17 de enero de 2018
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110
Europarlamento

Pan, paz y rosas

 "Pan, paz y rosas", reclaman estas mujeres, durante una manifestación en Podgorica con ocasión del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2017. (Foto cedida a EFE por la ONG montenegrina Centro para los Derechos de la Mujer)

"Pan, paz y rosas", reclaman estas mujeres, durante una manifestación en Podgorica con ocasión del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 2017. (Foto cedida a EFE por la ONG montenegrina Centro para los Derechos de la Mujer)

Niksic (EuroEFE).- Marina decidió irse de casa cuando su marido, un policía de Montenegro, le pidió que eligiera a quién pegaba ese día, si a ella o a su hija pequeña. Se refugió junto a sus dos pequeños en un albergue de la oenegé SOS Niksic, un espacio de cariño y esperanza para las mujeres maltratadas en un país donde hasta una jueza, como la que atiende la demanda judicial de Marina, puede recriminar a la víctima que monte "ese número por una bofetada".

Antes de huir de su maltratador, Marina (nombre figurado) había soportado una violencia brutal -incluso le rompió la nariz delante de sus dos hijos- y los insultos, las humillaciones y el desprecio eran cotidianos.

Policía y maltratador

Marina acudió hace dos años con sus dos hijos, entonces de cinco y siete años, al refugio para víctimas de la violencia machista de SOS Niksic. Esta ONG se encuentra en Niksic, la segunda ciudad de Montenegro. Fundada en 1998, SOS Niksic creó el primer teléfono de asistencia contra el maltrato en Montenegro y, desde 2015, coordina una línea nacional gratuita y anónima sufragada por el Estado. Su refugio de Niksic, abierto en 2009, acoge a un centenar de mujeres cada año y subsiste con la ayuda internacional, incluidos fondos de la Unión Europea, y sólo obtiene algún apoyo público de forma puntual.

 

 

En el refugio, cuya ubicación se mantiene en secreto por cuestión de seguridad, Marina recibió durante ocho meses alojamiento y asistencia legal y psicológica. Ahora trabaja allí ayudando a otras mujeres.

Aunque su voz es firme, sus ojos no pueden disimular la angustia: pese a que una decisión judicial le otorga la tutela de sus hijos, su exmarido los retiene. El es alguien influyente y en Montenegro todo funciona gracias a los contactos, lamenta en entrevista con Efe. Su proceso judicial por violencia machista se prolonga ya más de un año y ella denuncia que la presionan para llegar a un acuerdo con su agresor. Una jueza incluso le afeó que montase "ese número por una bofetada".

Salvo su familia y SOS Niksic, no ha contado con ningún apoyo. "Las instituciones no reaccionan", denuncia.

Marina ahora sólo ve a sus hijos dos horas por semana en un centro social. Su marido la sigue en el coche después de las visitas y la insulta y amenaza. En esos momentos, siente que su vida está en peligro.

Una sociedad patriarcal en un Estado que aspira a ingresar en la UE

La historia de Marina resume muchas de las quejas de las activistas de Montenegro: una sociedad patriarcal en la que la violencia es aceptada y considerada una cuestión privada, incluso por las autoridades. Cuando las sentencias llegan, suelen ser indulgentes con el agresor.

Las instituciones minimizan el problema, no lo consideran prioritario, y la Policía no recopila datos específicos de violencia doméstica. Así que, salvo estudios de oenegés, no hay datos que reflejen la magnitud del problema.

La ONG Centro para los Derechos de la Mujer cuenta con datos que recoge de los medios. Desde 2015, ha contabilizado cinco mujeres asesinadas en casos de violencia conyugal. Cuatro de ellas habían denunciado la situación.

Un grupo de activistas protestan contra los feminicidios el 6 de noviembre de 2017 en Podgorica (Foto cedida a EFE por el Centro montenegrino para los Derechos de la Mujer)

"La falta de estadísticas oficiales muestra que el problema no es tomado en serio por el Gobierno", critica Maja Raicevic, directora del Centro.

Según datos de un estudio de este año del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (UNDP), la mitad de las mujeres de Montenegro han sido víctimas de la violencia machista en algún momento de su vida y una de cada cinco la sufrió el año pasado. El estudio incluye la violencia física (17%), sexual (7%), económica (20 %) y psicológica (38 %).

El informe del UNDP recoge también: una de cada tres mujeres asegura que su pareja quiere saber en cada momento dónde está, una de cada cinco dice que su compañero se enfurece cuando habla con otro hombre y una de cada diez se queja de que no le permite verse con sus amigos.

Una buena ley que no se aplica

La coordinadora de SOS Niksic, Natasa Medjedovic, explica a Efe que, pese a todas las carencias, el marco legal en Montenegro no es malo. El problema es que no se aplica por falta de recursos, coordinación y voluntad política.

En 2010, Montenegro aprobó una ley sobre violencia de género similar a la de otros países de la región y el Parlamento ha adoptado una estrategia para prevenir la violencia machista.

Durante una visita la semana pasada, la delegación del Europarlamento para Montenegro escuchó las denuncias de Medjedovic sobre la falta de acción del Gobierno montenegrino, que está dejando el problema en manos de las activistas de la sociedad civil.

El papel subordinado de la mujer en Montenegro, un país de mayoría cristiana ortodoxa y que aspira a entrar en la UE en la próxima década, se puede apreciar en su escasa presencia en actividades empresariales o políticas.

Kaca Djurickovic, que dirige los programas de igualdad de la UNDP en Montenegro, explica que solo un 10 % de los empresarios en ese país son mujeres. Esa cifra llega en países vecinos al 30 % de Serbia y al 27 % de Albania, mientras que en la UE la horquilla se mueve entre el 30 y el 38 %.

La UE ha apoyado con unos 730.000 euros distintos programas de la UNDP desde 2016 para promover políticas de igualdad, entre ellas, apoyar a las mujeres emprendedoras en Montenegro.

El eurodiputado laborista británico David Martin, que encabezó la delegación de siete legisladores europeos que visitaron el país el 18 y 19 de diciembre para conocer sus avances para la integración en la UE, subraya que los propios tratados de la Unión comprometen al país balcánico a garantizar la igualdad de hombres y mujeres.

"En Montenegro hay claramente una sociedad patriarcal donde los hombres han dominado; a las mujeres no se las ha incentivado a formar para de la comunidad empresarial, se esperaba que se quedaran en casa", describe a Efe Martin, quien agrega que existe aún mucho trabajo por delante para mejorar la situación de las montenegrinas y que el país alcance los estándares europeos.

"Ha quedado claro tras las conversaciones que hemos tenido -añade- que la violencia doméstica por desgracia es casi parte de la cultura o se acepta que es algo cultural, lo que es una mala actitud. Hay muchísimo trabajo que hacer para ayudar a Montenegro a que se prepare en este contexto para ser miembro de la UE".

El eurodiputado verde austríaco Thomas Waitz, por su parte, destaca que las políticas de igualdad son prioritarias para la Eurocámara y que los proyectos que apoya la UE tienen "efectos reales en la educación y el empoderamiento de las mujeres".

Pero el camino que queda para lograr la igualdad efectiva se prevé largo, como demuestra que sólo el 5 % de las mujeres heredan propiedad familiar.

"Se puede afirmar que Montenegro es el país más tradicional de la región, sobre todo en lo que respecta a la herencia", explica Mladenka Tesic, que trabaja en la representación de la UE en Podgorica, encargada de los programas de derechos humanos.

En Montenegro la propiedad suele pasar sólo a los herederos varones, ya que son vistos como la garantía para continuar el linaje familiar.

Tesic recuerda que, pese a que las mujeres representan ya el 64 % de los titulados universitarios, su representación en el mundo económico o político Montenegro, sobre todo en los puestos de mando, sigue siendo muy escasa.

Como la India o China

Un dato escalofriante revela hasta qué punto la mujer montenegrina lo tiene difícil para vivir: En Montenegro nacen 109 niños por cada 100 niñas -promedio de los últimos 20 años, según datos de la Oficina de Estadísticas del país-, frente a la media europea de 103.

El pasado mes, la ONG Centro por los Derechos de las Mujeres lanzó la campaña "No deseada", que tuvo eco regional, para poner en el foco los abortos selectivos de niñas, una lacra que el pequeño Estado de Montenegro, con sus 630.000 habitantes, comparte con gigantes superpoblados como China -por la política del hijo único- o la India, donde la dote hace a las hijas una carga para sus familias.

"Querida No Deseada, tus padres deseaban más tener un hijo y por eso no tuviste la oportunidad de nacer. Perdónalos", reza uno de los carteles de la campaña "Nezeljena", una esquela con foto sin rostro sobre fondo rosa.

Maja Raicevic, responsable de la campaña, recuerda que el Consejo de Europa ya ha pedido a Montenegro que afronte el asunto de los abortos selectivos, pero que no se ha hecho nada al respecto.

Aunque reconoce que la situación ha mejorado en los últimos años, coincide con otras activistas en que los cambios se pueden acelerar si la UE presiona más para que se apliquen de forma efectiva la legislación de lucha contra la violencia machista y a favor de la igualdad.

"Lo que necesitamos ahora son mensajes más rotundos por parte de los responsables de la Unión Europea sobre los derechos de las mujeres y la igualdad de género", reclama.

Para Raicevic, ha llegado el momento de que la UE levante la voz para mejorar de forma clara la vida de las mujeres de Montenegro.

Por Luis Lidón, con edición de Julia R. Arévalo

 

Aviso legal

Este reportaje se enmarca en un proyecto cofinanciado por la Unión Europea en el marco del programa de subvenciones del Parlamento Europeo en el ámbito de la comunicación. El Parlamento Europeo no ha participado en su elaboración y no asume ninguna responsabilidad ni se considera vinculado por la información, datos o puntos de vista expresados en el marco del proyecto, del que son únicos responsables, con arreglo al Derecho aplicable, los autores, los entrevistados, los editores o los divulgadores del programa. Tampoco cabe imputar al Parlamento Europeo responsabilidad alguna por los perjuicios, ya sean directos o indirectos, que puedan derivarse de la realización del proyecto.

 

 

Histórico de noticias
La Fortaleza de las Golondrinas, contra el olvido del genocidio armenio

Desde hace un siglo, el pueblo armenio persevera por el reconocimiento mundial del genocidio sufrido durante la Primera Guerra Mundial, deportado y...

El país de las piedras

Los armenios llaman a su patria "el país de las piedras". Casi no tienen tierra para cultivar pero en ella crecen tesoros como las hierbas para tisanas y...

Pan, paz y rosas

Marina decidió irse de casa cuando su marido, un policía de Montenegro, le pidió que eligiera a quién pegaba ese día, si a ella o a su hija pequeña. Se...

Lo que queda en común

Casi un año después de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, legisladores de EEUU y la Unión Europea (UE) repasaron lo que queda en común y...

Matías: es "muy temprano" para proclamar resultados de las elecciones en Honduras

Son 52.347 votos los que darían la reelección al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y 5.179 actas electorales las que impugna el opositor...

Lápices o ladrillos

Ir a la escuela no es un derecho para los niños afganos refugiados en Irán, hogar para tres millones de huidos de las inacabables guerras de Afganistán....

Elecciones en Honduras: una jornada de civismo democrático, empañada por la lentitud burocrática

Con "civismo y pacificación, dentro de un sistema que se sentía democrático".  Así percibió la votación para las elecciones generales en Honduras el jefe de...

Observar y oir

"Observar y oír", sin interferencias políticas. Así describe su tarea el jefe de la delegación del Europarlamento que forma parte de la misión de...

Política común y plan Marshall, estrategia de UE frente a China en África

Túnez (EuroEFE).- Política comunitaria unificada, seguridad y un "plan Marshall" son los ejes de la receta que el presidente del Parlamento Europeo, Antonio...

Doblemente forzada, un debate sobre el aborto tras una violación

Mujeres en la cárcel por abortar, niñas forzadas a la maternidad tras haber sufrido una violación, suicidios para evitar ese destino. Sucede en muchos...

Desplazamiento de la migración y el contrabando en Libia preocupan a la UE

El desplazamiento hacia el oeste de las mafias dedicadas en Libia al tráfico de migrantes y el poder de los contrabandistas de combustible y armas...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información