El programa Erasmus se reinventa en la era Covid

Erasmus

La profesora italiana Sofía Corradi, conocida como "Mamma Erasmus", durante una intervención en la inauguración del seminario doctoral "Paz y valores europeos como posible modelo de integración y progreso en un mundo global", en el Real Monasterio de Yuste (Cáceres), en una imagen del 24 de julio de 2017. [EFE/EDUARDO PALOMO]

Lisboa (EuroEFE).- El programa Erasmus se reinventa en su 34 aniversario adaptándose a las restricciones a la movilidad y al contacto interpersonal, dos de sus pilares fundamentales, pero con la esperanza de que, tras la covid, recuperará su esencia.

“No creo que el Erasmus tenga que cambiar porque, en cuanto la pandemia termine, se reanudará como antes” explica a Efe Sofia Corradi, fundadora del programa y conocida como “Mamma Erasmus”.

En 1957, tras estudiar en Estados Unidos con una beca Fulbright, pidió a la universidad de La Sapienza, en Roma, que convalidara sus exámenes en el extranjero para terminar su licenciatura.

Al negarse, Corradi apostó por un programa que, 34 años después de su fundación, en 1987, ha conseguido que alrededor de 940.000 estudiantes y voluntarios vivan la experiencia de estudiar fuera de su país, con el objetivo de “promover la paz entre las naciones y democratizar el acceso de todos a una educación en el extranjero”.

Pero la pandemia le ha obligado a reinventarse. Los países receptores han transformado la experiencia, alternando modelos presenciales y virtuales, y limitando los viajes al ámbito nacional o regional.

Erasmus en la cuerda floja de la COVID-19

Valencia/Madrid (EuroEFE).- La crisis por la COVID-19 plantea una gran incertidumbre en los programas de movilidad de estudiantes y docentes universitarios en el extranjero para el próximo curso, igual que ocurrió al final de este, que en algunos casos llevó …

PORTUGAL, EN MEDIO DE SU SEGUNDO CONFINAMIENTO

“Sin duda el Erasmus tuvo un antes y un después debido al coronavirus”, explica a Efe Karolaynne Alves, que voló a Lisboa desde España para estudiar su último año de Derecho en la Universidad Nova y que, pese a los cambios, cree que el virus no impide “conocer a personas de diferentes países y nuevas culturas”.

Recibió enseñanza presencial el primer cuatrimestre, pero el confinamiento, decretado en Portugal el 15 de enero, y la suspensión de las clases una semana después, han modificado el modelo.

El principal cambio se ha dado en las relaciones sociales: “Todo está cerrado y no puedes salir de casa más que para lo esencial”, cuenta.

Los encuentros han quedado en segundo plano, “solo nos queda el WhatsApp hasta que se retiren las medidas”, lamenta Alves, que aun así asegura que repetiría “sin pensarlo”.

En el otro extremo del país, Raúl Nieto vio cómo la pandemia desbarataba su intercambio en la Universidad de Maia, en Oporto, uno de los focos más activos en la segunda ola. “A partir de octubre empezaron a subir los casos y las clases presenciales se cancelaron”, relata.

Encerrado en su habitación para seguir las aulas online y con restricciones cada vez más duras, Nieto no ha tenido la oportunidad de “aprender el idioma, disfrutar de la cultura y relacionarme como se espera en un Erasmus”.

“No tenía sentido seguir adelante”, explica el joven, que describe sus jornadas lectivas como “horas frente al ordenador, solo”, por lo que ha cancelado la beca para cursar el segundo semestre en su universidad de origen.

Solo se lleva cinco clases presenciales: no hubo fiestas, ni viajes, ni la posibilidad de vivir en directo el fútbol portugués, una de las ilusiones que llevaron a este joven estudiante de periodismo a escoger Portugal.

Un 60 % de los Erasmus anularon su programa de movilidad por el coronavirus

Bruselas (EuroEFE).- El 60 % de los estudiantes que disfrutaban del Erasmus+ cuando empezó la pandemia de la COVID-19 anularon su programa de movilidad debido al coronavirus, según informó la comisaria europea de Educación, Mariya Gabriel, ante la comisión de …

ROMA SIN FIESTAS

“No está siendo lo que yo esperaba” señala Lydia, estudiante de Bellas Artes, sobre su Erasmus en Roma, donde solo algunos alumnos pudieron pisar las aulas los primeros meses.

Para Sara, estudiante de Periodismo en la Universidad Tor Vergata, las clases se han vuelto “más difíciles” porque la barrera del idioma es aún mayor en el aula virtual, a lo que se suman las restricciones, con bares cerrados y la prohibición de invitar a más de dos no convivientes a casa.

“Al principio se pudieron hacer algunas fiestas y fue más fácil hacer grupos”, subraya Inma, que llegó a Italia para estudiar su último curso de Matemáticas.

Muchos de sus compañeros han decidido quedarse en tierra y no hacer el Erasmus, lo que ha reducido aún más su círculo de posibles amigos.

Los viajes, otro de los atractivos de la experiencia, también están restringidos, aunque, aseguran, son una oportunidad. “Hacemos excursiones a pueblos alrededor de Roma y ahí te das cuenta de que no es lo lejos que te vayas, sino las ganas que le pongas a descubrir sitios nuevos”, explica Lydia.

Aunque este “puede que sea el peor” año de Erasmus, sentencia Sara, no se arrepienten de haber seguido adelante con el programa en la capital italiana.

Los Erasmus viven con pragmatismo el cierre de las universidades italianas

Roma (EuroEFE).- Los miles de estudiantes Erasmus españoles en las universidades italianas se han encontrado este jueves con la suspensión de las clases universitarias en todo el país durante al menos dos semanas, lo que ha llevado a algunos a …

FRANCIA, ATENTA A LA SALUD MENTAL DE SUS ESTUDIANTES

La decisión del Gobierno francés de suspender, en noviembre, la enseñanza presencial, no impidió que muchos jóvenes viajaran al país, como Beatriz Guillén, estudiante de Economía y Finanzas en la Universidad Autónoma de Madrid que cursa su Erasmus en París-Dauphine.

“Es triste ver París cerrado, sobre todo cuando has experimentado los bares y los museos durante los primeros meses. No es un Erasmus como me esperaba al no haber discotecas, pero la experiencia creo que sigue siendo muy enriquecedora”, dice.

El caso de Enrique, que estudia ADE en la Carlos III (Madrid), es más complicado porque tiene un trastorno del déficit de atención: “A nosotros nos impacta mucho el coronavirus porque no hemos podido pisar las aulas, desde el punto de vista psicológico es duro, y a la vez es un reto de aprendizaje a distancia”.

El alemán Jean-Philipp Kretschmann, de 21 años y estudiante de Económicas en la Universidad de Fráncfort, se siente impactado por no haber tenido ni una clase presencial desde que llegó a la Universidad y coincide con el resto en que la residencia ha jugado un rol central para conocer gente.

“En la calle o en las fiestas es imposible y con el toque de queda a las 18.00 no podemos invitar a nadie a casa”, lamenta.

Francia intenta poner solución a la elevada tasa de depresión de sus estudiantes, que comenzaron a reivindicar la vuelta a la presencialidad después de que un alumno se lanzara por la ventana de su residencia en Lyon.

Según un estudio de la Salud Pública francesa, el 29 % de los jóvenes de entre 18 y 25 años está deprimido, el 50 % se preocupa por su salud mental y el 31 % mostró signos de angustia psicológica.

ALEMANIA, MÁS RESTRICCIONES POR LAS NUEVAS CEPAS

La Universidad Humbdoldt de Berlín está cerrada. De hecho, Alejandro Pujol, estudiante del Grado de Matemáticas de la Universidad de Barcelona nunca ha ido y no sabe “qué forma tiene, ni siquiera la he visitado”.

Pujol, que llegó en octubre a Berlín con tres amigos de Barcelona, con quienes comparte piso, sigue todas sus clases por Zoom, con una red que no está preparada para soportar tanto tráfico.

“Creo que habría aprendido más yendo a clase, porque tienes no solo los profesores, sino también el resto de alumnos con los que poder hablar y compartir ideas”, destaca.

Alemania acaba de anunciar un endurecimiento de las restricciones para entrar en el país, una decisión que impedirá a otros jóvenes sumarse al programa este semestre.

“Tengo amigos que, como tenían la opción de hacer Erasmus otros semestres, han decidido que no lo hacían y vendrían al siguiente”, continúa Pujol, quien admite que la covid ha cambiado la experiencia, aunque “eso no significa que sea peor, también tiene sus cosas buenas”.

Más de 10 millones de europeos han participado en el programa Erasmus

Bruselas (EuroEFE).- Más de 10 millones de europeos han participado en las últimas tres décadas en el programa de intercambio de estudiantes Erasmus, según los datos facilitados este martes por la Comisión Europea (CE) en el informe anual de 2018 …

ESPAÑA, LÍDER QUE APUESTA POR EL MODELO MIXTO

España es el país líder en recepción de estudiantes de Erasmus, con 52.830 plazas ocupadas en el curso 2018-2019, y el segundo en el envío de estudiantes, con 44.052 alumnos, según el último informe de la Comisión Europea.

Con la pandemia, las universidades han apostado por un régimen semipresencial, con clases y exámenes tanto en los centros como a distancia.

Las restricciones, los cierres perimetrales por territorios y la situación epidemiológica explicarían que, según una encuesta del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie), la movilidad de estudiantes se haya reducido un 40 % en el curso 2020-2021 en comparación con años anteriores.

La Universidad Complutense de Madrid es la segunda de España en recepción de Erasmus, entre 1.700 y 1.800 plazas cada año destinadas a estos estudiantes.

Este curso, la cifra cayó hasta los 415 estudiantes el primer semestre, y espera 465 más, lo que supondría una cifra total de 880, la mayoría procedentes de Italia y Francia.

“Muchos preferían aplazar su estancia al segundo semestre por la situación epidemiológica, e incluso cancelar el desplazamiento, aunque habrá que esperar para confirmarlo con datos definitivos”, explica a Efe Miguel Hernández, presidente de Erasmus Student Network (ESN) España, presente en 38 universidades.

“En un curso normal, la mayoría viene en el primer semestre, aproximadamente el doble que el segundo, aunque esta vez podría invertirse”, subraya.

Para saber más:

Programa  Erasmus + 

Portal Nacional Erasmus + (España)

Editado por F.Heller