Euroefe
 
Euractiv

Draghi destaca la resistencia de la economía europea pero alerta de sus retos

BCE | 29 de noviembre de 2016

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, en Bruselas, el 28 de noviembre de 2016. EFE/Olivier Hoslet

Bruselas (EuroEFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, destacó este 28 de noviembre la "resistencia" de la economía europea pese a la incertidumbre política y económica global, pero advirtió de que no se puede dar marcha atrás en las reformas emprendidas durante la crisis si se quiere afianzar la recuperación.

"En 2016 la economía de la eurozona ha demostrado ser resistente a pesar de la incertidumbre derivada del entorno político y económico", dijo Draghi en una comparecencia ante los eurodiputados de la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo (PE).

El economista italiano vaticinó que la economía de los Diecineuve seguirá expandiéndose a un ritmo "moderado pero estable", en buena medida gracias a los estímulos monetarios que proporciona el BCE, aunque advirtió de que es necesario que los políticos adopten medidas y se complete la unión económica y monetaria.

"Una de las lecciones de la crisis es que una casa a medio construir no es estable, es frágil", afirmó.

La baja productividad, los problemas heredados de la crisis en el sector y los progresos limitados de las reformas estructurales son asuntos pendientes que, según el jefe del regulador, los países deberían abordar "rápidamente" para conseguir un mejor desempeño y reducción del desempleo.

En este sentido, Draghi se mostró favorable a la idea propuesta por la Comisión Europea (CE) de que los países aporten un estímulo fiscal idealmente igual al 0,5 % del PIB de la eurozona (unos 50.000 millones de euros) como medio para impulsar el crecimiento, siempre y cuando los estados cumplan con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, es decir, las reglas de disciplina fiscal.

Por su parte, el organismo con sede en Fráncfort no decidirá hasta diciembre si preserva sus estímulos monetarios.

La economía europea ha sorteado mejor de lo previsto uno de los factores claves de inestabilidad, el referendo para la salida de Reino Unido de la UE, tras el cual ha mostrado una "alentadora resistencia, de la que también ha hecho gala la economía británica, afirmó Draghi.

No obstante, el italiano advirtió de que "es importante tener claridad cuanto antes sobre el proceso de negociación para reducir la incertidumbre" sobre la permanencia o no del país en el mercado único.

El presidente del BCE fue tajante al considerar que "no puede darse marcha atrás" en este proceso de integración y homogeneización de las reglas, en particular en lo que concierne al marco regulador y supervisor para los bancos y el sector financiero que se ha reforzado desde 2009, a raíz de la crisis.

Draghi se refirió en concreto a las últimas reformas sobre resolución bancaria y requisitos de capital propuestas por Bruselas y que ahora tienen que recibir luz verde de los países en una negociación que se anuncia compleja.

El banquero aseguró que el BCE "es consciente de que es un tema controvertido pero también importante" e insistió en la necesidad de completar la unión bancaria y del mercado de capitales.

"Para abordar el creciente sentimiento de inseguridad de los ciudadanos el proyecto europeo necesita fuertes bases económicas, lo que para la economía de la eurozona significa reforzar la recuperación, preservar la estabilidad financiera y atajar las vulnerabilidades de la Unión Económica y Monetaria", resumió Draghi.

Por otra parte, el banquero italiano rehusó "especular" sobre otro los factores de incertidumbre en la eurozona: el referendo constitucional que se celebra en su país de origen el próximo domingo y las especulaciones sobre una hipotética salida del país del euro.

"No voy a comentar sobre comentarios de otra gente sobre artículos de otra gente", concluyó, preguntado por las informaciones y las voces que apuntan a que una victoria del "no" en la consulta podría llevar a una salida del país transalpino de la moneda única.

Draghi aseguró que no prevé ningún tipo de acción especial ante las potenciales turbulencias tras el referéndum, y afirmó que "la mejor contribución" que puede hacer el BCE es "asegurarse de que la supervisión y regulación de las entidades está bien diseñada e implementada".

Finanzas

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.