20 de julio de 2019
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110

Un siglo de Versalles

 El presidente de la República, Raymon Poincaré (c izda), acompañado por los mariscales Joseph Joffre (c) y Ferdinand Foch (c dcha), durante los actos para celebrar la victoria de los Aliados contra Alemania y la firma del Tratado de Versalles. EFE/jt

El presidente de la República, Raymon Poincaré (c izda), acompañado por los mariscales Joseph Joffre (c) y Ferdinand Foch (c dcha), durante los actos para celebrar la victoria de los Aliados contra Alemania y la firma del Tratado de Versalles. EFE/jt

El tratado de Versalles, de cuya firma se cumple un centenario, "nos enseña dolorosamente una lección que mi padre ya me dio cuando era pequeño: 'Cuando tengas a tu enemigo en el suelo, no le pises el cuello'”, escribe en una tribuna para EuroEFE el editor y escritor Ricardo Artola, autor de "La Primera Guerra Mundial. De Lieja a Versalles" (Alianza Editorial), entre otros libros.

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autora, y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.EURACTIV.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EURACTIV ni a la Agencia EFE)

Hace exactamente cien años se firmaba uno de los tratados más importantes de la historia en la apabullante Galería de los Espejos del famoso palacio de Versalles, sede del poder real francés al final del Antiguo Régimen.

Durante los seis meses anteriores se habían discutido exhaustivamente los términos del acuerdo en la llamada Conferencia de Paz de París. Aunque las naciones que participaron en la Conferencia fueron numerosas, en realidad se trató de una puesta en escena para que los principales representantes de los Aliados (Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos) acordasen entre sí los términos que iban a imponer al principal derrotado: Alemania.

En este sentido los protagonistas de la Conferencia fueron Georges Clémenceau, presidente de la república francesa, David Lloyd George primer ministro británico y Woodrow Wilson, vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos. Tres personalidades muy distintas en representación de tres países con trayectorias muy diversas durante la guerra. Si Francia fue invadida nada mas comenzar el conflicto y sufrió severos problemas derivados de la ocupación de la parte más industrial del país, Gran Bretaña fue acelerando su participación desde unos orìgenes relativamente modestos, mientras que Estados Unidos no se involucró hasta su entrada en la guerra en 1917, aunque cuando lo hizo fue de manera masiva.

Clemenceau tenía una clara idea de utilizar la Conferencia de Paz para extraer lo más posible de Alemania y resarcir al máximo las pérdidas de su país. En el otro extremo Wilson pretendía crear un nuevo orden mundial más justo y abierto a las reivindicaciones de las nuevas naciones que acabarían surgiendo a raíz de la guerra. En medio, la figura de Lloyd George, moderada y no beligerante en cuanto a las exigencias francesas con Alemania. 

Lo primero que llama la atención de la Conferencia de paz y del tratado subsiguiente es la ausencia de Alemania en las conversaciones. Lo que se hizo fue una imposición de un acuerdo bajo la amenaza de la reanudación de las hostilidades. Los representantes alemanes acudieron a firmar lo que otros habían discutido y decidido sin contar con ellos.

A pesar del idealismo de Wilson y de la moderación de Lloyd George, al final se impuso una línea dura en forma de unas exigencias que hoy nos parecen inauditas pero que ya en 1919 fueron sentidas como humillantes por gran parte del pueblo alemán.

Para hacernos una idea de lo que suponían los acuerdos para ese país pensemos que equivalía a tener que pagar aproximadamente la mitad de lo que hoy es el PIB español (en torno a medio billón de euros) y entregar, durante cinco años, la mitad de la producción química y farmacéutica –dos de sus industrias más importantes. Eso sin contar que representaba la pérdida de todas las colonias, un recorte sustancial en su territorio europeo (como si España se viera desgajada de la suma de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares); la supresión de facto del ejército y otras muchas condiciones restrictivas. Todo ello, y esto a veces no se subraya lo suficiente, para un país que había combatido una guerra de desgaste durante cuatro años, dejando exhausta su economía y a su población.

Quizá más importante que todo lo anterior es que el acuerdo (por llamarlo de algún modo) establecía la responsabilidad moral y material de Alemania como causante de la guerra.

A un siglo de distancia, y aun con la ventaja de conocer el final de la historia, no deja de asombrarnos la miopía de los Aliados al imponer semejante dictado a la potencia derrotada.

No es fácil exagerar el impacto emocional, moral y material del Tratado en la Alemania de posguerra y hay que atribuirle un papel protagonista en la hiperinflación alemana de los años veinte (quizá aún más traumática para la población alemana) y el uso propagandístico por parte de los nazis en su ascenso al poder a principios de los años treinta. Se puede incluso decir que la semilla de la Segunda Guerra Mundial se sembró en el palacio de Versalles, aunque haya que mantener todas las salvedades respecto al determinismo histórico. No era inevitable, pero contribuyó mucho a un estado de ánimo en Alemania que contribuyó al ascenso del nacionalsocialismo.

No hay que olvidar (y rara vez se menciona) que, a juzgar por los términos que Alemania impuso a Rusia cuando la derrotó en 1917 (en el contexto de la propia guerra), no existía en ese país ese espíritu conciliador en la victoria que luego pediría en la derrota.

Versalles nos enseña dolorosamente una lección que mi padre ya me dio cuando era pequeño: “Cuando tengas a tu enemigo en el suelo, no le pises el cuello”.
 

Para saber más: 

►  Ricardo Artola: Licenciado en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid, es autor de varios libros, entre ellos "La Segunda Guerra Mundial. De Varsovia a Berlín". Comenzó su carrera en 1987 en Alianza Editorial, donde dirigió y renovó las áreas universitarias de la editorial. Desde 1999 ha sido director literario de No Ficción en Editorial Planeta, cubriendo todos los ámbitos de este área, desde historia y política hasta ciencia y divulgación, incorporando títulos clave. También ha sido director de Ediciones B.

 

Histórico de noticias
El envejecimiento digno debería ser un derecho fundamental

"La población está envejeciendo en el continente europeo. El progreso económico y social ha dado lugar a un aumento de la esperanza de vida. Sin embargo, el...

La nominación de Von der Leyen es una traición a la democracia

Es posible que Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, sea un nombre poco conocido en Europa, pero los alemanes están familiarizados...

Un siglo de Versalles

El tratado de Versalles, de cuya firma se cumple un centenario, "nos enseña dolorosamente una lección que mi padre ya me dio cuando era pequeño: 'Cuando...

El discurso del odio, incendio arrasador

El Secretario General de las Naciones Unidas,  Antonio Guterres , reflexiona en esta columna de opinión, exclusiva para EuroEFE en español, sobre el riesgo...

Europa debe declarar la emergencia climática

El director ejecutivo de Greenpeace en España, Mario Rodríguez, considera que "Europa debe declarar la emergencia climática" cuanto antes, convencido de que...

El colapso democrático está por llegar: ¿Cómo podemos evitarlo?

El gran debate nacional en Francia (2019), la legalización del aborto impulsada por la Asamblea ciudadana irlandesa (2019), la creación de una asamblea...

¿Otros cien años esperando la igualdad de género? Nos merecemos algo mejor.

En la última década hemos presenciado en toda Europa una reacción visible y organizada en contra de la igualdad de género y los derechos humanos, según...

“Telecoplamiento” y porque necesitamos una ruptura

Los consumidores tenemos "el poder de actuar y realizar acciones simples que ayuden a proteger nuestra tierra" aseguran el Secretario Ejecutivo de la...

¿Un "vicepresidente" de la UE "para la Democracia" y contra la "fake news"?

Bruselas (EA.com)/Madrid (EuroEFE). - Teniendo en cuenta el complejo puzzle que ha resultado de las elecciones europeas del domingo, el próximo presidente...

La responsabilidad de los líderes políticos

Las normas internacionales de derechos humanos, como el Plan de Acción de Rabat, exigen que los líderes políticos se abstengan de cualquier incitación al...

El futuro de Europa está en manos de sus ciudades y regiones

Cuando los ciudadanos vayan a votar entre el 23 y 26 de mayo en las elecciones europeas "para decidir el tipo de Europa que desean, la UE debe ofrecer algo...

Una Europa unida podrá impulsar una transición sostenible a escala mundial

La Unión Europea ha garantizado la paz durante los últimos setenta años , algo excepcional en la historia de Europa. Es nuestro deber preservarla y también...

El eslabón perdido de la integración europea

"Las elecciones europeas tendrán lugar el 26 de mayo y la situación de crisis permanente no invita al optimismo. Entre el riesgo de una abstención récord y...

Europa ha salvado a los bancos, ahora toca salvar a los ciudadanos

Europa ha salvado a los bancos, ahora toca salvar a los ciudadanos. La introducción de una renta mínima, garantizada por la UE, enviaría una señal concreta...

La necesaria normalización de las migraciones en la Unión Europea

Un fantasma recorre la UE: el fantasma del nacionalismo, del populismo, de la xenofobia… un fantasma que galopa a lomos de la ignorancia y el prejuicio. Un...

Un presupuesto europeo para España

A unos 120 días para las elecciones europeas, los representantes electos de los más de 500 millones de ciudadanos que conforman la Unión vamos cerrando los...

Por un consumo sostenible en Europa

El debate sobre el medio ambiente viene centrándose en gran medida, desde hace más de treinta años, en la cuestión del desarrollo sostenible. No obstante,...

Andalucía abre un escenario electoral aún más incierto en España

La irrupción de Vox en las elecciones andaluzas y la posibilidad de que se forme un bloque conservador que acabe con 40 años de Gobierno socialista en...

Un pacto europeo finanzas-clima

En uno de sus dictámenes recientes, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) aporta su contribución al debate necesario sobre la lucha contra el cambio...

Constitución, clave para que una España al filo del abismo llegara a Europa

La Constitución fue clave para abrir Europa a una España pobre y convulsa, con una inflación del 30 % y al borde del abismo macroeconómico, al fijar el...

¡Es la cultura, estúpidos!

Hoy, que asistimos a un constante aumento del extremismo, a un cuestionamiento de la identidad común europea por parte de la ciudadanía que no tiene...

La protección civil requiere un compromiso mayor y más concreto por parte de la UE

La protección civil requiere un compromiso mayor de la Unión Europea (UE) para hacer frente a problemas como el cambio climático, según explica en una...

España a la vanguardia de la inversión social en Europa

España está a la vanguardia de la inversión social en Europa, afirma en una tribuna en exclusiva para EuroEFE Miguel Ángel Cabra de Luna, consejero del...

Migraciones y refugio: de las narrativas de hostilidad a las narrativas de hospitalidad

La inmigración está centrando gran parte de los debates que se están produciendo en el ámbito de la UE a pocos meses de las elecciones europeas, lo que...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información