Argelia responde al giro español sobre el Sáhara y llama a su embajador

Argelia responde al giro español sobre el Sáhara y llama a su embajador

Argelia responde al giro español sobre el Sáhara y llama a su embajador. EFE/Javier Martín/Archivo

Argel (EuroEFE).- La nueva postura de España de apoyar el plan de autonomía de Rabat para el Sahara Occidental ha provocado una respuesta contundente de Argelia, que decidió este sábado llamar a consultas a su embajador en Madrid «con efecto inmediato».

La reacción argelina se hizo a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores argelino que explicó que se ha visto «muy sorprendido» por el «cambio repentino» de posición de España al apoyar al proyecto de autonomía de Marruecos para el Sáhara tras varios años de apoyo al plan de las Naciones Unidas.

«Muy sorprendido por este repentino cambio de posición del antiguo poder administrador del Sáhara Occidental», dice la nota del Ministerio argelino, que en consecuencia ha decidido llamar a su embajador en Madrid, Said Musi.

El anuncio de la nueva posición de España lo hizo inicialmente el viernes el gabinete real marroquí y después fue confirmada por el Gobierno español, y supone un cambio en la postura de España respecto al futuro de Sahara, antigua colonia española, ya que hasta ahora España defendía los acuerdos de la ONU para celebrar un referéndum en el Sahara y determinar así el futuro político de este territorio.

Poco después de conocerse el anuncio con la nueva posición de España, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, confirmó que España considera que el plan de Marruecos de 2007 para una autonomía del Sáhara es «la base más seria, realista y creíble» para la «resolución» del conflicto.

En los mismos términos se expresó también el Gobierno de Estados Unidos. Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos reiteró el viernes a Efe que el plan de Marruecos para el Sáhara Occidental es una iniciativa «seria, creíble y realista», y resulta «un enfoque potencial para satisfacer las aspiraciones de la gente del Sahara Occidental».

«SEGUNDA TRAICIÓN HISTÓRICA» AL PUEBLO SAHARAUI

Sin embargo, el anuncio del Gobierno español sobre su apoyo a la iniciativa marroquí de autonomía para el Sahara Occidental fue percibido por la prensa argelina como una «segunda traición» al pueblo saharaui que lucha por su independencia desde más de cuatro décadas.

Este acto es una «segunda traición histórica al pueblo saharaui por parte de Madrid tras el desastroso acuerdo de 1975», recogía hoy el diario digital «Tout sur l’Algérie», que cita una fuente diplomática cercana al conflicto.

«Finalmente Marruecos ha obtenido lo que quería de España», añadió el diario tras recordar la crisis diplomática y migratoria entre ambas orillas.

En la misma línea, el diario en árabe «Echuruk» decía en su pagina web oficial que el cambio de posición de España es «la segunda traición histórica del excolonizador del Sahara Occidental contra su pueblo».

RELACIONES ENTRE ESPAÑA Y ARGELIA

La nueva postura de España pone fin a casi un año de disputas diplomáticas con Rabat, sobre todo migratorias, pero este apaciguamiento con Marruecos abre un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales entre Argel y Madrid, que en los últimos meses han sido particularmente intensas por el interés de España en garantizar el suministro de gas.

 

 

Argelia es, de hecho, el principal proveedor de gas de España, país al que suministra el 47% de sus necesidades durante el primer semestre de 2021.

En septiembre del pasado año el ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, viajó a Argel, donde las autoridades argelinas le confirmaron la continuidad del suministro de gas a España tras la crisis desatada entre Argelia y Marruecos. También la ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera, realizó una visita al país norteafricano el 27 de octubre de 2021, con el mismo fin.

Este viernes, poco después de confirmar su nueva posición sobre el Sáhara, el ministro Albares dijo que Argelia es «un socio muy fiable» y «estratégico» para España, en una relación «que está llamada a perdurar en el tiempo».

El ministro español subrayó que la diplomacia «requiere discreción y no airear conversaciones», por lo que no ha revelado si Argelia estaba informada sobre el acuerdo entre España y Marruecos, aunque sí que ha asegurado tener una «relación muy fluida» con su homólogo argelino.

EL SÁHARA, UN CONFLICTO INTERMINABLE

El contencioso sobre el Sahara Occidental comenzó en 1975 cuando Marruecos, aprovechando el proceso de descolonización iniciado por España, se anexionó este territorio tras traspasar su frontera con la llamada Marcha Verde.

En febrero de 1976 España se retiró definitivamente del Sahara y el Frente Polisario proclamó unilateralmente la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en Tinduf (Argelia) y declaró la guerra a Marruecos y Mauritania.

Mauritania renunció en 1979 a ejercer su soberanía sobre esa parte del territorio y firmó la paz con el Polisario, circunstancia que aprovechó Marruecos para anexionársela.

Desde entonces, la mayoría del territorio está controlado por Marruecos mientras que el Polisario, apoyado por Argelia y Libia, dispone de una pequeña parte y tiene su cuartel general en la ciudad argelina de Tinduf.

En 1988, Marruecos y el Polisario aceptaron un plan de la ONU que preveía un alto el fuego y el control de la Misión de Naciones Unidas para el referéndum (MINURSO).

Tres años más tarde, el 6 de septiembre de 1991, entró en vigor el alto el fuego pero la consulta nunca se celebró por divergencias sobre la composición del censo.

Editado por M.Moya