Euroefe
 
Euractiv

El banco MPS bajo escrutinio tras calcular el BCE que necesita 8.800 millones

BANCA | 27 de diciembre de 2016

Fachada de la sede de la italiana Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS) en Siena, Italia (Foto: EFE/Mattia Sedda).

Roma (EuroEFE).- El banco italiano Monte dei Paschi di Siena (MPS), el tercer mayor del país y el más antiguo del mundo, volvió ha vuelto a centrar la atención mediática después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya calculado que la entidad necesitará 8.800 millones de euros de capital.

La entidad toscana ha informado en su página web de que el BCE ha comunicado en una carta enviada al Ministerio de Economía de Italia que, según las pruebas de estrés realizadas en julio, el escenario más adverso supondría que el MPS necesitará 8.800 millones de euros.

El BCE también evidencia que "el banco es todavía solvente", aunque subraya que sus problemas de liquidez se han incrementado entre el 30 de noviembre y 21 de diciembre.

Los nuevos cálculos del BCE suponen una suma muy superior a los 5.000 millones de euros que había contemplado el MPS para su proceso de ampliación de capital, que no ha logrado llevar a cabo.

La cifra, además, exigiría al Ejecutivo italiano realizar una intervención mayor de la prevista inicialmente y destinar una importante cantidad de los 20.000 millones de euros aprobados recientemente con la intención de sanear todo el sector bancario.

Por el momento se desconoce cuánto dinero necesitará el MPS de los fondos puestos a disposición por el Gobierno y, por tanto, se ignora en qué medida aumentará la participación del Estado en ese banco, del que ya posee el 4 %.

Sin embargo, el diario económico "Il Sole 24 Ore" calcula que el desembolso que deberá realizar el Estado italiano será de unos 6.300 millones de euros, mientras que el resto será asumido por los obligacionistas.

Rescate calificado de "riesgo moral"

La operación, que aún debe ser detallada, se desarrollará bajo la mirada de las autoridades de la Unión Europea y estará supeditada a un plan de saneamiento de la entidad, que deberá estar supervisado por el BCE.

La entidad toscana no ha cotizado en la Bolsa de Milán y sus acciones se encuentran suspendidas por orden del regulador bursátil italiano, Consob, que no ha comunicado la fecha de la reanudación de las cotizaciones.

Además, tras conocerse las nuevas estimaciones del BCE, se han sucedido en Italia las voces procedentes de asociaciones de consumidores como Federconsumatori o Adusbef que han calificado de "riesgo moral" este rescate y han condenado que la intervención estatal del MPS pueda perjudicar a los contribuyentes y aumentar la deuda pública.

El MPS se encuentra desde hace tiempo en una situación delicada, ha aprobado en los últimos tres años tres ampliaciones de capital y el pasado julio fue la única entidad que quedó por debajo de los valores mínimos exigidos a 51 bancos europeos evaluados por la Autoridad Bancaria Europea.

Emprendió entonces un proceso de reestructuración de sus cuentas que incluía la citada recapitalización de 5.000 millones de euros y la venta de 27.700 millones en créditos morosos.

El pasado 22 de diciembre concluyó sin éxito su último intento por captar capital y completar su ampliación.

Pero el proceso fracasó, el MPS no consiguió atraer a los inversores y culminar un proyecto que era uno de los pilares fundamentales para resolver sus problemas de liquidez.

El MPS sí logró captar 2.447 millones en dos ofertas de canje de deuda subordinada por acciones dirigidas una a los accionistas institucionales y otra a 40.000 pequeños ahorradores.

El monto, no obstante, no fue suficiente para que el MPS conquistara a ningún "inversor ancla" que prestara una cantidad de recursos considerable, a pesar del interés que había mostrado inicialmente el fondo soberano de Catar, que estaba dispuesto a invertir unos 1.000 millones de euros.

Este fondo, sin embargo, renunció a su decisión después de que Matteo Renzi renunciara como primer ministro por el fracaso cosechado en el referéndum del 4 de diciembre sobre su reforma constitucional, según informaciones locales.

La ausencia de inversores interesados en el MPS obligó al banco a anunciar el 22 de diciembre que había fracasado en su proceso de ampliación de capital y precipitó horas después la aprobación por parte del Gobierno italiano de un decreto de 20.000 millones de euros dirigido a fortalecer las entidades bancarias que presenten problemas financieros, como el MPS.

La medida trata de dar confianza a los mercados y atajar los problemas que presenta el sistema bancario italiano, que acumula 360.000 millones de euros en créditos morosos, de ellos 200.000 millones altamente insolventes, según el Ministerio de Economía.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, instó el lunes a "analizar minuciosamente" la situación del banco italiano y recordó que el uso de fondos públicos para un rescate bancario sólo debe contemplarse "como último recurso".

Por Laura Serrano-Conde.

Finanzas

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.