17 de noviembre de 2017
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110
Premio Sájarov

Lolita Chávez, en defensa del pueblo de los muchos árboles

 La indígena guatemalteca Aura Lolita Chávez Ixcaquic, activista medioambiental candidata al Premio Sájarov, en una imagen de febrero de 2017 en Ciudad de Guatemala. (Foto: Nelton Rivera.- EFE)

La indígena guatemalteca Aura Lolita Chávez Ixcaquic, activista medioambiental candidata al Premio Sájarov, en una imagen de febrero de 2017 en Ciudad de Guatemala. (Foto: Nelton Rivera.- EFE)

Guatemala (EuroEFE).- Como mujer y como indígena, Aura Lolita Chávez Ixcaquic conoce de primera mano lo que supone la discriminación, la doble discriminación, y aún así está empeñada en combatirla. Por esta lucha incansable en favor de la vida ha sido una de las tres finalistas al Premio Sájarov 2017 a la libertad de conciencia.

La candidatura de la guatemalteca fue promovida por el Grupo de los Verdes-Alianza Libre Europea del Europarlamento -institución que concede el Sájarov- y responde a su labor como protectora de los derechos indígenas y activista medioambiental.

"Mi pueblo se llama K'iché. Ki significa muchos, che significa árboles. Desde nuestra originalidad, concebimos a la comunidad de árboles como una comunidad activa", relata esta activista en un vídeo que circula por Internet, en el que expone su rechazo a programas de forestación del Banco Mundial: "Le ponen precio a lo que para nosotros no es producto. Dicen que pueden generar economía verde y esto se vuelve un producto para ellos".

"Terminan con las montañas y entonces mercantilizan las montañas, depredan todo y siembran un tipo de árbol depredador, pino o ciprés (...) el agua se lo han llevado para otros lados. Es bien indignante porque vivimos en montaña pero no tenemos agua", denuncia, y lamenta que el Estado guatemalteco se haya "arrodillado ante estas empresas depredadoras" mientras "criminaliza" a quienes defienden su territorio.

"No queremos al Banco Mundial en nuestros territorios. Decimos: '¡que se vayan con sus dineros!'", proclama.

Víctima de varios atentados

Orgullosa de su identidad maya-quiché, consciente de su historia y comprometida con la defensa de los pueblos originarios y del territorio, Lolita nació un 15 de septiembre de 1972, día de la "supuesta" -dice ella- independencia de Guatemala y desde joven supo cuál era su rol.

Su madre, como organizadora comunitaria frente a la represión militar durante la guerra civil (1960-1996) de Guatemala, fue su ejemplo, su inspiración, y uno de los motivos que la llevó a dedicar su vida a la defensa de los territorios indígenas desde Quiché, su hogar.

Mas en esta travesía de doble lucha por la vida, la suya y la de los suyos, ha visto de cerca la muerte, y ello a pesar de que desde 2005 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó medidas cautelares para protegerla.

Lolita, maestra de profesión, ha sido víctima de varios atentados por su labor al frente del Consejo de Pueblos K'iche's por la Defensa de la Vida, Madre Naturaleza, Tierra y Territorio (CPK), fundado en 2007. Uno de ellos le provocó pavor: En 2012, ella y varias compañeras que viajaban en autobús fueron atacadas en una emboscada por un grupo de hombres armados con machetes, puñales y garrotes. Cuatro mujeres resultaron heridas. Lolita, desde entonces, tiene miedo a viajar sola.

Aún así, ha ido tejiendo la resistencia a través de la acción empezando desde casa, siendo un referente del feminismo comunitario indígena guatemalteco, hasta luchar por un modelo de desarrollo propio, el Buen Vivir, en contra de las empresas mineras, petroleras o hidroeléctricas.

En octubre de 2012, ayudó a organizar la comisión de una "consulta de buena fe", un derecho que tiene la comunidad de acuerdo con el derecho internacional. Más de 27.000 personas de comunidades indígenas en Quiché dijeron "no" a la extracción y explotación en su territorio, en particular la minería a gran escala y los proyectos hidroeléctricos.

"Ni Occidente entiende nuestro propio modelo de desarrollo. Del ser y del existir, y no del tener y querer ser", repite en cada una de sus conferencias por el mundo, donde denuncia que Guatemala sigue siendo un Estado "racista", en el que "manda más quien tiene más", como el hombre, la gente blanca, los ladinos.

"Denunciamos a las empresas transnacionales, mineras, hidroéctricas, de monocultivo (....) las denunciamos porque son empresas saqueadoras, asesinas que llegan allá a violar todos nuestros derechos", dijo a un grupo de eurodiputados ecologistas con los que se reunió en octubre de este año. Y les añadió: "abrazo el esfuerzo que se está haciendo acá por reconocer que venimos de la Madre Tierra y que la reciprocidad es necesaria. Ese es nuestro llamado como pueblos originarios".

"Gracias porque con esta nominación (al Premio Sájarov) nos están dando una inspiración en nuestro camino por la lucha por la defensa de nuestros derechos. Gracias porque con esta nominación también iluminan nuestro caminar hacia la vida, la vida en libertad y la vida en la justicia", dice en un vídeo de presentación difundido por Los Verdes-ALE.

Pero el último ataque, el de junio de este año, la ha obligado a exiliarse para protegerse, a abandonar a los suyos, su familia y sus dos hijos. A principios de ese mes, la líder indígena y un grupo de integrantes del CPK interceptaron un camión cargado con madera que no tenía licencia para talar árboles en áreas protegidas, por lo que lo escoltaron hasta las oficinas del Instituto Nacional de Bosques (INAB). Pero, antes de llegar, un grupo de diez hombres armados los amenazaron y tuvieron que huir. Ahora tiene miedo y rehúsa ser entrevistada por Efe.

"Ya pasamos una guerra"

Aún así su lema de vida pasa por mirar al pasado para curar las llagas: "La herida hay que sanarla, tocar donde está la llaga, no olvidarla. Con el olvido no hay reconciliación para la cura, para la no repetición, para el resarcimiento de los daños".

Defensora del diálogo y de la paz -"no queremos tener relación con las armas porque ya pasamos una guerra"- esta mujer prometió en un foro en Estambul en 2012 que seguirá luchando por la madre tierra: "Los huesos de nuestras abuelas están en este suelo. Entonces, ¿cómo se atreven a vender la tierra?".

A pesar de las denuncias, las amenazas de muerte, las persecuciones y los estigmas -fue tildada de "terrorista del Estado"- sus ojos "miran con amor".

Y es que frente a la hostilidad, el peligro, los ataques y las amenazas, Lolita, una mujer que recurre a las enseñanzas ancestrales en busca de unidad y orientación espiritual y comunal, opta por vivir a plenitud.

Su sonrisa cálida y su entusiasmo inagotable la han llevado a donde "nunca pensaba": cruzar fronteras y ser, además de una líder en su pueblo, un ejemplo inspirador de la resistencia de los indígenas a la destrucción del medioambiente y de defensa de sus derechos en todo el mundo.

Por Patricia Pernas, con edición de Julia R. Arévalo

Aviso legal

Este reportaje se enmarca en un proyecto cofinanciado por la Unión Europea en el marco del programa de subvenciones del Parlamento Europeo en el ámbito de la comunicación. El Parlamento Europeo no ha participado en su elaboración y no asume ninguna responsabilidad ni se considera vinculado por la información, datos o puntos de vista expresados en el marco del proyecto, del que son únicos responsables, con arreglo al Derecho aplicable, los autores, los entrevistados, los editores o los divulgadores del programa. Tampoco cabe imputar al Parlamento Europeo responsabilidad alguna por los perjuicios, ya sean directos o indirectos, que puedan derivarse de la realización del proyecto.

Histórico de noticias
¿Quitar un Sájarov?

Tres décadas después de crearse el Premio Sájarov a la libertad de conciencia, el comportamiento de la líder birmana Aung San Suu Kyi ha llevado al...

Un legado imperecedero

El ideario del disidente soviético y Premio Nobel de la Paz Andréi Sájarov (1921-1989), padre de la bomba de hidrógeno, activista del desarme nuclear y...

"Venezuela no está sola"

El Parlamento Europeo ha concedido el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia de 2017 a la "oposición democrática" de Venezuela, un galardón colectivo...

La familia de Dawit no pierde la esperanza

La familia del periodista eritreo encarcelado Dawit Isaak no pierde la esperanza de recuperarlo pero, 16 años después, apuesta más por el diálogo que por...

Sin noticias de Dawit Isaak

Dawit Isaak cumple esta semana 53 años en una cárcel de Eritrea. Quizás esté todavía vivo. Candidato finalista al Premio Sájarov a la libertad de conciencia...

Lolita Chávez, en defensa del pueblo de los muchos árboles

Como mujer y como indígena, Aura Lolita Chávez Ixcaquic conoce de primera mano lo que supone la discriminación, la doble discriminación, y aún así está...

Borges: la oposición venezolana libra "la batalla por la libertad más importante del siglo"

Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, es el único que está en libertad de las figuras de la oposición venezolana galardonadas con...

30 años de Premios Sájarov

Disidentes, periodistas, escritores, activistas por la paz y los derechos humanos, movimientos ciudadanos y oenegés como la soviética/rusa Memorial ,...

De Mandela a Malala, cuatro Sájarov ganaron el Nobel de la Paz

Cuatro galardonados con el Premio Sájarov a la libertad de conciencia creado por el Parlamento Europeo (PE) en 1988 han recibido también el Nobel de...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información