España aplaude las cuotas en el Atlántico, pero rechaza el plan mediterráneo

Planas

Luis Planas atiende a la prensa en Bruselas, el 12 de diciembre de 2021. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- España manifestó este martes su satisfacción con el acuerdo que fija las posibilidades de pesca en el Atlántico para 2022, en el que se sitúa la disminución de las capturas de merluza en un 8 %, pero rechazó el pacto sobre los días de trabajo en el Mediterráneo.

Los ministros de Pesca de la Unión Europea concluyeron este martes la reunión que comenzaron el pasado domingo para fijar las cuotas pesqueras del próximo año.

En el Atlántico se lograron contener las bajadas en la mayoría de especies prioritarias para España, pero en el Mediterráneo se fijó una reducción del 6 % en los días de trabajo de la pesca de arrastre y se incluyó la posibilidad de recuperar un 2 % de esos días si la pesca se realiza de forma más sostenible con las denominadas medidas de selectividad.

Esas medidas de sostenibilidad consisten, por ejemplo, en utilizar redes que dañen menos el medio ambiente. En cualquier caso, Madrid no respaldó el pacto sobre el Mediterráneo.

“Ha sido un Consejo positivo, un Consejo con buenos resultados, sin duda, en todo lo que se refiere al Atlántico y a los caladeros de mayor interés para España”, declaró el titular español de Agricultura y Pesca, Luis Planas, en una rueda de prensa tras la reunión ministerial.

Sin embargo, dijo que «evidentemente» al país «le habría gustado» que en el Mediterráneo se aceptaran «enteramente» las medidas de selectividad en materia de mallas que España plantea, con las que se pretende pescar de forma más sostenible.

En su opinión, esas medidas de selectividad “deben compensar el esfuerzo en la reducción de días que se plantea en el reglamento comunitario”, del 6 % para 2022.

Una de las principales prioridades de España en la negociación era evitar los recortes en la captura de la merluza sur, que se pesca en el Cantábrico y las aguas del Atlántico desde Finisterre hasta Tarifa.

La propuesta de la Comisión Europea (CE) contemplaba una disminución del 18,4 %, pero el acuerdo final plantea una rebaja del 8 %, lo que Planas calificó de “magnífico resultado”.

“Existe, además, un compromiso de revisión del modelo de evaluación del ‘stock’. Yo diría que es una de las conquistas y resultados más positivos”, resumió.

Planas subrayó que «aproximadamente unos 1.200 barcos en todo el Cantábrico y Golfo de Cádiz» pescan la merluza sur y que esa especie es «principal para las comunidades costeras».

También destacó que los abadejos que se capturan en el Cantábrico y en las aguas del Atlántico situadas frente a la península ibérica pasan de la reducción del 10 % planteada por el Ejecutivo comunitario al mantenimiento de la cantidad de capturas de este año en 2022.

En las aguas del Atlántico situadas frente a Francia, pasan de una caída del 20 % a un mantenimiento de la cifra.

«Muy importante también el lenguado del caladero nacional. La propuesta inicial era de un descenso de un 20 % y pasa a una bajada de un 5 %», señaló.

En cuanto al jurel sur, las capturas van a crecer en 2022 un 11,6 %, frente al recorte del 16 % planteado por el Ejecutivo comunitario. En la cigala que se captura en las aguas ibéricas entre Finisterre y Tarifa «se minimiza la propuesta inicial de reducción del 16 %, pasando a un 5 %«, apuntó.

Respecto al jurel que se pesca entre Finisterre y Tarifa, las capturas van a crecer en 2022 un 12 %, tal y como proponía el Consejo Internacional para la Exploración del Mar, frente al recorte del 16 % planteado por el Ejecutivo comunitario.

«Esta ha sido la parte más brillante. (…) Ha sido un resultado muy positivo, lo quiero valorar muy positivamente. Por desgracia, en lo que se refiere al segundo reglamento, al reglamento mediterráneo, la conclusión no ha podido ser tan positiva, razón por la cual no lo hemos podido apoyar», expuso.

EL ÚNICO PAÍS QUE NO RESPALDÓ EL ACUERDO SOBRE EL MEDITERRÁNEO

España ha sido el único país que no ha respaldado el acuerdo sobre los días de trabajo en el Mediterráneo para 2022, que finalmente se queda en una rebaja del 6 % e incluye una posible recuperación mediante medidas de selectividad de un 2 % de esos días. En un principio, se planteó una bajada del 7,5 % en el esfuerzo pesquero.

«Esa selectividad debería haber sido compensada totalmente, es decir, aquellos que hubieran hecho ese esfuerzo de selectividad o que hacen ese esfuerzo de selectividad de las mallas, lógicamente, no tendría sentido el efectuar una reducción suplementaria», detalló.

Durante el Consejo, la presidencia de la UE, en manos de Eslovenia, informó de que aún no hay acuerdo con el Reino Unido sobre las capturas en las aguas compartidas entre ese país y los Veintisiete, donde la flota española pesca fundamentalmente merluza, gallo, rape y bacalao.

De momento, y para permitir a los buques europeos seguir faenando en esas aguas, la UE se asignará unilateralmente cuotas durante los primeros tres meses del año, como hizo en 2021.

«Hace falta preservar los recursos pesqueros, pero también la economía de los pueblos marineros y el modo de vida de esos habitantes», constató Planas.

Editado por Fernando Heller y María Moya

Bruselas pide recortes en la pesca en el Mediterráneo en 2022

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (UE) pidió este viernes nuevos recortes en las capturas de determinadas poblaciones de peces en el Mediterráneo y el Mar Negro en 2022, unas propuestas que pretenden impulsar una gestión sostenible de las reservas, según …