Los grandes grupos de la Eurocámara valoran la posición sobre la PAC e Izquierda y Verdes la rechazan

PAC

Manifestación de agricultores por una PAC más sostenible, ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, el 22 de octubre de 2019. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- Los tres grandes grupos de la Eurocámara (el PPE, los socialdemócratas S&D y los liberales de Renovar Europa) valoraron este viernes la posición alcanzada sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), mientras que Izquierda Unitaria y los Verdes la rechazaron.

Los grupos mayoritarios, que ya habían sellado un acuerdo en los puntos fundamentales de la reforma antes de la votación esta semana en el pleno de la Eurocámara, consideraron que será beneficiosa tanto para los productores como para el medio ambiente.

“Con la votación de hoy, el Parlamento ha adoptado una posición sólida y equilibrada para un buen comienzo de las negociaciones con los Estados miembros de la UE”, dijo el eurodiputado portavoz del PPE para Agricultura y Desarrollo Rural, Herbert Dorfmann.

El PP español sin embargo expresó su desacuerdo sobre las propuestas respecto a las ayudas máximas por explotación y a la reducción de los pagos directos a los agricultores.

El eurodiputado y portavoz de agricultura del Grupo del Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo, Juan Ignacio Zoido, lamentó la aprobación de una reforma “que supone un cambio radical sobre la PAC que todos conocemos, que es la que siguen necesitando nuestros agricultores y ganaderos” y “siempre ha defendido el PP”.

En particular, Zoido lamentó que la Eurocámara haya votado en contra de destinar fondos de la Política Agrícola Común (PAC) a la cría de ganado de lidia y de que el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA) y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) den ayuda a los agricultores cuyas actividades incluyan esa actividad.

“Se trata de un ataque injustificado a un sector que genera miles de empleo y a un animal que cumple también una importante labor medioambiental en el mundo rural”, explicó el eurodiputado, que añadió que el PP trabajará “para moderar esta reforma con nuestros socios en la Comisión Europeo y el Consejo”.

Por su parte, los socialdemócratas  (S&D) valoraron la adopción de “un texto mucho más progresista y eficaz” que el que proponía la Comisión Europea, “que garantiza altos estándares europeos de calidad y seguridad alimentaria”.

“La PAC también será el medio decisivo para alcanzar la neutralidad en carbono para 2050”, dijo el ponente del Reglamento de la Organización Común de Mercado (OCM), el eurodiputado Eric Andrieu.

Por su parte, la diputada socialista Clara Aguilera destacó en particular entre las novedades de la PAC la “condicionalidad social”, que consiste, dijo, en obligar al cumplimiento de la normativa laboral para cobrar ayudas y evitar sanciones.

También valoró que se vaya a tenga en cuenta la perspectiva de género en los planes estratégicos nacionales y un mejor apoyo para los jóvenes.

El grupo liberal también valoró la posición acordada.

La eurodiputada de Renovar Europa Ulrike Müller, ponente del reglamento sobre financiación, gestión y seguimiento de la PAC, dijo que colocar los planes ecológicos y los programas específicos, así como las inversiones, en el centro de esta reforma, permite avanzar “hacia un sector agrícola más sostenible y competitivo”.

Para la eurodiputada del PNV Izaskun Bilbao Barandica la nueva política agraria común “se cumple mejor con planes regionales que estatales pues uno de sus objetivos es adaptarla a la diversidad del sector en la Unión” y el cambio de modelo “profundiza en la sostenibilidad, la calidad y el conocimiento”.

En el extremo opuesto, los Verdes/ALE votaron en contra de la nueva PAC “por la falta de criterios ambientales y de una distribución justa de las ayudas”, explicaron en un comunicado.

Por su parte, la coalición Unidas Podemos (Podemos, IU y En Comú Podem) votó también “no” tras “escuchar las demandas de organizaciones agrícolas y ecologistas, y después de una semana de votaciones en las que la PAC se ha ido vaciando de exigencias sociales y medioambientales”, indicaron.

Entre lo que consideran “ausencias más graves” la eurodiputada María Eugenia Rodríguez Palop mencionó “el rechazo al capping o pago máximo de 60.000 euros, teniendo en cuenta que solo el 2 % de los beneficiarios reciben más de esa cantidad”.

También fueron muy críticos las organizaciones ecologistas, como “Friends of the Earth” (Amigos de la Tierra).