20 de julio de 2019
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

El colapso democrático está por llegar: ¿Cómo podemos evitarlo?

 Imagen de archivo del Congreso de los Diputados, en Madrid. EFE/EPA

Imagen de archivo del Congreso de los Diputados, en Madrid. EFE/EPA

El gran debate nacional en Francia (2019), la legalización del aborto impulsada por la Asamblea ciudadana irlandesa (2019), la creación de una asamblea ciudadana permanente asociada al parlamento de la Comunidad belga de habla alemana: es indiscutible; el diálogo entre ciudadanos y políticos ha avanzado a pasos de gigantes. Pero cabe preguntarse si esto bastará para que nuestras democracias recuperen su legitimidad, se preguntan Stephen Boucher, autor del Pequeño Manual de Creatividad Política – Cómo liberar la audacia colectiva y profesor en Sciences Po Paris, y Andrea Rodríguez Pérez, experta en comunicación, en esta tribuna para EuroEFE.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autora, y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)

Hoy en día, la “participación ciudadana” es necesaria e ineludible. Sin embargo, parece que no todos entienden del mismo modo la urgencia de esta última ni todas las implicaciones que conlleva a la hora de remodelar nuestras democracias.

Colapso democrático, una realidad no tan improbable…

Según el politólogo de Harvard Yascha Mounk, nuestros indicadores de salud democrática se han ido derrumbando en los últimos años, dejando entrever el posible colapso de nuestras democracias. Su análisis parte de tres preguntas claves: ¿Qué papel desempeñan los ciudadanos con respecto al mantenimiento de la democracia en sus países? ¿Estarían dispuestos a acogerse a sistemas de gobierno antidemocráticos como por ejemplo, regímenes militares? ¿Están los partidos y movimientos “anti-sistemas” ganando terreno?

A día de hoy, dichos indicadores apuntan - en palabras de Mounk, una posible “des-consolidación” democrática en países que a priori, están “democráticamente sanos”, como son los casos de Suecia o Gran Bretaña. Y no es de extrañar ya que la salud democrática de nuestros países se fue degradando en los últimos 15 años, pudiendo llegar, en algunos casos, como lo ilustran Venezuela o más recientemente Hungría, al colapso repentino.

De hecho, según el último análisis de la encuesta de valores globales publicada por el Pew Research Center, el “desencanto democrático” fue ganando peso en todo el mundo. El interés por alternativas antidemocráticas (sean autocracias, tecnocracias con expertos, e incluso regímenes militares) ha ido en aumento. Sólo basta con leer el análisis eurobarómetro 2019 sobre España (que especifica que un 47% de los españoles desconfían del gobierno y de los partidos políticos! Y todo ello en beneficio a partidos con tendencias populistas e incluso ultraderechistas.

Pero, ¿cómo corregir esta percepción? El estudio subraya que ante su descontento, los ciudadanos perciben los sistemas de democracia directa como alternativas más adecuadas que los sistemas antidemocráticos. Así, parte de los electores materializan su ira y desconfianza en una voluntad de tomar las riendas políticas. La solicitud de un Referéndum de Iniciativa Ciudadana en Francia y el éxito de la plataforma open source Decidim de Barcelona en otros países europeos, son solo algunos ejemplos de esta tendencia.

Por otra parte, el último estudio mundial sobre democracia realizado por el Economist Intelligence Unit confirma dicha tendencia destacando que la lenta erosión de la calidad democrática solo puede paliarse con una mayor participación ciudadana. Y así lo ilustra nuestro país vecino Francia. En efecto, democracia “imperfecta”, situada en el puesto 29 del ranking mundial, la degradación de su calificación solo ha podido frenarse gracias a la participación creciente de los ciudadanos en la política del país.

¿Pero como garantizar que la participación ciudadana sea un factor de reconstrucción democrática?

Proceso, impacto, emociones: legitimidad tripartita

Para mejorar nuestras democracias y responder mejor al interés común, nuestros sistemas políticos han de abrirse a contribuciones externas. Y todavía más cuando “demócratas illiberales” europeos como se auto-denomina Orban o élites chinas no dudan en presumir de los méritos de sus “modelos”.

Y sí bien la participación ciudadana resulta clave, esta ha de ser legitimada en base a tres aspectos:

En primer lugar, la participación ciudadana ha de responder a un proceso democrático legítimo que garantice la participación activa de los ciudadanos en la toma de decisiones. Esta cuestión ha sido fruto de numerosos debates en el Gran Debate de Francia: quien ha de participar, qué métodos han de usarse, como han de tomarse las decisiones, qué medida de transparencia ha de implementarse, quien ha de elegir las preguntas por contestar, etc.

Todos somos conscientes de lo que podemos mejorar y todos vamos aprendiendo: la participación ciudadana requiere selecciones rigurosas marcadas por la diversidad y representatividad, reglas de facilitación, equilibrio de posiciones, combinación de debates en persona y en línea, transparencia de las conclusiones, análisis del impacto institucional...

En segundo lugar, la legitimidad de la participación ciudadana se da por su impacto. Es importante tener en cuenta que los ciudadanos esperan que sus problemas se resuelvan y poder cumplir con sus aspiraciones. Por lo tanto, las decisiones tomadas, y especialmente aquellas tomadas de forma colectiva, han de tener un impacto visible y tangible. Todo ello requiere métodos específicos que fomenten la reflexión colectiva, faciliten la propuesta consensuada de soluciones y favorezcan acciones conjuntas.

Así, una democracia fundamentada en el principio de “inteligencia colectiva” no puede emerger por sí sola. Tenemos que dedicarle medios suficientes que permitan definir las agendas políticas conjuntamente, reflexionar juntos, garantizar una participación diversificada, experimentar y también evaluar las medidas tomadas.

Por último, nos queda la legitimidad emocional, el aspecto más descuidado de la participación ciudadana. Imaginémonos un proceso por el que se trate de incluir a los ciudadanos y otros actores en las decisiones públicas. Basándonos en los criterios mencionados, todos aquellos que lo deseen tendrían que tener la oportunidad y el poder de expresarse. Y de aquí el dilema: si los ciudadanos no se sienten identificados, si no logran aportar respuestas a sus dificultades y/o aspiraciones profundas, si no se conmueven, no se entusiasman, si no se sienten escuchados, si no sueñan y no se sienten unidos, entonces será el gran triunfo de la desconfianza.

Fomentar la escucha y los valores

Hoy en día, solo tenemos que observar el panorama europeo para ver que los grupos populistas son los que más apelan a la inteligencia emocional. Abusan de su “franqueza”, critican y rechazan "al sistema" que no responden suficientemente bien a las expectativas del pueblo, emplean discursos que fomentan el miedo, las ansiedades, las frustraciones. A través de la “dignificación de los excluidos”, y un cultivo inteligente del miedo y de la adversidad (véase el diputado Abascal quien al comentar el resultado de las elecciones declaró “no os voy a mentir, España está peor que ayer”), nos brindan retóricas que logran seducir a los desilusionados.

Pero la legitimidad emocional no puede basarse en catastrofismos sino en emociones positivas: lo que requiere son nuevos discursos que propagan pensamientos positivos, soluciones cooperativas y respondan a las aspiraciones profundas del pueblo. Si algunos grupos como Podemos en 2015, En Marche en 2016, o Obama en 2008 han logrado convencer a su electorado a través de un populismo “constructivo” entonces, quizás haya que plantearse esto como algo más que un simple truco de propaganda política.

Démonos los medios a una mayor fraternidad fomentando la escucha, celebrando nuestros valores profundos, generando visiones de futuro constructivas y haciendo que la participación ciudadana sea más "correcta" para “reparar los fundamentos de la amistad cívica y dar forma a la ética de la cultura política", tal y como lo resumió el filósofo John Rawls.

Histórico de noticias
El envejecimiento digno debería ser un derecho fundamental

"La población está envejeciendo en el continente europeo. El progreso económico y social ha dado lugar a un aumento de la esperanza de vida. Sin embargo, el...

La nominación de Von der Leyen es una traición a la democracia

Es posible que Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, sea un nombre poco conocido en Europa, pero los alemanes están familiarizados...

Un siglo de Versalles

El tratado de Versalles, de cuya firma se cumple un centenario, "nos enseña dolorosamente una lección que mi padre ya me dio cuando era pequeño: 'Cuando...

El discurso del odio, incendio arrasador

El Secretario General de las Naciones Unidas,  Antonio Guterres , reflexiona en esta columna de opinión, exclusiva para EuroEFE en español, sobre el riesgo...

Europa debe declarar la emergencia climática

El director ejecutivo de Greenpeace en España, Mario Rodríguez, considera que "Europa debe declarar la emergencia climática" cuanto antes, convencido de que...

El colapso democrático está por llegar: ¿Cómo podemos evitarlo?

El gran debate nacional en Francia (2019), la legalización del aborto impulsada por la Asamblea ciudadana irlandesa (2019), la creación de una asamblea...

¿Otros cien años esperando la igualdad de género? Nos merecemos algo mejor.

En la última década hemos presenciado en toda Europa una reacción visible y organizada en contra de la igualdad de género y los derechos humanos, según...

“Telecoplamiento” y porque necesitamos una ruptura

Los consumidores tenemos "el poder de actuar y realizar acciones simples que ayuden a proteger nuestra tierra" aseguran el Secretario Ejecutivo de la...

¿Un "vicepresidente" de la UE "para la Democracia" y contra la "fake news"?

Bruselas (EA.com)/Madrid (EuroEFE). - Teniendo en cuenta el complejo puzzle que ha resultado de las elecciones europeas del domingo, el próximo presidente...

La responsabilidad de los líderes políticos

Las normas internacionales de derechos humanos, como el Plan de Acción de Rabat, exigen que los líderes políticos se abstengan de cualquier incitación al...

El futuro de Europa está en manos de sus ciudades y regiones

Cuando los ciudadanos vayan a votar entre el 23 y 26 de mayo en las elecciones europeas "para decidir el tipo de Europa que desean, la UE debe ofrecer algo...

Una Europa unida podrá impulsar una transición sostenible a escala mundial

La Unión Europea ha garantizado la paz durante los últimos setenta años , algo excepcional en la historia de Europa. Es nuestro deber preservarla y también...

El eslabón perdido de la integración europea

"Las elecciones europeas tendrán lugar el 26 de mayo y la situación de crisis permanente no invita al optimismo. Entre el riesgo de una abstención récord y...

Europa ha salvado a los bancos, ahora toca salvar a los ciudadanos

Europa ha salvado a los bancos, ahora toca salvar a los ciudadanos. La introducción de una renta mínima, garantizada por la UE, enviaría una señal concreta...

La necesaria normalización de las migraciones en la Unión Europea

Un fantasma recorre la UE: el fantasma del nacionalismo, del populismo, de la xenofobia… un fantasma que galopa a lomos de la ignorancia y el prejuicio. Un...

Un presupuesto europeo para España

A unos 120 días para las elecciones europeas, los representantes electos de los más de 500 millones de ciudadanos que conforman la Unión vamos cerrando los...

Por un consumo sostenible en Europa

El debate sobre el medio ambiente viene centrándose en gran medida, desde hace más de treinta años, en la cuestión del desarrollo sostenible. No obstante,...

Andalucía abre un escenario electoral aún más incierto en España

La irrupción de Vox en las elecciones andaluzas y la posibilidad de que se forme un bloque conservador que acabe con 40 años de Gobierno socialista en...

Un pacto europeo finanzas-clima

En uno de sus dictámenes recientes, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) aporta su contribución al debate necesario sobre la lucha contra el cambio...

Constitución, clave para que una España al filo del abismo llegara a Europa

La Constitución fue clave para abrir Europa a una España pobre y convulsa, con una inflación del 30 % y al borde del abismo macroeconómico, al fijar el...

¡Es la cultura, estúpidos!

Hoy, que asistimos a un constante aumento del extremismo, a un cuestionamiento de la identidad común europea por parte de la ciudadanía que no tiene...

La protección civil requiere un compromiso mayor y más concreto por parte de la UE

La protección civil requiere un compromiso mayor de la Unión Europea (UE) para hacer frente a problemas como el cambio climático, según explica en una...

España a la vanguardia de la inversión social en Europa

España está a la vanguardia de la inversión social en Europa, afirma en una tribuna en exclusiva para EuroEFE Miguel Ángel Cabra de Luna, consejero del...

Migraciones y refugio: de las narrativas de hostilidad a las narrativas de hospitalidad

La inmigración está centrando gran parte de los debates que se están produciendo en el ámbito de la UE a pocos meses de las elecciones europeas, lo que...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información