Clara Aguilera: «Algunos partidos a veces están calentando la temperatura agrícola»

Clara Aguilera: "Algunos partidos a veces están calentando la temperatura agrícola"

La eurodiputada y miembro de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo, Clara Eugenia Aguilera, en una imagen de archivo. EFE/ Ramón De La Rocha

Bruselas (EuroEFE).- La eurodiputada del PSOE Clara Aguilera, miembro de la comisión de Agricultura de la Eurocámara, asegura en una entrevista con Efe que «algunos partidos a veces están calentando la temperatura de las zonas agrícolas», en alusión al asalto de un grupo de ganaderos al ayuntamiento de Lorca (Murcia).

 

 

«Hay preocupación en los sectores agrarios por algunos temas y hay algunos partidos que a veces están calentando la temperatura de las zonas agrícolas y utilizándolas estratégicamente», declara, y dice considerar «absolutamente deleznable» que la agricultura se utilice de forma partidista.

Añade que lo sucedido en Lorca es «injustificable» y espera que los culpables de «atentar e impedir que se celebre un pleno», como sucedió en la población murciana, «lo paguen, para que sea un ejemplo y no se produzca más».

Aguilera considera que la derecha y ultraderecha son «responsables de utilizar estratégicamente y de forma partidista» la agricultura y ganadería, y pone como ejemplo la campaña electoral de Castilla y León.

 

 

Para Aguilera, esa utilización «no beneficia a los sectores agrícolas y no va a ayudar en nada».

«Me sorprende cuando algún compañero diputado de algún grupo de la derecha o de la extrema derecha aquí (en el Parlamento Europeo) viene a hablar de solucionar las cosas y culpa de todo absolutamente, de lo que tiene que ver y de lo que no, al presidente (Pedro) Sánchez. Bueno, vamos a no hacer bromas con la agricultura y, desde luego, a no calentar caldo de cultivo para generar agitación», expone.

 

 

En cuanto a las declaraciones del titular de Consumo, Alberto Garzón, sobre las macrogranjas, Aguilera afirma que el ministro «se ha equivocado» y «no sabe si es activista de una ONG o miembro de un gobierno».

«Hay un modelo de ganadería intensiva y otro extensiva, que ambos son legales y que están regulados», dice y precisa que el ganadero español «es un ejemplo» y «ha avanzado mucho en la lucha para eliminar antibióticos de uso habitual en la ganadería y está mejorando mucho todos los sistemas para alcanzar una mayor sostenibilidad y bienestar animal».

 

 

EL SECTOR AGRÍCOLA ESPAÑOL «SE ADAPTARÁ PERFECTAMENTE» A LA NUEVA PAC

En enero, la Política Agrícola Común (PAC) cumplió sesenta años y la eurodiputada recuerda que para el campo español «era un sueño entrar en la Unión Europea».

«Se ha beneficiado de muchísimas ayudas y mucha reconversión. Yo soy de Andalucía. Nada que ver las almazaras de aceite de hace 30 años con las fábricas de aceite que hay ahora en toda mi tierra. Son fábricas modernas», evidencia, y agrega que eso «ha sido apoyado con subvenciones de la Unión Europea».

En sesenta años han cambiado las prioridades de la PAC y explica que ahora hay «una gran demanda por proteger el medio ambiente y está evolucionando a que se subvencione a agricultores y ganaderos que apoyen las medidas contra el cambio climático».

Aguilera cree que las exigencias medioambientales de la nueva PAC, que entrará en vigor en 2023, serán asumibles para los agricultores y ganaderos españoles.

«Creo que (el sector) se adaptará perfectamente. Lo único, es que no hay que hacerles a los agricultores las cosas imposibles. No podemos decirles que quiten pesticidas, pero no les doy alternativa», expone.

Advierte de que si «finalmente el precio que recibe el agricultor sigue siendo bajo, acabará desapareciendo el abastecimiento de alimentos en la Unión Europea».

«Los cambios hay que hacerlos adecuadamente y, sobre todo, hay que conseguir una renta adecuada para los agricultores. Si no, no hay futuro», asevera.

Mantiene que hay «cosas que se han hecho bien y cosas que se han hecho regular; otras mal».

LOS ERRORES DEL PASADO

Entre los errores del pasado, destaca que la PAC «no ha distinguido entre pequeño, mediano y grande» a la hora de apoyar a las explotaciones y «simplemente ha dado ayudas y punto».

«Se ha ido fomentando la concentración y a la pequeña estructura familiar le es muy difícil subsistir«, pese a ser interesante dice «para cuestiones de las que ahora hablamos tanto, como los productos biológicos, los circuitos cortos de comercialización».

«Pero si no tienen un apoyo, no pueden subsistir. Y ahí la PAC se ha equivocado absolutamente», constata, y asume que «probablemente sea un poco tarde» para poder proteger esas explotaciones.

En pleno debate sobre la España vaciada, Aguilera admite que la PAC «puede ayudar en generar una actividad agrícola rentable, pero hay mucha acción política y muchas otras ayudas que hay que tomarse en serio» para detener el proceso de despoblación rural. Así, insta a «avanzar en digitalización y en servicios públicos».

Asegura que Andalucía es «un ejemplo» porque en esa comunidad autónoma «no se ha cerrado ningún pueblo», y contrapone esa región con Castilla y León, Galicia o Aragón.

Editado por María Moya

Una reforma de la PAC, tres perspectivas españolas

Madrid (EuroEFE).- La semana pasada, el Parlamento Europeo (PE) aprobó la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), la segunda reforma agrícola de más alcance de la UE, solo superada por la de 1992 (llamada MacSharry).