Macron propone incluir el aborto en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE

Macron propone incluir el aborto en la Carta UE de Derechos Fundamentales

El presidente francés Emmanuel Macron pronuncia un discurso en el marco de la Presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, sugirió este miércoles incorporar el aborto a la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en un debate ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo que tuvo tintes de precampaña para las elecciones presidenciales galas del mes de abril.

“Quiero que consolidemos nuestros valores como europeos, que son nuestra unidad, nuestro orgullo y nuestra fuerza. Veinte años después de la proclamación de nuestra Carta de Derechos Fundamentales, espero que podamos actualizarla para ser más explícitos sobre la protección del medio ambiente o el reconocimiento del derecho al aborto”, propuso Macron en un discurso ante los eurodiputados.

El mandatario galo presentó así las prioridades de la presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea para los próximos seis meses.

Macron, que recordó que dicho documento consagró en la UE la abolición de la pena de muerte, instó a abrir este debate “libremente con nuestros ciudadanos de gran conciencia europea para dar un nuevo impulso a nuestro Estado de derecho”.

Este documento, que recoge los derechos civiles, políticos, económicos y sociales de los europeos y se proclamó en el año 2000, requiere la unanimidad de todos los Estados miembros para ser reformada, por lo que el mensaje de Macron tiene un simbolismo más político que práctico.

Su propuesta de reforma de este documento llega el día después de que la Eurocámara eligiera -con los votos de la familia política de Macron- a su nueva presidenta, la maltesa Roberta Metsola, procedente de un país que prohíbe el aborto en cualquier circunstancia, lo cual ha suscitado las críticas del bloque más progresista del hemiciclo.

En un discurso en el que llamó a “dar nueva vida” a las promesas europeas de democracia, progreso y paz, el mandatario galo hizo hincapié también en la defensa del Estado de derecho y lamentó que su generación sea la que “vuelve a descubrir la precariedad de los valores democráticos”, que pidió no dar por sentados.

“Los últimos meses han demostrado que la gestión de la pandemia en democracias con debates parlamentarios y prensa libre han llevado a decisiones mejores que las de los regímenes autoritarios”, explicó el francés, que alertó de que los retrocesos en el Estado de derecho son los «inicios de la vuelta al autoritarismo» y pidió “convencer a los que se han desviado con mucho respeto y en el diálogo”.

Por otro lado, Macron se refirió también a la actual crisis entre Kiev y Moscú, ante la acumulación de tropas rusas en su frontera con Ucrania, para pedir un diálogo con el Kremlin, que, dijo, “no es opcional”.

Nuestra historia y nuestra geografía son obstinadas, tanto para nosotros como para Rusia, para la seguridad de nuestro continente. Necesitamos este diálogo. Los europeos debemos plantear colectivamente nuestras propias exigencias y hacer que se respeten”, afirmó.

Entre ellas, dijo, deben estar el rechazo al uso de la fuerza, las amenazas y la coerción, la libre elección de los Estados de participar en organizaciones, alianzas y acuerdos de seguridad de su elección, la inviolabilidad de las fronteras, la integridad territorial de los Estados o el rechazo a las esferas de influencia.

“Estas próximas semanas deben conducirnos a una propuesta europea exitosa para construir un nuevo orden de seguridad y estabilidad. Debemos construirla entre los europeos y luego compartirla con nuestros aliados en el marco de la OTAN. Y luego proponerlo a Rusia para negociar”, aseguró.

La presidencia francesa del Consejo, que corresponde a este país durante los seis primeros meses del año, coincidirá con las elecciones presidenciales en las que Macron buscará en abril revalidar su mandato, un detalle que no pasó desapercibido a los líderes de los grupos parlamentarios en sus réplicas al mandatario galo.

El presidente de los populares, el alemán Manfred Weber, fue el primero en referirse a estos comicios al respaldar en su discurso a la candidata de su familia política al Elíseo, Valérie Pécresse, entre aplausos y algunos silbidos, pero fue el diputado francés de los Verdes Yannick Jadot el que adoptó un discurso más beligerante con el propio Macron, presente en el hemiciclo.

Jadot acusó a Macron de haber escogido un camino “junto a Hungría y Polonia que acabará con el clima” al promover la inclusión del gas y la energía nuclear en la taxonomía europea y lamentó que “pasará a la historia como el presidente que no actuó en materia climática”.

Los líderes de los grupos socialdemócrata y liberal, Iratxe García y Stéphane Séjourné, pidieron llamadas al orden tras la intervención del eurodiputado francés para lamentar que el hemiciclo se convirtiera en un debate sobre las elecciones francesas y pidieron que el apoyo a los candidatos a estos comicios se transmitiera “desde el respeto”.

Editado por María Moya