21 de mayo de 2018
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

Descarbonizar Europa en 2040: ¿posibilidad real o utopía?

 Imagen de archivo que muestra la central energética de la compañía alemana de suministro energético RWE en Grevenbroich-Neurath (Alemania). (Foto: EFE/Federico Gambarini)

Imagen de archivo que muestra la central energética de la compañía alemana de suministro energético RWE en Grevenbroich-Neurath (Alemania). (Foto: EFE/Federico Gambarini)

Con los costes de la electricidad renovable a la baja, la UE debería incrementar sus objetivos para 2030, y apostar por una electricidad casi de cero carbono en 2040. Pero aunque la descarbonización es vital para Europa, tampoco será suficiente para conseguir una verdadera economía de cero carbono, según asegura Adair Turner, presidente de la Comisión para las Transiciones Energéticas (ETC, por sus siglas en inglés), en una tribuna que publica EURACTIV, socio de EFE.

La ETC amalgama a un grupo heterogéneo de expertos y activistas, cuyo objetivo es fomentar un cambio de cara a lograr un sistema bajo en carbono.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor, y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)

Europa aspira a liderar el camino para afrontar el cambio climático. La Unión Europea tiene previsto recortar sus emisiones en un 80% por debajo de los niveles de 1990 para 2050. Alemania se ha puesto un objetivo aún mayor: entre 80 y 95%. Pero con las emisiones de la UE en sólo un 22% por debajo de los niveles de 1990 en 2015, y con sólo el 27% en Alemania, los hechos desmienten las aspiraciones.

Eso, a pesar de que los costes de la electricidad renovable están ahora muy por debajo respecto a lo que gran parte de los analistas habría podido soñar hace apenas 10 años. Desde 2008, los costes de la energía eólica han caído cerca del 70%, los de la energía solar más del 80%, y los costes de las baterías se han reducido de manera similar.

En zonas geográficas especialmente favorables, como el norte de Chile, China occidental o en partes de México, se han logrado precios asombrosamente bajos para la electricidad de origen solar, actualmente por debajo de dos céntimos por kilovatio/hora.

En la menos soleada Europa del norte, los costes siempre serán mayores, pero un análisis realizado por la ETC muestra que para mediados de 2030, los sistemas de energía que son dependientes en un 90% o más de las renovables de forma intermitente podrían proporcionar electricidad a un precio por debajo de los actuales costes de generación de combustible fósil.

Debido a que las circunstancias económicas han cambiado, de igual manera deberían cambiar los objetivos de Europa. La UE debería ahora elevar su objetivo de 2030 para la energía renovable desde el actual 50%, y apostar por (lograr generar) para 2040 electricidad casi de cero carbono.

El reto de la electrificación de varios sectores

Además, (la UE) tendría que apostar por una rápida electrificación de las actividades económicas -en especial la calefacción de las viviendas y el transporte ligero- allí donde sea técnicamente posible y el atractivo económico esté claro.

Pero, al tiempo que la descarbonización de la energía es un (asunto) clave, ello no será suficiente para lograr las aspiraciones de Europa en 2050, empeñada por sí sola (en el esfuerzo) de lograr una genuina economía de cero carbono.

Para 2040, en Europa y en el resto del mundo, más del 60% del total de las emisiones podría provenir ya sea de las industrias pesadas como el acero, cemento o químicos, o de (la circulación) de camiones, tráfico naval y aviación, todo ellos sectores en los cuales la electrificación es mucho menos viable o podría ser más costosa.

Los planes actuales de Europa dicen relativamente poco sobre cómo descarbonizar esos sectores, de la misma manera que (poco aportan a eso) los planes nacionales, las “contribuciones a escala nacional”, que los países de todo el mundo enviaron en el marco del Acuerdo de París. Los planes para la descarbonización (y la generación) de electricidad renovable suelen ser a menudo poco ambiciosos, pero al menos normalmente son claros: los planes para otros sectores suelen ser demasiado difusos para ofrecer algún tipo de certidumbre sobre cómo y cuán rápido se puede avanzar.

Producciones de cero carbono en algunos sectores

En todos esos sectores sensibles existen caminos técnicamente posibles para la descarbonización. Los costes futuros de la electrificación de camiones son inciertos, pero el lanzamiento del (modelo de camión) Tesla Semi sugiere que es una opción totalmente posible.

El hidrógeno, ya sea utilizado en células de combustible o en motores de combustión interna, también es una opción clara (para usar) en camiones, y podría desempeñar un papel determinante en la descarbonización del transporte marítimo.

Y tal como afirma un informe reciente de la Agencia Internacional de la Energía, la reducción de los costes tanto para la electricidad renovable como para la electrólisis hará que el hidrógeno de cero carbono sea cada vez más barato.

Esto, a su vez, podría permitir una producción de acero sin carbono, con hidrógeno en lugar de con carbón de coque, utilizado como agente reductor: pero también es posible que el uso continuado de carbón de coque combinado con la captura y el almacenamiento de carbono (CCS, por sus siglas en inglés) pueda llegar a ser más barato. La electrificación de la calefacción podría reducir de manera sensible la intensidad de carbono en la producción de químicos.

La descarbonización total es técnicamente posible en la UE

La descarbonización total es por ello técnicamente posible, pero lograrla necesitará políticas mucho más firmes que las actuales.

Son necesarias políticas igualmente sólidas para rebajar los costes de otras tecnologías como las CCS. La reducción en los precios de las renovables probablemente hará que las CCS no lleguen a ser esenciales económicamente (en el sector energético), pero en sectores como el del cemento, seguramente tendrán que desempeñar un papel crucial.

La multiplicidad de opciones técnicas hacen de la fijación de precios del carbono un instrumento político vital. El Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la UE (RCDE - EU ETS), introducido como buque insignia de la política de la UE contra el cambio climático en 2006, de hecho casi no ha desempeñado papel alguno a la hora de impulsar la adopción de las renovables, ni para reducir costes, tanto debido a que el precio del carbono ha sido demasiado bajo para marcar la diferencia, como porque otras políticas más directas (entre ellas las subastas de precios fijos) han demostrado mayor eficacia.

Pero al fijar nuestra mirada en sectores en los cuales la elección óptima entre opciones tecnológicas alternativas no está clara, necesitamos claramente un precio del carbono al alza para generar así una búsqueda que esté impulsada por alternativas de mercado más baratas. Si la UE impone hoy un precio del carbono de 25 euros, con un aumento hasta 50 euros para 2030 y más elevado después, eso aumentaría drásticamente el ritmo de la descarbonización en los sectores más reacios (a esos esfuerzos en la reducción de emisiones por ejemplo).

La fijación de precios no es suficiente por sí sola

La fijación de precios del carbono por sí sola no es suficiente. Ni tampoco deberíamos centrarnos sólo en la descarbonización del suministro de energía y la producción de materiales, El creciente reciclado y reutilización también son fundamentales y en ningún lugar tan necesarios como en los plásticos.

Se calcula que hoy en día, la producción y el uso de plásticos alcanzan apenas un 2% del total de emisiones globales, pero ese porcentaje se incrementará drásticamente a medida que logramos avanzar en la energía descarbonizada.

Y a pesar de que la incineración de plásticos actualmente no genera un aumento de emisiones netas, si eso desplaza al uso de combustible fósil, tiene que reducirse paulatinamente para poder alcanzar una generación de energía de cero carbono.

Un cambio en las políticas es vital

Sin un cambio de costumbres y de políticas, los plásticos podrían alcanzar hasta el 30% de las emisiones totales en 2050.

Las emisiones de fin de vida de los plásticos deben por ello reducirse de manera drástica de cara a (lograr) una economía más circular. Eso necesitará cambios importantes en las prácticas comerciales de varias industrias, las cuales no se producirán sin una combinación de fijación de precios del carbono, la acción voluntaria por parte de la industria, y una sólida regulación.

La buena noticia es que las aspiraciones de Europa son sin lugar a dudas técnicamente posibles, cada vez más viables económicamente, y -si hay empeño en lograrlas- podrían crear múltiples oportunidades para que las empresas mejorasen sus ventajas competitivas y creasen más empleos.

Pero habría que aumentar ya sensiblemente los objetivos para la descarbonización de la energía, y habría que desarrollar planes claros, apoyados en políticas robustas, para los sectores más reticentes. Sin esas acciones, la brecha entre la noble aspiración y el magro y descorazonador avance persistirá.

Para saber más:

Régimen de comercio de derechos de emisión en la UE (Comisión Europea)

Versión española de esta tribuna: Fernando Heller/EuroEFE

Histórico de noticias
Eurovisión y Relaciones Internacionales: materia universitaria

El Festival de Eurovisión resulta un medio inigualable para poder analizar la evolución de la integración europea (incluso los signos de desintegración),...

Trump siembra tensión con Europa y Oriente Medio al rechazar el pacto de Irán

La decisión del presidente de EE.UU., Donald Trump, de retirar a su país del acuerdo nuclear con Irán ahonda la brecha entre su visión del mundo y la de sus...

BlockChain: la propuesta de la Comisión Europea para acabar con las Fake News

La tecnología tiene un inmenso poder, entendiendo por poder la “capacidad para hacer cosas”, escribe el profesor de Finanzas en ICADE Business School ,...

Por una política europea para las pymes inclusiva, coherente, eficaz y transversal

Motor de la economía europea y con un enorme potencial para contribuir a su desarrollo, las pequeñas y medianas empresas (pymes) tienen que cumplir con...

Lecciones extraídas de las políticas de austeridad en Europa

Actualmente, la Unión Europea (UE) experimenta una recuperación económica en todo su territorio y las positivas previsiones de la Comisión Europea (CE) para...

Más cohesión para una Europa mejor

A falta de pocas semanas para que, el próximo 2 de mayo, la Comisión Europea presente su propuesta sobre el nuevo marco presupuestario plurianual "post...

Del móvil a las urnas: qué pueden hacer los jóvenes por la democracia

En una tribuna para EuroEFE, Ramón Luis Valcárcel y Sylvie Guillaume, Vicepresidentes del Parlamento Europeo a cargo de la Política de información y...

Resultados electorales en Italia: ¿cómo impacta en el proceso de integración europea?

La mayoría de los italianos están convencidos de que una Italia fuera de la Unión Europea (UE) o del euro no tendría sentido y de que en todo caso el país...

Por un 8 de marzo sin sectarismo

"El feminismo necesita ampliar sus alianzas", sostiene la vicepresidenta de la subcomisión de Derechos Humanos en el Parlamento Europeo y eurodiputada del...

La Alemania europea que necesitamos

La Unión Europea necesita una Alemania estable para afrontar el decisivo año 2018, subraya el presidente del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación...

Elementos de reflexión sobre el Día Europeo de la Industria

Europa "puede y debe mejorar" si quiere seguir siendo competitiva en los campos de la industria y la innovación, reflexiona en un artículo para Euroefe el...

Jerome Powell: qué impacto puede tener su mandato para Europa

Apenas lleva Jerome Powell dos semanas en la presidencia de la Reserva Federal (FED) y ya hemos podido asistir a la mayor caída de la historia del Dow Jones...

"Blockchain": El futuro de Europa llega a través de España

 "Por una vez, el futuro ha llegado a Europa a través de España" en materia de "blockchains" (cadena de bloques) de acceso restringido, asegura en una...

España ganó más que nadie

España ha ganado "más que nadie" en el nuevo reparto de escaños en el Parlamento Europeo de cara a las próximas elecciones de mayo de 2019, subraya el...

"Foreign fighters" europeos, ¿"califato" o retorno?

Europa se enfrenta al retorno, por vías legales o ilegales, de individuos con una red ya establecida de contactos vinculados al yihadismo internacional, con...

Europa necesita una política alimentaria integral y sostenible

Nunca antes en la historia de Europa la seguridad y la calidad de los alimentos han sido tan elevadas como hoy en día. En Europa se producen más alimentos...

Insoportable incertidumbre en 2018

"La hora de la ciudadanía y de instituciones fuertes y dinámicas ha llegado, si la Unión Europea quiere pasar página a las barricadas del siglo XXI", afirma...

El compromiso necesario

"Basta de hipocresía. La Unión Europea no puede definirse a sí misma como un baluarte mundial en la adopción de políticas contra el cambio climático con...

Hacer posible el mayor ejercicio democrático del mundo

El Parlamento Europeo (PE) se enfrenta al "desafío" de movilizar al máximo número posible de los casi 400 millones de ciudadanos llamados a las urnas en...

Guerra, ampliación y estabilidad: Bulgaria como presidente de la UE y cumbre de los Balcanes Occidentales

La Cumbre de los Balcanes del próximo mes de marzo, bajo la presidencia de la Unión Europea (UE) de Bulgaria, puede constituir un buen momento en el que...

2018: fortalecer la política europea

El 2018 podría ser un año de “transición” entre el complicado y duro 2017, en el que la Unión Europea mostró de nuevo su capacidad y su valentía, y el 2019...

La política bioenergética de la UE no sólo daña al clima y los bosques, también está matando a los europeos

El debate sobre el impacto en la calidad del aire de quemar biomasa sólida ha sido constantemente ignorado por la Comisión Europea al revisar la política de...

Descarbonizar Europa en 2040: ¿posiblidad realidad o utopía?

Con los costes de la electricidad renovable a la baja, la UE debería incrementar sus objetivos para 2030, y apostar por una electricidad casi de cero...

Construir una agenda positiva para el Mediterráneo

Construir una agenda positiva para el Mediterráneo es crucial, y debe hacerse con determinación y convicción, según asegura el político y economista...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información