Francia, la UE y el Sahel reafirman su compromiso contra el terrorismo yihadista

Mapa de localizaciones del Ejército francés en el Sahel. EFE/EPA/FRANCOIS MORI/POOL MAXPPP OUT

Yamena (EuroEFE).- Francia, la Unión Europea (UE) y el grupo G5 Sahel (Níger, Mauritania, Burkina Faso, Mali y Chad) reafirmaron este martes su compromiso conjunto para mantener la lucha contra el terrorismo yihadista que sacude la región africana del Sahel.

“Si el Sahel cae en manos del terrorismo, África caerá gradualmente en manos del terrorismo islamista”, advirtió el presidente francés, Emmanuel Macron, en una intervención telemática ante la séptima cumbre ordinaria de los jefes de Estado del G5 Sahel, que empezó este lunes y se clausuró hoy en Yamena.

“Y Europa también vivirá de las consecuencias de esta tragedia, muy claramente. Es nuestro deber estar a su lado. Es nuestro deber apoyar a los Estados soberanos que lo soliciten”, subrayó el mandatario galo, quien pidió “intensificar la acción” para “decapitar las organizaciones” yihadistas de la región.

Macron, sin embargo, precisó que se trata de una estrategia “no sólo militar”, pues hay que dar “un segundo salto” con “el retorno de la seguridad y los servicios a la población”.

Los presidentes del G5 apoyaron esa idea al reconocer, en un comunicado conjunto, que “más allá del esfuerzo militar está el retorno del Estado, administraciones y servicios a las poblaciones así como la consolidación del Estado de derecho”.

Las estrategias para estabilizar el Sahel se han centrado principalmente en las misiones militares.

En 2013, la operación militar francesa Serval en Mali permitió bloquear el avance de los yihadistas, pero su continuación bajo el nombre Barkhane y con alcance en el Sahel occidental -junto a la misión de Naciones Unidas (MINUSMA) y las tropas del G5 Sahel- no ha impedido la expansión del yihadismo en este país, ni tampoco en el sudoeste de Níger y el norte y este de Burkina Faso.

Los líderes sahelianos valoraron el apoyo de Francia, que tiene desplegados unos 5.100 soldados en la región y ha permitido “infligir reveses graves a los grupos terroristas armados en la zona de las tres fronteras”, entre Mali, Níger y Burkina Faso, pero remarcaron que “la amenaza persiste” y “las mujeres, las niñas y los grupos vulnerables a menudo siguen siendo los más afectados”.

“Este amenaza -aseveraron- requiere vigilancia y perseverancia hasta que el flagelo del terrorismo sea completamente erradicado en esta región”, donde atentan la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los musulmanes (GSIM), el Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS) y Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI), entre otros.

A ese respecto, el presidente de Chad, Idriss Déby -quien relevó en esta cumbre a su colega mauritano, Mohamed uld Ghazouani, como presidente de turno del G5, anunció el despliegue de 1.200 soldados chadianos en la zona de las tres fronteras, algo que ya prometió el años pasado pero que no llegó a materializarse.

“En materia de lucha contra el terrorismo, nuestra estrategia militar será más eficaz si la fuerza conjunta del G5 Sahel y las fuerzas armadas de los países del Sahel aumentan su poder”, recordó el jefe de Estado chadiano.

En 2017, los cinco países plantearon la creación de una fuerza mancomunada de 5.000 soldados que no termina de ponerse en marcha, obstaculizada por falta de fondos, un entrenamiento inadecuado y un pobre equipamiento.

En la cumbre también intervinieron por videoconferencia el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quienes manifestaron el apoyo europeo al G5.

Borrell hizo hincapié en la necesidad de consolidar los éxitos militares con mejoras de la población civil. “Estamos comprometidos a acelerar los esfuerzos para el retorno del Estado a áreas frágiles”, recalcó.

Por su parte, Michel afirmó que “el compromiso de la UE con el Sahel es fuerte, duradero y concreto. “Apoyo financiero predecible, equipamiento y entrenamiento militar, desarrollo inclusivo, Estado de derecho y gobernanza, estas son nuestras prioridades”, indicó.

“Creemos que el debate sobre la condonación de la deuda, parcial o total, sobre la reestructuración de la deuda es un debate importante. (…) Debemos ir más allá, debemos continuar este debate”, dijo Michel.

Según explicó, “existe un consenso cada vez más fuerte” entre los países de la Unión Europea (UE) sobre la necesidad del alivio del adeudo, cuestión que están discutiendo, principalmente, en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente del Consejo Europeo subrayó también el “compromiso” de la UE con la seguridad de la región, golpeada por el terrorismo yihadista y los conflictos intercomunitarios.

Michel dijo que los Veintisiete están “dispuestos a intentar coordinar” sus acciones en el Consejo de Seguridad de la ONU para ubicar a la fuerza antiterrorista conjunta G5 del Sahel bajo el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, para garantizar su financiación sostenible.

Los jefes de Estado del G5 manifestaron su satisfacción por “la continuación de los esfuerzos de formación y asesoramiento” de iniciativas como la Misión de Entrenamiento de la UE en Mali (EUTM).

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció hoy, mediante un vídeo grabado, ante la cumbre que España incrementará notablemente su aportación a la EUTM -misión dirigida actualmente por un general español y en la que este país es el principal contribuyente en tropas- para hacer frente al terrorismo yihadista.

La cumbre concluyó después de que ayer se celebrara también en Yamena la segunda Asamblea General de la Alianza Sahel, que presidió la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya.

La ministra constató “avances”, pese al último “año difícil” por la pandemia de covid-19, en los programas de la Alianza, una plataforma de cooperación al desarrollo que ha financiado más de 800 proyectos valorados en más de 11.700 millones de euros en el Sahel.

Editado por Miriam Burgués