España, el único país de la UE que limita la violencia de género al ámbito de la pareja

Protesta contra la violencia de género en España

Jóvenes participan en una concentración contra la violencia de género en Madrid, España. EFE/Javier López / Archivo

Madrid (EuroEFE).- España, que fue un país pionero a la hora de aprobar en 2004 una ley integral contra la violencia de género, es el único país de la Unión Europea que limita este concepto al ámbito de la pareja y no lo ha ampliado a otros al margen de la relación sentimental.

Así lo refleja el informe «La penalización de la violencia de género contra mujeres en los Estados europeos, incluyendo la violencia digital» elaborado por la Red Europea de Expertos Legales en Igualdad de Género y No Discriminación, encargado por la Comisión Europea y coordinado por la Universidad de Utrecht (Holanda).

El informe, según explica a Efe una de sus coautoras y profesora de Derecho en la universidad holandesa, Lorena Sosa, muestra una radiografía de la legislación penal en relación a la violencia de género en 31 países europeos, entre los que existe disparidad a la hora de abordar esta materia.

«La Comisión Europea quiere actuar» y su intención es presentar una nueva norma sobre violencia de género para lo que, tal y como cuenta Sosa, ha encargado este documento con el fin de ver cuál ha sido la respuesta de los países para acabar con esta lacra.

Analiza la legislación en nueve tipos de violencia contra la mujer, como la que se ejerce en el ámbito de la pareja, los matrimonios forzados, la mutilación genital, el acoso o la violencia digital, entre otras, todas ellas incluidas como tal en el marco internacional de Derechos Humanos.

Es difícil destacar qué país va por detrás en esta materia porque al analizar distintas formas de violencia contra la mujer, «hay países que tienen muy buenas legislaciones en unos ámbitos y muy malos en otros», incluso señala que a pesar de que hay una «clara conexión» entre la violencia de género y la desigualdad «son muy pocos los Estados que lo vinculan».

La experta también señala que hay muchos países que han criminalizado específicamente la mutilación femenina y, sin embargo, no lo han hecho con otras violencias hacia la mujer más generalizadas y «que impactan en toda la sociedad».

En el caso de España, Sosa subraya que resulta «bastante particular» porque fue pionera al aprobar la ley integral contra la violencia de género si bien la limita al ámbito de la pareja. «Es el único caso que hemos encontrado en la que la definición específica está enfocada en el ámbito íntimo» y así lo refleja el informe.

A juicio de la experta, lo recomendable para España sería que extendiera su legislación a otras formas de violencia, lo que «tendría un altísimo impacto» positivo en las víctimas a la hora de acceder a la Justicia.

Por otra parte, el informe destaca la necesidad de legislar la violencia digital, la que se ejerce apoyándose en las nuevas tecnologías, ya sea, por ejemplo, el acoso a través de redes sociales, la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento o el discurso de odio por razón de género.

«No nos referimos a que solamente se regule en el ámbito penal, porque esta en sí misma nunca va a ser suficiente», apunta Sosa, quien apoya también otras formas de protección y prevención.

Editado por Sandra Municio