Los agricultores muestran sus dudas por los requisitos extra de la nueva PAC y piden más ayudas

PAC

Manifestación de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ante las subdelegaciones del Gobierno de CyL, para exigir una Política Agrícola Común (PAC) más justa, con un mayor reconocimiento al agricultor profesional, y unos precios dignos, el 14 de marzo de 2019. [EFE/R.GARCÍA]

Bruselas/Madrid (EuroEFE/Efe Agro).- Las organizaciones agrarias han mostrado este miércoles sus dudas ante la posible disminución de las ayudas por los nuevos requisitos ambientales de la nueva Política Agraria Común (PAC), mientras que distintos sectores han pedido más apoyo.

En concreto, se han referido a la decisión de los países de la Unión Europea (UE) de vincular el 20 % de los pagos directos a los ecoesquemas, incluida en el acuerdo alcanzado de madrugada en el Consejo Europeo sobre la futura PAC del periodo 2023-2027.

El responsable del departamento de Internacional de Asaja, Ignacio López, ha lamentado que “se incluyan nuevos requisitos pero sin introducir más dinero”, y ha rechazado el “recorte” presupuestario asignado a la política agraria el pasado julio.

Tras la reunión de los ministros de Agricultura, Pesca y Alimentación de la UE en Luxemburgo, López ha cargado contra la posible reducción de los fondos debido a los ecoesquemas, ya que “se coloca al agricultor en una peor situación que antes porque se le obliga a aplicarlos, aunque sean voluntarios, y sin saber aún cómo ni a qué coste para poder alcanzar el mismo nivel de pago que tenía hasta ahora”.

Asaja ha llamado a desarrollar “normas y reglas uniformes” para evitar un posible trato discriminatorio entre los agricultores y ganaderos de la UE, si no se diseñan bien los planes estratégicos nacionales para la aplicación de la PAC.

El secretario general de COAG, Miguel Blanco, ha coincidido en que la vinculación del 20 % de los pagos directos a los nuevos requisitos ambientales puede llevar a recortes “muy graves” de las ayudas a los productores si dicho modelo “no es inclusivo”.

COAG también ha cuestionado el “recorte” de los fondos europeos de la PAC acordado en julio y ha mostrado su desacuerdo con que los ministros “no hayan hecho ninguna consideración” sobre la necesidad de “recuperar partidas” para el sector agroalimentario en los fondos de los planes de recuperación económica frente a la pandemia.

La organización agraria UPA ha valorado el acuerdo del Consejo Europeo, que “puede ser positivo” para los pequeños agricultores, es “un paso importante” en tiempos de gran incertidumbre y “contribuirá a avanzar” en línea con el Pacto Verde Europeo “sin menoscabar” la renta de los productores.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, por su parte, ha criticado que el Consejo Europeo haya pasado “la patata caliente de los principales aspectos” de la Política Agraria Común a los países, ya que se les otorga “un amplio margen de discrecionalidad a los Estados miembros para otorgar y distribuir las ayudas de la PAC”.

Además, ha reclamado que esas ayudas se enfoquen hacia los agricultores y ganaderos profesionales, para lo que hace falta “definir al agricultor genuino conforme a criterios objetivos y no discriminatorios”.

La federación española de productores y exportadores hortofrutícolas (Fepex) ha llamado a incorporar en el régimen de pagos directos de la PAC al sector de frutas y hortalizas, sin acceso a estas ayudas hasta la fecha.