tal, nadie puede interferir en ella por encima de la voluntad del soberano. La Iglesia de Inglaterra, cuyo jefe es el rey, fue creada precisamente para evitar ese conflicto de soberanía. Podría decirse que ése fue, en pleno siglo XVI, el primer "brexit". Asistimos ahora al segundo.

El coste de la no-Europa: ¿qué está en juego?

Una ruptura total de la UE requiere una ruptura total entre Francia y Alemania, probablemente en el marco de un clima de relaciones prebélico. En cualquier otro escenario, es un suceso muy improbable. Francia y Alemania parecen haber aprendido las lecciones de la historia, pero ¿es una ruptura total de la UE totalmente inimaginable? Pues no lo es, como las recientes elecciones presidenciales francesas de mayo de 2017 se han encargado de mostrar. La opción populista liderada por Le Pen consiguió un 36 por ciento de los votos en la elección binaria de la segunda vuelta con un programa abiertamente antieuropeo y subliminalmente antialemán. No es inimaginable una victoria del Frente Nacional francés en las próximas elecciones presidenciales de 2023, pero hoy día esto parece poco probable.

La desaparición de la UE tendría una infinidad de consecuencias negativas sobre la vida cotidiana de los europeos. He aquí unos pocos ejemplos:

-Los ciudadanos de un país cualquiera de la UE serían automáticamente considerados como extranjeros en todos demás países de Europa. No tendrían derecho a residencia, a trabajar, a la sanidad pública o a que les computen los años trabajados allí a efectos de pensiones en su país de origen.

-La sustitución del mercado único europeo por 27 mercados nacionales fragmentados provocaría, al disminuir la competencia, sustanciales aumentos de precios y disminuciones del poder adquisitivo de los trabajadores.

-También por el lado de la producción habría importantes aumentos de costes al descoyuntarse las actuales cadenas productivas paneuropeas. Ello redundaría en más pérdidas del poder adquisitivo de los consumidores.

-La pérdida de la ciudadanía europea dejaría a los ciudadanos nacionales sin el recurso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que es un recurso importantísimo, especialmente en aquellos países que tienen un Estado de derecho más débil.

-Inevitablemente, la trasposición de la normativa comunitaria a 27 cuerpos legislativos nacionales, un proceso de años, aumentaría la heterogeneidad e inconsistencia de las legislaciones nacionales, con los aumentos de costes de transacción correspondientes.

Todo ello sin haber entrado en los grandes problemas que plantearía la desaparición de la UE, los cuales, a nuestro juicio, surgirían de la desaparición del euro, de la la relevancia política de Europa en el mundo y de la posibilidad de articular políticas de seguridad y de defensa eficaces.

Los autores 

César Molinas es economista y consultor. Licenciado en Matemáticas, doctor en Económicas por la Universidad de Barcelona y master en Econometría y Matemáticas Económicas por la London School of Economics, fue socio fundador de la consultora Multa Paucis y director de gestión de Merrill Lynch durante siete años. Además, ha desempeñado, entre otros cargos, el de director general de planificación en el Ministerio de Economía y Hacienda, y el de director de análisis económico en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Es coautor de libros sobre economía como La inversión en España. Econometría con restricciones de equilibrio (Antoni Bosch 1990), La España posible: Tres ensayos para un nuevo regeneracionismo y una reflexión sobre el poder (Península 2015) o Poner fin al desempleo (junto con Pilar García Perea, Deusto 2016), y es autor de Qué hacer con España: del capitalismo castizo a la refundación de un país (Destino 2013). Colabora a menudo con medios de comunicación como El País o Expansión.

Fernando Ramírez Mazarredo es economista. Fue socio internacional de Arthur Andersen, asesor del director general de inspección del Banco de España y participó en la creación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), primero como consejero y después vicepresidente. Posteriormente se incorporó a La Caixa, donde fue director general adjunto, y más tarde ejerció como director financiero de Repsol. En la actualidad, es consultor de gestión estratégica y financiera.

 

Histórico de noticias
Desde el paraíso, con evasión

La evasión fiscal supone a la Unión Europea pérdidas de un billón de euros cada año, una cantidad "que muy injustamente pagan los ciudadanos de a pie". Por...

Trump y Europa: diez meses turbulentos

Diez meses han sido suficientes para Donald Trump para tensar las relaciones entre la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos. Además de sus declaraciones...

La crisis existencial de Europa

La última gran crisis financiera estuvo a punto de romper la Unión Europea, sumió a sus ciudadanos en un pesimismo profundo y alentó los populismos, que...

El proyecto europeo, a propósito de nuevas narrativas

Los procesos de comunicación de las instituciones han fallado y, por ende, la reputación de las mismas vive horas bajas, pero es preciso evitar la demagogia...

El gran desafío de las pensiones

España tiene un problema muy serio con su sistema de pensiones. Es el décimo país más envejecido del mundo, de acuerdo con los datos de la División de...

El reto de hacer sentir a todos los europeos que su voz cuenta

"Hoy nos encontramos en un tiempo nuevo en el que el "brexit", lejos de dividir, ha hecho posible una unión sin precedentes entre 27 países, que abre la...

El Parlamento Europeo sin Reino Unido

El eurodiputado socialista Ramón Jáuregui (PSOE/S&D ), reflexiona en esta tribuna para EuroEFE sobre cómo quedará conformado el futuro Parlamento Europeo...

Un "sello notarial de conformidad" para aumentar la confianza de los consumidores en el Mercado Único Digital

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, presentó el 6 de mayo de 2015 como objetivo “estratégico” de su mandato la creación de un Mercado...

Diez años de Bolonia en España

Hay que consolidar la construcción de auténticos modelos formativos que fomenten el crecimiento de los estudiantes técnica y personalmente, respaldados con...

Macron y su reforma europea

El presidente Emmanuel Macron, asume, una vez más, que Francia es uno de los motores fundamentales de la construcción europea y viene a coger el relevo de...

Derrotar al yihadismo: hacia un islam compatible con los valores europeos

Los gobiernos combaten el terrorismo yihadista con más éxito que fracaso,  a la vez que los políticos lanzamos ambiciosas ideas para prevenir futuros...

Europa tiene que luchar contra la dictadura venezolana

El mundo no puede cerrar los ojos sobre lo que sucede en Venezuela. Tenemos que tener el coraje de tomar decisiones para favorecer el cambio hacia la...

Por una Europa de los valores

Soplan nuevos vientos para la UE. El Brexit quedó atrás y Jean-Claude Juncker lanzó el órdago de un proyecto europeo con una Europa más unida, fuerte y...

Su nombre es democracia

Todos iguales dentro de la ley. Nada ni nadie fuera de ella. Viviendo la libertad con tolerancia. Atentos a las normas. Consecuentes con nuestros actos. Los...

El sexto escenario de Juncker ya existe: ¡una Europa sostenible!

En marzo pasado, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pergeñó cinco escenarios para el futuro de Europa, los cuales podrían resumirse...

La comunicación, el gran talón de Aquiles de la integración europea

El Libro Blanco de la Comisión Europea sobre el Futuro de Europa es la "triste confirmación" de la ausencia de una visión de futuro y de falta de liderazgo,...

Escándalo del Fipronil: ¿Por qué tenemos que seguir usando esas sustancias tóxicas?

La reciente retirada del mercado europeo de millones de huevos contaminados con el insecticida prohibido Fipronil en Países Bajos y Bélgica, debería hacer...

Las normas de contabilidad forestal ponen en entredicho la credibilidad de la UE en el ámbito climático

La mitigación forestal debe medirse por un método científicamente objetivo, sin permitir que los países oculten las repercusiones de sus políticas que...

A la UE no le preocupan los derechos humanos en Irán

Convendría preguntar a la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, cómo sigue manteniendo relaciones políticas con funcionarios...

Estrasburgo: de símbolo de paz a símbolo del despilfarro

Como diputados al Parlamento Europeo nos enfrentamos una y otra vez a la misma pregunta: ¿por qué aceptar el sinsentido de trasladar cada mes el Parlamento...

El Derecho de la Unión Europea al servicio de los ciudadanos

La protección de los consumidores en el entorno digital y el traslado de sede social en la Unión Europea son los dos ejes sobre los que girará el 4º...

España, Alemania, Francia e Italia avanzan en la Europa de la defensa

Madrid (EuroEFE).- El compromiso por afianzar y profundizar el concepto de defensa europea alcanzado en la reunión celebrada el pasado 13 de julio en París...

La UE endurece las normas contra el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo y la evasión fiscal

La comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Věra Jourová , alerta de que el blanqueo de capitales provocaría la pérdida de entre un...

La Unión Europea reacciona

La Unión Europea (UE) recupera fuerza y dinamismo. Tras una etapa plagada de nubarrones, el bloque comunitario vuelve a ser un espacio “que protege”,...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información