Euroefe
 
Euractiv
Energía, transporte y medioambiente Volver a la sección

Los países de la UE tendrán que informar a la CE de negociaciones energéticas con terceros

ENERGÍA | 21 de marzo de 2017

La silueta de la planta nuclear de Fessenheim se refleja en el agua del río Rín al atardecer, en Fessenheim (Francia), en marzo de 2011. (Foto: EFE/PATRICK SEEGER)

Bruselas (EuroEFE).- Los Estados miembros de la Unión Europea tendrán que informar a la Comisión Europea (CE), de antemano y por escrito, sobre las negociaciones en materia energética que emprendan con terceros países, según el texto que ha adoptado el Consejo Europeo.

Las capitales, hasta ahora, solo tenían que poner ese tipo de acuerdos en conocimiento de la Comisión Europea una vez concluidos pero, en virtud de las nuevas normas, estarán obligados a hacerlo antes de iniciar las negociaciones.

"El objetivo de esta decisión es corregir los defectos del actual mecanismo en los contratos de energía para mejorar la transparencia y consistencia de las relaciones energéticas exteriores de la UE y para reforzar la posición negociadora de la UE con terceros países", señaló en un comunicado el Consejo.

La decisión del organismo que representa a los países, coordinada con el Ejecutivo comunitario y con el Parlamento Europeo, se implementará a lo largo del 2017, añadió el Consejo.

La nueva norma

El texto -que el Consejo aprobó sin debate y previamente la Eurocámara había respaldado con 542 votos a favor, 87 en contra y 19 abstenciones- estipula que la Comisión contará con un plazo de cinco semanas para contestar a los Estados en caso de dudas sobre una negociación en particular.

Y otras doce semanas adicionales para notificar si considera que el pacto no cumple la legislación comunitaria.

Además, la CE podrá participar como observadora, siempre que el Estado miembro implicado lo apruebe por escrito.

El ponente del informe en el Parlamento Europeo (PE), el eurodiputado polaco Zdzislaw Krasnodebski, valoró a inicios de mes que la nueva legislación servirá para asegurar "la seguridad energética de los Estados miembros" y para "para verificar su conformidad" con las normas de la UE.

En sus conclusiones, Krasnodebski pidió a la Comisión Europea que sea "consistente y actúe con determinación en relación con sus decisiones" sobre el gasoducto OPAL, la ramificación alemana del conducto ruso Nord Stream por el fondo del mar Báltico, y con el "controvertido proyecto Nord Stream 2", otra conexión gasística por la misma ruta que apoya Alemania y critica Polonia.

Energía, transporte y medioambiente

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.