La pobreza en España sigue estando por encima de la media de la UE

Una persona duerme en las calles de Madrid. La vulnerabilidad extrema en España y la mejora económica no alcanza a los más vulnerables, según el informe sobre la pobreza [EFE/ Juan Carlos Hidalgo]

Madrid (EuroEFE).- Los índices de pobreza en España siguen estando por encima de la media de la Unión Europea (UE). El porcentaje de personas pobres o que están en riesgo de pobreza (tasa AROPE) es 4,2 puntos porcentuales superior a la media de la UE.

En el año 2018, un total de 12.188.288 personas, que suponen el 26,1 % de la población española está en Riesgo de Pobreza y/o Exclusión Social y más de la mitad de la población española vive en el límite de sus posibilidades, según el informe presentado este miércoles por la oficina española de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social

La presentación del informe coincide la presentación en Bruselas por Eurostat de una estadística con los índices de pobreza en la UE en 2018. El 17 de octubre es el Día Mundial contra la pobreza.

Desde la perspectiva europea, estas son las conclusiones presentadas este miércoles por el EAPN en el informe sobre el Estado de la Pobreza en España. Un informe que incluye su variación desde el año 2008: para prácticamente todas las variables de pobreza, exclusión y desigualdad, los datos españoles están por encima del valor medio de la UE.

Hay un dato en el que España está mejor que la media de la UE: el de la privación material severa. En 2007 afectaba al 3,6 por ciento de la población. En 2018 al 5,1 por ciento. Ha crecido un 42 por ciento (más 1,5 puntos). En la UE este dato en 2008 afectaba al 6,1 por ciento de la población. Pero desde 2007 se ha reducido en 1,7 puntos.

Más grave aún si se tiene en cuenta que, según los datos presentados, desde 2014 a 2018 el Producto Interior Bruto (PIB) español ha aumentado un 17,5 por ciento, mientras la pobreza sólo se ha reducido en España en 7 décimas.

La tasa AROPE en España es 4,2 puntos porcentuales superior a la media de la UE y la séptima más alta de todos los países miembros. Por encima, según el informe, sólo están Bulgaria, Rumanía, Grecia, Lituania, Italia y Letonia. Su incremento ha sido de 2,8 puntos porcentuales, el quinto más alto de toda la UE.

El informe presentado por la EAPN afirma que este índice se ha incrementado 2,8 puntos porcentuales desde el año 2008, el quinto más elevado de la UE.

En cuanto a la tasa de riesgo de pobreza, en el que España está solo por debajo de Lituania y Letonia, el índice español es 4,5 puntos porcentuales superior a la media de la UE. El 21,6 % de la población española está en riesgo de pobreza.

En España,  la pobreza se ha incrementado desde el 19,8 % en 2008 hasta el 21,6 % en 2017, lo que supone un incremento del 9 % -1,6 puntos porcentuales-, cifra que multiplica por cuatro el incremento del conjunto de todos los países de la Unión Europea y que coloca a España en el sexto lugar.

Una persona en situación de “extrema vulnerabilidad” en las calles del centro de Madrid. [EFE/ Juan Carlos Hidalgo]

Mayor diferencia de rentas entre los más ricos y los más pobres

El informe afirma que la desigualdad en España es muy elevada con respecto a los estándares europeos y además se incrementa más rápidamente. Para calibrarlo se analizan dos indicadores.

En el año 2017 el 20% más rico de la población española disponía en su conjunto de una renta anual que era 6,6 veces superior a la del 20% más pobre, diferencia que coloca a España como el tercer país con mayor desigualdad de toda la UE, solo por debajo de Bulgaria y Lituania. Este indicador se ha incrementado un punto, cinco veces más que el crecimiento registrado en toda la UE y el tercer país con

“La práctica totalidad de los países con los cuales habitualmente se compara España, es decir, Portugal, Francia, Países bajos, Reino Unido, Alemania y otros, han reducido su desigualdad en el período”, dice el informe.

El informe del EAPN además utiliza un índice con la distribución total de ingresos. En este índice un cero es igualdad completa y un valor cien que una persona se lleva la todos los ingresos. El informe dice que en España el índice estaba en 2017 en 34,1 (3,4 puntos más elevado que el resto de la UE). España está mejor que Bulgaria, Lituania y Letonia.

Otros datos…más allá de la UE

. Pese al fin de la crisis y la vuelta a las cifras macroeconómicas anteriores a 2008, la pobreza y exclusión continúan sin recuperarse de manera tangible:  PIB y pobreza no van de la mano.

. en el año 2018 la tasa AROPE femenina es del 27 %, cifra prácticamente idéntica
a la del año anterior. La tasa masculina, por el contrario, llega al 25,1%, con una
reducción de 0,9 puntos porcentuales.

. los cambios en el AROPE de las personas mayores no están determinados por
la modificación de sus ingresos, que gracias a las pensiones suelen ser estable. Pero si el umbral de la pobreza sube, el número de personas mayores con ingresos por debajo del umbral aumenta, y si baja, disminuye. La pensión media en el año 2014 fue de 871 € y pasó a 945 € en 2018, es decir, se incrementó en 74 € en el período; sin embargo, el umbral de pobreza se incrementó en algo más de 900 € en esos cuatro años.

. fragilidad de la relación entre trabajo y pobreza.  Si no se trabaja las probabilidades de vivir en situación de pobreza son altas, pero si se trabaja, no siempre es posible evitar
ser pobre.

. cualquier empleo no protege de la pobreza y las condiciones contractuales del
trabajo desempeñan un importante papel en la contención de la pobreza.

. la tasa de riesgo de pobreza entre las mujeres se mantiene y en 2018, por segundo año consecutivo, vuelve a obtener una cifra récord: 22,2 %, el valor más elevado de toda su serie histórica.

. el 39,2 % de la población extranjera proveniente de la UE y el 52,1 % de la del resto del mundo viven en condiciones de pobreza.

. el 51,3 por ciento de la población española tiene dificultades para llegar a fin de mes.

Eurostat confirma la tendencia con los datos de 2018

España se sitúa entre los países de la Unión Europea con mayor tasa de riesgo de pobreza o exclusión social, al encontrarse entre los Estados miembros con más de un cuarto de la población amenazada, según datos de 2018 publicados por Eurostat, la oficina de estadística de la UE.

España, con una tasa del 26,1 % se situó por detrás de Bulgaria (32,8 %), Rumanía (32,5 %), Grecia (31,8 %), Letonia (28,4 %), Lituania (28,3 %) e Italia (27,3 %).

En el otro extremo, las tasas más débiles se observaron en la República Checa (12,2 %), Eslovenia (16,2 %), Eslovaquia (16,3 %, según datos de 2017), Finlandia (16,5 %), Holanda (16,7 %), Dinamarca y Francia (17,4 %) y Austria (17,5 %).

España se situó también entre los Estados miembros en los que la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social se incrementó en 2018 (2,3 puntos porcentuales).

En el conjunto de la UE, se confirmó una tendencia a la baja de la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social pese a que, en 2018, unos 109,2 millones de personas se encontraban amenazados, el 21,7 % de la población.

Esto significa que esas personas se encuentran afectadas por al menos una de estas tres condiciones: riesgo de pobreza después de transferencias sociales (pobreza monetaria), situación de privación material severa o que viven en viven en hogares con muy poca intensidad de trabajo.