Una investigación denuncia “dudosas tácticas” de cabildeo para desregular OGM en la UE

Activistas de Greenpeace protestan contra el cultivo de maiz geneticamente modificado en Hohenstein, Alemania. EFE/Patrick Pleul/archivo

Bruselas (EuroEFE).- Numerosos grupos de presión de la industria biotecnológica están empleando “dudosas tácticas” de cabildeo para conseguir la desregulación de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y la libre comercialización de animales y plantas transgénicos sin ningún tipo de control de seguridad, supervisión o etiquetado.

Esta es la principal conclusión de una investigación llevada a cabo por el grupo de presión Corporate Europe Observatory (CEO), durante dos años y medio y cuyos resultados fueron publicados este lunes, que señala que las técnicas pasan por mostrar la desregulación de los OMG como parte de la solución a la crisis climática.

“Debemos ser extremadamente cautelosos con los intentos de la industria biotecnológica de promocionar los productos de edición genómica como ecológicos y respetuosos con el clima”, recalcó la investigadora del CEO Nina Holland.

En concreto, la investigación señala a la Organización Europea de Ciencias Vegetales (EPSO), que organizó una serie de reuniones con funcionarios nacionales “cuidadosamente seleccionados”, a las cuales solo fueron invitados los países que habían mostrado interés por la desregulación, entre los que se encuentra España, según la informe.

El objetivo de estas reuniones es estudiar las diferentes vías para conseguir la revisión de la regulación de la UE sobre OMG y crear “proyectos emblemáticos” de cultivos editados genéticamente que “pudieran ganarse el corazón y la mente del público europeo y de los responsables de la toma de decisiones”, aseguraron los autores de la investigación.

Otra de las acciones la representa el nuevo “Grupo de Trabajo sobre Agricultura Sostenible e Innovación”, que está dirigido por el “think-tank” Re-Imagin Europe, subvencionado por la Fundación Bill y Melinda Gates, que aporta 1,5 millones de euros, y cuyo objetivo, mantuvieron, es crear “narrativas a favor de la protección climática” para abordar la desregulación.

Los autores del informe de CEO indicaron que el grupo de expertos establecido para elaborar el documento de visión que será entregado a la instituciones de la UE está dominado por personas favorables a la eliminación de las normas sobre OMG, “como representantes de Bayer, BASF y sus grupos de presión, el gobierno de EEUU, y numerosos investigadores de biotecnología y abogados”.

El 25 de julio de 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que todos los productos derivados de las nuevas técnicas transgénicas, como las CRISPR (Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente Espaciadas), son OMG y tienen que ser regulados como tales.

La decisión avaló la posición de los críticos, que las consideran un intento de introducir OGM en el entorno y en la cadena alimentaria.

Por su parte, el sector agrícola y ganadero denuncia que frente a todas las trabas que pone la UE, otros como Canadá, Japón, todo el Mercosur y China están utilizando ya las nuevas técnicas de fitomejoramiento y llenarán en unos años el mercado europeo de ese tipo de productos, que son indetectables, lo que producirá un “dumping tecnológico”.

Los productores aún confían no obstante en una modificación o clarificación de la normativa europea, que permita diferenciar entre las distintas técnicas de mejoramiento, en lugar de incluir a las once existentes en el mismo paquete.

La Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea (SANTE) publicará a finales de abril un estudio sobre las nuevas técnicas de transgénicos y la aplicación de la sentencia del TJCE.

Daniel Gustafson, Vice-director de la FAO: no necesitamos OGM para garantizar la producción alimentaria del planeta

Las necesidades de la producción alimentaria mundial del futuro pueden obtenerse sin los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), aunque no se deberían eliminar los numerosos beneficios que pueden proporcionar las biotecnologías para lograr la sostenibilidad alimentaria a largo plazo, asegura en entrevista con EURACTIV, socio de EFE, Daniel Gustafson, vice-Director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Editado por Virginia Hebrero