Eurodiputados piden armonizar el reconocimiento de discapacidades en la UE

Petición para armonizar el reconocimiento de discapacidades en la UE

Un grupo de personas con discapacidad en Valladolid, España. EFE/Nacho Gallego /Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La comisión de Peticiones del Parlamento Europeo acordó este miércoles instar a la Comisión Europea a que proponga un sistema para armonizar el reconocimiento de las discapacidades en todos los Estados miembros, en concreto a la hora de reclamar una pensión por este motivo, después de que una española planteara los obstáculos que enfrenta el colectivo de los emigrantes retornados.

La presidenta de esta comisión parlamentaria, la popular Dolors Montserrat, anunció que mantendría la petición abierta e instó a la Comisión Europea “a que habilite un sistema para facilitar la homologación de las tarjetas de persona con discapacidad en todos los Estados miembros”.

También transmitiría la situación, dijo, a la comisión de Empleo de la Eurocámara y al Intergrupo que trata temas relacionados con la discapacidad.

El caso lo presentó ante la comisión de Peticiones María Luisa Díaz Quintero, asesora jurídica de la Federación Andaluza de Asociaciones de Emigrantes y Retornados, que tildó de “calvario” la situación en la que se encuentran los emigrantes retornados que buscan en España el reconocimiento de las minusvalías que sí les han declarado en otros Estados miembros de la Unión Europea.

Desde esta federación, que representa a unos 40.000 de los 800.000 ciudadanos en esta situación en España, denuncian una aplicación desigual de la legislación tributaria “por el mero hecho de haber emigrado y desarrollado la actividad laboral fuera de España, enfermar y posteriormente haber obtenido una prestación de invalidez de un Estado miembro diferente al español”.

En su exposición, Díaz Quintero señaló que el sistema de graduación español para la discapacidad no existe en la mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea y denunció también la ausencia de un proceso para homologar los documentos que facilite a las personas retornadas (en muchos casos mayores, con discapacidades y sin recursos para obtener los papeles necesarios) su pensión de invalidez.

“Es necesario que se inicien los trámites necesarios para que el título de invalidez tenga la misma consideración y trato en todos los países miembros, o al menos un proceso ágil y eficaz de homologación”, pidió la letrada, que apuntó también a las diferencias en la fiscalidad de estas distintas prestaciones en España.

Desde la Comisión Europea, sin embargo, la representante de la Dirección General de Empleo recordó que la competencia de la fiscalidad de las pensiones recae totalmente en los Estados miembros, por lo que Bruselas no puede actuar ante esta situación mientras no se discrimine contra los residentes de otros Estados miembros.

“Cada Estado miembro decidirá cómo se gravan las diferentes pensiones por invalidez. La cualificación de esta invalidez efectuada según la legislación de otros Estado miembro puede que no se corresponda con la cualificación según la legislación española”, apuntó la funcionaria de la Comisión. “Esto respeta el derecho comunitario mientras no se viole el principio de igualdad de trato”.

Esta representante confirmó que la Comisión no efectuará un seguimiento del problema planteado y animó a la Federación andaluza a recurrir a las administraciones nacionales o a las autoridades judiciales españolas.

Editado por Sandra Municio