Borrell cree que la posición española sobre el Sáhara no contradice la europea

Borrell cree que posición española sobre el Sáhara no contradice la europea

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ /Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, consideró este lunes que el cambio en la posición del Gobierno español sobre el Sáhara Occidental «no contradice» la fijada por la Unión Europea, que apuesta por una solución acordada por ambas partes en el marco de las resoluciones de la ONU.

«La posición de la UE sigue siendo la misma, es decir, pleno respeto y apoyo a las resoluciones de Naciones Unidas. Cualquier solución al problema tiene que encontrarse en el marco de las resoluciones de la ONU que, por cierto, es también lo que dice la carta enviada por el Gobierno español a Marruecos», señaló Borrell tras un Consejo de Asuntos Exteriores y de Defensa celebrado en Bruselas.

 

 

La posición comunitaria es que la solución «tiene que venir de un acuerdo de las partes en el marco de la resolución de Naciones Unidas. Por lo que he leído de la carta de España, no la contradice», dijo el jefe de la diplomacia comunitaria.

En una misiva dirigida por Sánchez al rey Mohamed VI, hecha pública por el Gabinete Real de Marruecos, España «reconoce la importancia que tiene la cuestión del Sáhara para Marruecos» y «considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver este contencioso”.

Borrell señaló que, aunque la carta española «señala una preferencia» por una de las soluciones (la autonomía), insiste en que ésta tiene que encontrarse «en el marco ONU», que «es exactamente lo que dice la Unión Europea».

El alto representante precisó que, aunque el ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, ha hablado con él del cambio de postura «de manera informal» y «seguramente» también lo haya hecho con los titulares de Exteriores de otros Estados miembros, este tema no se ha abordado formalmente este lunes en el Consejo.

LA CE SALUDÓ EL ACERCAMIENTO ESPAÑA-MARRUECOS

Por su parte, la Comisión Europea (CE) ya había calificado también este lunes de «desarrollo positivo» el acercamiento entre España y Marruecos.

«La UE da la bienvenida a todo desarrollo positivo entre sus Estados miembros y Marruecos en su relación bilateral, que no puede ser sino beneficiosa para la implementación del acuerdo de asociación euro-marroquí en su conjunto», declaró en rueda de prensa la portavoz comunitaria de Exteriores, Nabila Massrali.

La portavoz comunitaria recordó en rueda de prensa que la Comisión «reafirma su apoyo a los esfuerzos del secretario general de la ONU para continuar con el proceso político con el objetivo de llegar a una solución política justa, realista, pragmática, duradera y mutuamente aceptable a la cuestión del Sáhara occidental».

«Toda solución debe reposar sobre compromisos en conformidad con la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», agregó Massrali.

La última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el pasado mes de octubre, apostaba por «una solución realista, viable, duradera, aceptable por las partes y basada en la avenencia» y que «prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la carta de Naciones Unidas».

«BUEN MOMENTO»  PARA GARANTIZAR LA INTEGRIDAD TERRITORIAL DE ESPAÑA

Al respecto, Albares, también se pronunció en Bruselas al término de la reunión de los ministros de Exteriores, y consideró que «siempre es un buen momento para alcanzar un acuerdo que garantiza la integridad territorial de España, la prosperidad, la estabilidad, la gestión de los flujos migratorios irregulares, la cooperación en la lucha contra el terrorismo, los intereses comerciales».

 

 

Preguntado por si el Gobierno español avisó a Argelia -principal defensor del Frente Polisario y que el sábado llamó a consultas a su embajador en Madrid, antes de que Rabat publicara la carta- Albares apuntó que «las comunicaciones entre España y Marruecos son comunicaciones bilaterales entre España y Marruecos exclusivamente».

El jefe de la diplomacia española aseguró también que Argel es un «socio sólido, estratégico, prioritario, fiable para España, también como suministrador de gas».

La nueva posición de España sobre el Sáhara supone un cambio total en su postura respecto a su antigua colonia, ya que hasta ahora defendía los acuerdos de la ONU para celebrar un referéndum en el Sáhara para determinar el futuro de este territorio , los cuales no comparte Marruecos.

No obstante, la palabra referéndum ya ni siquiera aparece en los textos que se aprueban regularmente en el Consejo de Seguridad de la ONU, cuya misión en el Sáhara se inició en 1991.

La última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada el pasado mes de octubre, apostaba por «una solución realista, viable, duradera, aceptable por las partes y basada en la avenencia» y que «prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la carta de Naciones Unidas».

Precisamente, Albares aprovechó su visita a Bruselas para reunirse con el enviado especial de la ONU para el Sáhara, Steffan de Mistura, a quien trasladó que la «posición de España» es la de «una solucione mutuamente aceptable en el marco de Naciones Unidas».

El ministro, además, reiteró el apoyo de España para que De Mistura utilice un avión de las Fuerzas Armadas españolas para que «se desplace tantas veces como quiera donde él considere necesario para llevar a cabo la misión a la que nosotros apoyamos».

Editado por M.Moya