Euroefe
 
Euractiv
Latinoamérica Volver a la sección

Bruselas quiere levantar el embargo a la carne brasileña "lo más rápido posible"

BRASIL | 28 de marzo de 2017

El comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, participa en una conferencia en Lisboa el 8 de abril de 2016. EFE/Archivo

Río de Janeiro (EuroEFE).- El comisario para la Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea, el lituano Vytenis Andriukaitis, aseguró este lunes en Río de Janeiro que la intención de las autoridades europeas es revertir "lo más rápido posible" la decisión de suspender las compras de carne brasileña.

"Veremos como garantizar la seguridad alimentaria, cuestiones de salud pública y actuar lo más rápido posible para cambiar la situación y alcanzar mejores resultados y restaurar la confianza" en la carne brasileña, dijo Andriukaitis en declaraciones a la prensa.

El comisario se encuentra de visita oficial a Brasil, donde visitó la estatal Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) en Río de Janeiro, el mayor centro de investigación médica de América Latina, y posteriormente se desplazará a Brasilia, donde tiene previsto reunirse con las autoridades brasileñas para abordar el embargo europeo a la carne del país suramericano.

La Unión Europea (UE) fue el primer bloque a anunciar la semana pasada restricciones a la importación de carne brasileña procedente de los 21 frigoríficos investigados por la Policía Federal por adulterar la carne.

Para Andriukaitis, la suspensión "no se trata de prohibiciones" y sí "de confianza, de salud de las personas, seguridad alimentaria, confianza en el comercio, responsabilidad y eficiencia".

El comisario europeo resaltó que los sistemas oficiales de control sanitario existen porque las personas necesitan comer alimentos seguros, y más cuando se descubren "crisis" alimentarias.

"Todas las crisis siempre afectan el sentimiento de las personas y que alguna cosa no va bien en los sistemas. Todas las crisis, no importa el motivo. Debemos tener sistemas oficiales para enfrentar todas las crisis que ocurren de vez en cuando", agregó.

El funcionario destacó que el sistema de control de la UE actúa de forma inmediata si se detecta un problema en la cadena alimentaria.

"Ayudaremos a Brasil a hacer lo mismo", aseguró, y avanzó que tratará este martes en Brasilia con el ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi "qué medidas, desde nuestro punto de vista, son más efectivas y confiables" para evitar nuevos fraudes en los productos de alimentación brasileños.

Según la Policía Federal, varias empresas brasileñas sobornaron a fiscales sanitarios para que autorizaran la venta de carnes vencidas "maquilladas" con productos químicos o que no cumplían con los requisitos para el consumo.

El escándalo alcanzó dimensiones internacionales y llevó a una veintena de países a anunciar restricciones temporales a las importaciones de las carnes brasileñas.

El Gobierno de Michel Temer inició una fuerte ofensiva para intentar limitar el impacto de la crisis a las empresas investigadas y algunos países como China, Egipto, Chile y Corea del Sur, que habían decretado restricciones a las importaciones, han vuelto a autorizar las compras tras recibir las pertinentes aclaraciones.

No obstante, otros importantes compradores como Hong Kong y la Unión Europea continúan con restricciones a la carne brasileña.

Según cálculos oficiales, el escándalo puede costarle a Brasil un 10 % de su mercado externo y pérdidas en torno a los 1.500 millones de dólares anuales.

Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo y el cuarto en el segmento de cerdos.

Latinoamérica

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.