18 de diciembre de 2017
ÚLTIMAS NOTICIAS:
 1300x110
Premio Sájarov

Un legado imperecedero

 Monumento al disidente soviético y Premio Nobel de la Paz Andréi Sájarov frente al edificio donde sufrió destierro interior en la década de 1980, en la ciudad de Nizhni Nóvgorod, antigua Gorki (Foto: Bernardo Suárez Indart.- EFE)

Monumento al disidente soviético y Premio Nobel de la Paz Andréi Sájarov frente al edificio donde sufrió destierro interior en la década de 1980, en la ciudad de Nizhni Nóvgorod, antigua Gorki (Foto: Bernardo Suárez Indart.- EFE)

(información del 17/11/2017 actualizada el 11/12/2017)

Nizhni Nóvgorod, Rusia (EuroEFE).- El ideario del Premio Nobel de la Paz Andréi Sájarov (1921-1989), padre de la bomba de hidrógeno, activista del desarme nuclear y defensor de los derechos humanos, sobrevive en la Rusia de hoy gracias a un puñado de entusiastas que guardan celosamente su memoria y difunden su pensamiento.

Entre ellos se cuentan los diez empleados del apartamento-museo de Sájarov en Nizhni Nóvgorod, una ciudad industrial situada a unos 400 kilómetros al este de Moscú que se llamaba Gorki cuando, en enero de 1980, fue confinado en ella por condenar la invasión militar soviética de Afganistán.

Un apartamento austero en Avenida Gagarin 214.

Para llegar al museo hay que recorrer un largo camino, ya que el número 214 de la avenida Gagarin, la residencia obligada de Sájarov durante casi siete años, se encuentra bastante retirado del centro de la ciudad.

El piso, de tres dormitorios y un salón, era utilizado como hotel por una institución soviética y contaba con escaso mobiliario, que fue el que el científico y su segunda esposa, Yelena Bonner, utilizaron durante el destierro.

"Nos donaron los muebles cuando se creó el museo", dice a Efe su directora, Liubov Potápova, que destaca que el apartamento, salvo los paneles expositores que presenta hoy, se conserva tal y como era cuando lo habitaba Sájarov.

La vivienda rezuma austeridad espartana. El papel mural, floreado, ligeramente descolorido, es fiel testimonio de los gustos soviéticos de la época.

En un rincón, junto a una lámpara de pie, hay un televisor en blanco y negro y un receptor de radio, que permitían a Sájarov mantenerse al tanto de las informaciones que difundían los medios oficiales soviéticos.

Dos de los tres dormitorios eran empleados como despachos de trabajo. En uno de ellos, una exposición recuerda a vecinos de Nizhni Nóvgorod que fueron víctimas de las campañas represivas estalinistas. Un trozo de alambre de púas de un recinto del gulag, el terrorífico sistema penitenciario de campos de trabajos creado por el régimen comunista, y una jarra de aluminio utilizada por uno de sus reclusos constituyen un elocuente recordatorio de esa época.

"¡Qué fascinante cápsula del tiempo! Gracias a los que crearon y mantienen este espacio!", escribió en el libro de visitantes del museo el turista australiano Charlie Pine.

Vigilancia 24/7

Durante los casi siete años de destierro Sájarov estuvo sometido a la vigilancia permanente del Comité de Seguridad del Estado (KGB), que controlaba cada uno de sus pasos.

"Estaba bajo vigilancia total las 24 horas del día. La vigilancia del apartamento se llevaba a cabo desde dos puestos que se hallaban en edificios vecinos", describe Potápova.

"Había un tercer puesto de vigilancia justo junto a la puerta del piso, donde montaban guardia permanente agentes de policía que no permitían la entrada a los extraños", agrega.

La directora destaca que "fueron tiempos muy duros para él, sobre todo porque sabía que toda persona que fuera a visitarle o cruzara con él un par de palabras sería sometida a interrogatorios y presiones del KGB".

Sájarov sí podía desplazarse por la ciudad, pero tenía prohibido abandonar sus límites. Dos coches del KGB montaban guardia de manera permanente junto al 214 de la avenida Gagarin, prestos a seguir al Nobel en caso de que este decidiera salir en automóvil.

Campaña de difamación

La estricta y permanente vigilancia a la que estaba sometido Sájarov se acompañaba de una campaña de desprestigio orquestada por la maquinaria propagandística comunista.

"Calumniador y fariseo", "Cuando se pierde el honor y la conciencia", "Recapacita, ciudadano Sájarov", eran alguno de los titulares que le dedicaba de la prensa soviética, en una campaña acompañada del envío de cartas supuestamente de ciudadanos de a pie que le recriminaban su "actividad contra el Estado soviético".

Recortes de periódicos que censuran a Sájarov, expuestos en el apartamento-museo de Nizhni Nóvgorod (antigua Gorki) donde pasó siete años de destierro interior (Foto: Bernardo Suárez Indart.- EFE)

Los recortes de estos periódicos se exhiben en una sala de exposiciones situada en un apartamento contiguo al de Sájarov que fue cedido al museo por el Ayuntamiento de Nizhni Nóvgorod.

El físico tenía prohibido todo tipo de contacto con extranjeros y su único vínculo con el exterior era a través de su esposa, que oficiaba como su correo.

Su situación en Gorki empeoró drásticamente cuando Bonner fue en 1984 condenada también a destierro junto a su marido y, más tarde, se le denegó a ésta el permiso para recibir tratamiento médico en el extranjero.

Esta última decisión fue adoptada al más alto nivel, en el Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de la URSS, el sancta sanctorum del poder soviético, como consta en el acta, ya desclasificada, de una reunión celebrada el 29 de agosto de 1985.

"De la Bonner nada decente puede esperarse. Es una fiera con faldas, un peón del imperialismo", dijo Mijaíl Zimianin, secretario del Comité, al argumentar su rechazo a la solicitud.

Creador de la bomba de hidrógeno

La esposa de Sájarov gozaba de especial animadversión entre los miembros de la nomenklatura soviética: para muchos, su influencia había sido determinante para que el físico abrazara de manera decidida la causa de la defensa de los derechos humanos, pero lo cierto es que el científico ya antes conocerla, en 1970, en la ciudad de Kaluga, donde asistían a un juicio contra dos disidentes, era un activo defensor de la libertades ciudadanas.

En la sala de exposiciones de Nizhni Novgorod se exhibe una maqueta en miniatura de la primera bomba de hidrógeno soviética, de la que Sájarov fue uno de los creadores, así como réplicas de las tres Estrellas de Oro de Héroe del Trabajo Socialista con las que fue galardonado el físico por su aporte al desarrollo del poderío nuclear de la URSS.

Se las quitaron cuando fue confinado en Gorki.

"Trabajaba con gran tensión, considerando que la tarea que afrontábamos era muy importante para el país y para la humanidad (...) que era necesario un equilibrio entre las dos grandes potencias y (...) que precisamente ello serviría de garantía de que este arma no sería empleada", escribiría más tarde Sájarov.

En pleno desarrollo y ensayo de las armas nucleares, Sájarov se aboca al estudio del impacto de la radiación en los seres vivos, pública artículos sobre el peligro que esta representa, aboga por la prohibición de las pruebas nucleares.

"Para comienzos de 1968 estaba muy cerca de tomar conciencia de mi necesidad de hacer pública mi visión de los principales problemas de la época (...) y di mi paso decisivo al publicar el artículo 'Reflexiones sobre el progreso, la coexistencia pacífica y la libertad intelectual'", recordaría posteriormente.

Ese texto, publicado fuera de la URSS y reproducido clandestinamente en el territorio soviético, convirtió a Sájarov en un disidente con mayúscula. El eminente físico aseguraba en él que "la libertad de pensamiento es la única garantía de viabilidad para un enfoque científico-democrático de la política, la economía y la cultura".

Liberado por Gorbachov y olvidado por Rusia

Fue el líder de la perestroika y último presidente de la URSS, Mijail Gorbachov, quien puso fin al exilio interior de Sájarov a finales de 1986.

"Le pido que ponga en libertad a los presos de conciencia que se encuentran actualmente en la cárcel", fue lo primero que le dijo Sájarov cuando le comunicó por teléfono que su destierro había concluido y que podía volver a Moscú.

Así recordó Gorbachov esa primera conversación con Sájarov: "Comenzó a dar datos, nombres, tenía mucha prisa. Me era difícil continuar la conversación en ese nivel de emociones, pero el deseo de Andréi Dmitriévich de ayudar personas concretas no podía no infundir respeto", agregó.

Tres décadas después, "las nuevas generaciones saben muy poco de Sájarov, y esto ocurre porque su figura es silenciada intencionadamente por los medios oficiales" en Rusia, lamenta Serguéi Lukashevski, otra de las personas que se dedican a proteger su legado.

Lukashevski dirige el Centro Sájarov de Moscú, una onegé fundada en 1996 que se está encontrando con las limitaciones impuestas por una ley de 2014 en virtud de la cual fue incluida forzosamente en un registro de "agentes extranjeros".

El director explica a Efe que, para las autoridades rusas, Sájarov es una figura "muy complicada e incómoda".

"De él no pueden decir, como se estila en la propaganda estatal, que era un traidor y que trabajaba para las fuerzas enemigas. No se puede decir eso de la persona que creó la bomba de hidrógeno" de la Unión Soviética.

Pero Sájarov terminó renegando de la carrera armamentista y promoviendo la unidad del mundo, lo que para Lukashevski colisiona "con el aislacionismo que predomina" en la Rusia actual.

Por Bernardo Suárez Indart, con edición de Julia R. Arévalo

 

Aviso legal

Este reportaje se enmarca en un proyecto cofinanciado por la Unión Europea en el marco del programa de subvenciones del Parlamento Europeo en el ámbito de la comunicación. El Parlamento Europeo no ha participado en su elaboración y no asume ninguna responsabilidad ni se considera vinculado por la información, datos o puntos de vista expresados en el marco del proyecto, del que son únicos responsables, con arreglo al Derecho aplicable, los autores, los entrevistados, los editores o los divulgadores del programa. Tampoco cabe imputar al Parlamento Europeo responsabilidad alguna por los perjuicios, ya sean directos o indirectos, que puedan derivarse de la realización del proyecto.

 

Histórico de noticias
El Sájarov premia a la oposición de Venezuela

"Anhelo el momento en que se abran las celdas, regresen los exiliados y nos abracemos todos", declaró el presidente del Parlamento de Venezuela, Julio...

¿Quitar un Sájarov?

Tres décadas después de crearse el Premio Sájarov a la libertad de conciencia, el comportamiento de la líder birmana Aung San Suu Kyi ha llevado al...

Un legado imperecedero

El ideario del disidente soviético y Premio Nobel de la Paz Andréi Sájarov (1921-1989), padre de la bomba de hidrógeno, activista del desarme nuclear y...

30 años de Premios Sájarov

Disidentes, periodistas, escritores, activistas por la paz y los derechos humanos, movimientos ciudadanos y oenegés como la soviética/rusa Memorial ,...

Ledezma: "Yo tengo ya el premio de estar vivo"

“Yo tengo ya el premio de estar vivo”, dice el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, uno de los ocho galardonados con el Sájarov 2017, que brinda a los...

Los Sájarov menos mediáticos que siguen en prisión en Venezuela

Rodeando uno de los cerros de la abrupta orografía de Caracas se levantó en la década de 1950 el Helicoide, un edificio futurista que representó por su...

Lilian Tintori, compañera de encierro de Leopoldo López

“Mi casa se convirtió en una carcel”, describe en entrevista con Efe Lilian Tintori, esposa del líder opositor venezolano y Premio Sájarov 2017 Leopoldo...

Goicoechea: "Estoy peleando políticamente por lo que creo"

Yon Goicoechea, uno de los siete opositores venezolanos galardonados con el Premio Sájarov 2017, tuvo que elegir al salir de la carcel: o el exilio o la...

"Venezuela no está sola"

El Parlamento Europeo ha concedido el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia de 2017 a la "oposición democrática" de Venezuela, un galardón colectivo...

La familia de Dawit no pierde la esperanza

La familia del periodista eritreo encarcelado Dawit Isaak no pierde la esperanza de recuperarlo pero, 16 años después, apuesta más por el diálogo que por...

Sin noticias de Dawit Isaak

Dawit Isaak cumple esta semana 53 años en una cárcel de Eritrea. Quizás esté todavía vivo. Candidato finalista al Premio Sájarov a la libertad de conciencia...

Lolita Chávez, en defensa del pueblo de los muchos árboles

Como mujer y como indígena, Aura Lolita Chávez Ixcaquic conoce de primera mano lo que supone la discriminación, la doble discriminación, y aún así está...

Borges: la oposición venezolana libra "la batalla por la libertad más importante del siglo"

Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, es el único que está en libertad de las figuras de la oposición venezolana galardonadas con...

De Mandela a Malala, cuatro Sájarov ganaron el Nobel de la Paz

Cuatro galardonados con el Premio Sájarov a la libertad de conciencia creado por el Parlamento Europeo (PE) en 1988 han recibido también el Nobel de...

Acepto Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información