Argelia debe acelerar la inversión si quiere satisfacer demanda de la UE

Argelia adolece de infrautilización gasística ante la creciente demanda europea

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/HAYOUNG JEON

Argel (EuroEFE).- Argelia, décimo productor mundial de gas y tercer proveedor de Europa, debe acelerar la inversión en su infraestructura gasística si quiere satisfacer la creciente demanda en la UE, que busca urgentemente una alternativa al combustible ruso.

 

 

«Creo que Argelia necesita más de un año para poder aumentar su exportación de gas porque lleva tiempo», dice a Efe el analista argelino Farid Benyahia, que considera una oportunidad el nuevo contexto geopolítico, pero que para aprovecharlo se requiere un cambio en la política económica y energética del país.

Rusia comenzó este miércoles a cortar gas a Europa al suspender envíos a Bulgaria y Polonia. El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, instó a reducir la dependencia del suministro ruso porque «ha ido, sin duda, demasiado lejos».

La coyuntura internacional ha convertido a Argelia en el punto de mira de algunos países europeos que buscan diversificar sus proveedores de gas, en particular desde países cercanos como Nigeria, Egipto y Libia.

La ventaja argelina es una conexión directa con Europa a través de los dos gasoductos submarinos operativos que ya lo unen con la Península Ibérica (Medgaz) e Italia (Transmed).

Un tercero, Magreb Europa (GME), que surtía a España y Portugal a través de territorio marroquí, fue cerrado en octubre tras vencer el contrato de 25 años, en plenas tensiones entre Argelia y Marruecos.

España, que a diferencia de otros países europeos no depende del gas ruso y tiene como principal proveedor a Argelia, decidió ayer reactivarlo pero para conectar a Marruecos con el suministro internacional, a lo que Argelia contestó que «las cantidades de gas natural argelino entregadas a España, cuyo destino no sea otro que el previsto en los contratos, tendrá la consideración de incumplimiento de los compromisos contractuales».

El analista Farid Benyahia afirma que la producción argelina varía «entre 80.000 y 85.000 millones de metros cúbicos» anuales y que existen «dos gasoductos que nos unen con Europa: el de Italia exporta más de 20.000 millones y de España más de 10.000» al año.

Un carguero, construido conjuntamente con China, con una capacidad de almacenamiento de 150.000 millones es otro de los recursos utilizados para la exportación, «pero no podemos reemplazar el gas ruso» debido a un «retraso enorme en la inversión», considera.

Las exportaciones argelinas de gas hacia países europeos no pueden actualmente sustituir a los 160.000 millones de metros cúbicos cubiertos por Rusia, tan solo puede proporcionar a Europa unos miles de millones de metros cúbicos adicionales de gas.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, visitó este mes Argelia para aumentar progresivamente la compra de gas argelino, hasta un 40% más, lo mismo que hicieron otros dirigentes europeos, como el titular francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian.

Argelia tiene más de 4,5 billones de metros cúbicos de reservas probadas de gas natural, segundo de África detrás de Nigeria, pero este potencial aún permanece esencialmente sin explotar. El consumo local también está aumentando un 7% anualmente hasta representar casi la mitad de la producción total.

El gas procedente de la fractura hidráulica podría ayudar a reactivar este sector energético pero las autoridades se mostraron reacias a explotarlo desde el sonoro rechazo social en 2015.

«Hemos tenido problemas (casos de corrupción) de Sonatrach (empresa pública de explotación) y hubo un enorme retraso en la inversión. Los extranjeros no querían venir por la inestabilidad en las leyes, además durante varios años los precios de crudo y gas conocieron una baja mundial», añadió.

Los hidrocarburos que representan el 60 % del presupuesto estatal y el 90 % de los ingresos totales de exportación registraron un crecimiento superior al tres por ciento en 2021 con respecto a 2020, cuando cayeron un 8,2%.

Argelia, consciente del contexto, creó este mes de abril un consejo nacional de energía, presidido por el presidente, Abdelmadjid Tebboune, con el objetivo de coordinar la política de hidrocarburos, informó el leído digital argelino TSA en un artículo titulado: «Gas: ¿Ha perdido Argelia una oportunidad de oro?»

Editado por Sandra Municio