Euroefe
 
Euractiv
Ciencia y Tecnología Volver a la sección

El teletrabajo, fenómeno al alza

TRABAJO | 15 de febrero de 2017

El teletrabajo y el trabajo móvil con tecnologías de la información, que permiten fomentar el equilibrio entre la vida laboral y la personal, son una tendencia al alza en el mundo. (Foto: EFE/Alex Hofford)

Ginebra (EuroEFE).- El teletrabajo y el trabajo móvil con tecnologías de la información son una tendencia al alza en el mundo, principalmente para fomentar un mayor equilibrio entre la vida personal y la laboral, pero su implementación aún varía considerablemente al ir desde el 2 % al 40 %, dependiendo del país.

En Europa, en Francia la proporción de trabajadores que emplea este método ha pasado de un 7 % registrado en 2007 a un 12,4 % en 2012, y en Suecia de un 36 % en 2003 a un 51 % en 2014.

No obstante, la penetración es muy baja en otros países y la expansión del teletrabajo incluso se ha detenido en algunos estados en los últimos años, como es el caso de Hungría.

Pese a que en Francia el teletrabajo ha aumentado, éste no ha sido implementado aún en la mayoría de las grandes empresas: el 75 % de las compañías de mayor tamaño permite esta práctica, pero solamente en proyectos piloto.

En Alemania, solo el 12 % de todos los empleados del país trabajan principalmente o ocasionalmente desde casa, a pesar de que el 40 % de los puestos se prestan a esta forma de trabajo.

Frecuencia del teletrabajo y ventajas

En la mayoría de los países un porcentaje importante de empleados efectúa ocasionalmente y no de manera regular el teletrabajo, y esta práctica es más común entre profesionales cualificados, a menudo en posiciones directivas, y entre oficinistas, comerciales y autónomos.

En cuanto al género, en general los hombres recurren más a este tipo de arreglos laborales (54 %) que las mujeres (36 %), pero éstas lo hacen de manera más regular desde casa que los hombres.

Entre las ventajas que ofrece el teletrabajo se encuentran una mayor flexibilidad a la hora de organizar el trabajo, una mayor autonomía y productividad, menos tiempo perdido para llegar al trabajo y un mejor equilibrio entre la vida privada y la laboral.

Desventajas de trabajar desde casa

En el otro lado de la balanza destacan la tendencia a trabajar más horas, interferencias entre el trabajo pagado y la vida privada, el aislamiento y una intensificación del trabajo.

Según el informe, los porcentajes de estrés y de transtornos del sueño que padecen aquellos que están permanentemente conectados, son el doble que los que trabajan en las oficinas de las empresas.

"El uso de las tecnologías de la comunicación modernas contribuye a conciliar mejor la vida profesional y personal pero, al mismo tiempo, confunde los límites entre el trabajo y la vida personal", advirtió el coautor del informe, Jon Messenger, de la OIT.

Por ello abogó por limitar a dos o tres días semanales las jornadas que los trabajadores pueden pasar fuera de la oficina.

El "derecho a desconectar" podría también ofrecer una solución, señala el informe.

Datos en Europa

En los Veintiocho, un promedio de alrededor de un 17 % de los empleados efectúan el teletrabajo o trabajo móvil con tecnologías de la información.

Entre los diez países de la UE analizados, los escandinavos como Suecia y finlandia, lideran el ránking.

Otros países comunitarios con una tasa relativamente elevada son Bélgica, Francia, Holanda y el Reino Unido, mientras que por debajo de la media de la UE se encuentran Alemania, Hungría y España.

España, por debajo de la media de la UE

En España el 6,7 % de los empleados ejerce el teletrabajo, muy por debajo de la media de la Unión Europea, y solo el 13 % de las empresas ofrece a sus trabajadores esta posibilidad, según un estudio publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y Eurofound.

El informe "Trabajar a toda hora, en cualquier lugar: Efectos sobre el mundo del trabajo" analiza el teletrabajo en 15 países, entre ellos España, que se encuentra "en una situación intermedia" en comparación con el resto de países de la UE, dijo a Efe el coautor del informe, Oscar Vargas, de Eurofound.

"En España la cultura laboral se caracteriza por unos niveles relativamente elevados de trabajo presencial y no está impulsada principalmente por objetivos, por lo que el resultado es una implementación relativamente reducida de arreglos laborales flexibles", señalan los autores del informe.

Para poder analizar la implantación del teletrabajo en España, el informe ha recurrido a estudios y encuestas de 2011 y 2013.

En la mayoría de los países analizados un porcentaje importante de empleados efectúa ocasionalmente el teletrabajo y no de manera regular y esta práctica es más común entre profesionales cualificados, a menudo en posiciones directivas, pero también entre oficinistas y comerciales, y sobre todo autónomos.

En España, los autónomos "están sobrerrepresentados", dado que el 25 % de todos los trabajadores independientes que utilizan ordenadores recurre a este método, de acuerdo con el informe.

El trabajo móvil con tecnologías de la información parece dominar en España en el sector de los servicios más que en la agricultura, la construcción y la industria, según el estudio.

Los españoles teletrabajadores

Grandes empresas como Telefónica, Repsol o Banco Santander han sido pioneras en el teletrabajo "para mejorar la satisfacción y la productividad de sus trabajadores", afirmó Vargas, mientras que el informe recoge la experiencia de Indra, que introdujo este método en 2002, primero mediante un proyecto piloto.

En España, la diferencia entre hombres y mujeres "no es muy grande", dijo Vargas, pero al igual que en otros países, la mujer tiende más a trabajar desde casa para conciliar la vida laboral y familiar mientras que el hombre ejerce más el trabajo móvil con tecnologías de la información fuera de la oficina o en viajes.

"La dinámica es incluso un poco preocupante porque tiende a mantener a la mujer en el rol tradicional de cuidar de la casa", reconoció el coautor del informe.

En España, la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo reveló que el 19 % de los empleados que trabajan en la empresa superan las 40 horas a la semana, frente al 24 % de los que trabajan en casa y el 33 % que lo hace en otro lugar a distancia.

"El uso de las tecnologías de la comunicación modernas contribuye a conciliar mejor la vida profesional y personal pero, al mismo tiempo, también confunde los límites entre el trabajo y la vida personal", advirtió por parte de la OIT Jon Messenger.

En España, el 68 % de los trabajadores confirma que recibe correos electrónicos o llamadas más allá de las horas de trabajo normales, indica el texto.

Ciencia y Tecnología

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.