Euroefe
 
Euractiv
Latinoamérica Volver a la sección

González y Mujica, una dupla como "sello de garantía" para la paz de Colombia

COLOMBIA | 31 de marzo de 2017

Los expresidentes de Uruguay, José Mujica (c), y de España, Felipe González (d), quienes encabezan el mecanismo de verificación y acompañamiento para la implementación del acuerdo de paz con las FARC hablan con los medios el 30 de marzo de 2017, en Cali (Colombia), durante el lanzamiento de "La iniciativa, unión por la paz". EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

Cali (Colombia) (EuroEFE).- El expresidente del Gobierno español Felipe González y el exmandatario uruguayo José Mujica se sumaron este jueves en condición de "notables" a la comisión que sigue e impulsa el acuerdo de paz de Colombia, una participación que, para el presidente Juan Manuel Santos, es un sello de garantía.

La labor que jugarán los dos exgobernantes no está claramente definida pero entre sus responsabilidades estará la de dar cuenta al mundo de los avances en la implementación, según explicó Santos en un acto en Cali, capital del departamento del Valle del Cauca.

Allí quedó instalado el componente internacional de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a Implementación (Csivi) del acuerdo de paz firmado con las FARC el pasado 24 de noviembre a cuya cabeza están a partir de este jueves González y Mujica.

"Ustedes, queridos expresidentes, le están imprimiendo en este momento ese sello de garantía, y se lo agradecemos enormemente porque eso se requiere en procesos tan complejos como el que estamos viviendo", les dijo Santos en el acto.

El jefe de Estado destacó que "construir la paz va a ser más difícil" que la firma del acuerdo y aseguró que será un trabajo "dispendioso que va a durar mucho tiempo".

"Los cimientos deben ser sólidos, es lo que en este momento estamos construyendo porque se requiere confianza, bases que permanezcan", subrayó el gobernante.

Santos destacó que son esos cimientos lo que están construyendo en este momento y "se requieren bases que permanezcan", para lo que las FARC deben entender que "el Gobierno está comprometido" con la implementación de la paz.

Al tomar la palabra, González reconoció que no tuvo manera de rechazar el ofrecimiento de participar en el componente internacional de la Csivi y recordó que lleva 35 años de su vida con el anhelo de que llegará la paz a Colombia.

"A veces me dicen que no soy neutral, quien lo dice tiene razón, entre la aceptación del acuerdo o la continuidad del conflicto no tengo neutralidad, estoy por el acuerdo, por que se implemente, se desarrolle y la historia del conflicto pase a ser eso, historia", aseguró el expresidente del Gobierno español.

Pese a ese posicionamiento tan claro subrayó que realizará su trabajo "con la mejor voluntad y buena fe" pero reiteró que no será neutral "entre paz y conflicto".

En referencia a los opositores al acuerdo de paz, mostró su opinión con nitidez al comentar que igual que las democracias, estos acuerdos no son perfectos, pero son mejor que los conflictos.

González, quien fue jefe del Gobierno español entre 1982 y 1996 y es miembro del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), afirmó que no ha conocido ningún presidente de Colombia desde Belisario Betancur (1982-1986) que no haya intentado alcanzar la paz en el país.

De ese modo incluyó a dos de los principales opositores al acuerdo de paz, los expresidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010), quienes han mostrado duras críticas al texto que firmaron el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Finalmente he conocido a uno que lo ha firmado", subrayó en referencia al presidente Santos.

Por su parte, Mujica inició su intervención asegurando que "la guerra no puede ser la filosofía de vida de ninguna sociedad".

"Hablo de la guerra porque la he vivido y pienso que, aunque no le damos valor, en cada uno de nosotros la riqueza milagrosa más importante que tenemos es estar vivos", dijo el expresidente uruguayo, que formó parte de la extinta guerrilla Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.

Por ello y "en nombre de la civilización" pidió que todas las sociedades aprendan a dirimir sus diferencias "sin tener que acudir al recurso de la guerra".

A quienes se preguntan cuánto cuesta la paz, les pidió que tengan "bien claro" cuánto les costó la guerra no solo "en sentimiento y vidas" sino estrictamente desde el punto de vista de la economía.

Mujica se preguntó cuántas fábricas escuelas, carreteras o puentes han quedado por el camino en medio del conflicto.

El hombre que presidió Uruguay entre 2010 y 2015 también tuvo un mensaje para los opositores al decir que "no hay paz perfecta" porque "no hay nada perfecto que los hombres podamos construir".

"Este acuerdo debe ir lentamente construyendo una tradición cívica distinta y desembocar en una verdadera cultura de paz", concluyó Mujica, que envió su mensaje especialmente a los jóvenes colombianos.

El acuerdo de paz en Colombia ha sido la mejor noticia para la Unión Europea

Desde Barranquilla, la jefa de cooperación adjunta en la Delegación de la Unión Europea en Colombia, Anne-Sophie Houée, afirmó que la mejor noticia que ha tenido la organización que representa en el último año ha sido el acuerdo de paz firmado entre el gobierno y las FARC.

Durante su participación en la Cátedra Europa, evento organizado por la Universidad del Norte de Barranquilla, y al termino de la Conferencia "La Unión Europea y la paz en Colombia", Anne-Sophie Houée explicó que "en medio de todas las crisis del mundo "en el 2016 el acuerdo de paz en Colombia fue la mejor noticia".

Houée, quien en la delegación de la UE es la encargada, entre otros, del portafolio de Derechos Humanos, resaltó el apoyo que está recibiendo Colombia para la implementación de los acuerdos con la guerrilla.

"Nuestra ayuda la estamos brindando en cuatro frentes: apoyo al gobierno colombiano, derechos humanos, educación ciencia y tecnología y diplomacia verde", explicó la diplomática al resaltar que la Unión Europa es el segundo socio comercial de Colombia.

Indicó que el tratado comercial entre Colombia y la UE "es más que un acuerdo para la eliminación de aranceles, porque contempla además asistencia técnica, protección de marcas y aumento de los bienes agrícolas de Colombia".

Al referirse a la inquietud expresada por algunos sectores sobre la buena utilización que se darán a los recursos internacionales para los programas de implementación de los acuerdos de paz, la representante de la UE en Colombia respondió que "no estamos dando un cheque en blanco".

"En los procesos se transfieren los recursos para el apoyo de políticas públicas estratégicas, que contempla revisiones a todas las fases del proyecto con el cumplimiento de indicadores", precisó.

Houée aclaró que los recursos de ayuda internacional para la implementación de los acuerdos de paz son pocos en comparación con los aportes que tiene que hacer Colombia, especialmente si se tiene en cuenta que la Unión Europea tiene otros intereses relacionados con situaciones en otras partes del mundo.

En la Cátedra Europa, además de la conferencia sobre el apoyo de la Unión Europea, representantes de delegaciones diplomáticas de Alemania, Francia, Países Bajos, Italia, Suiza, El Vaticano y España, explicaron los compromisos y acuerdos bilaterales de cada uno de ellos con el proceso de paz en Colombia.

Latinoamérica

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.