Los países bálticos, a la zaga en derechos LGTB

derechos LGTB en países bálticos. Vista de una pareja con la bandera arcoíris en Riga, Letonia

Vista de una pareja con la bandera arcoíris en Riga, Letonia, en una imagen de archivo. EFE/EPA/TOMS KALNINS

Riga (Letonia) (EuroEFE).- Al contrario que muchos países de la Unión Europea (UE) y del resto del mundo en los que las parejas LGTB pueden registrar su unión o incluso contraer matrimonio, los países bálticos van a la zaga en materia de derechos de este colectivo, que en junio celebra el mes del Orgullo.

Esta semana el parlamento letón bloqueó por dos veces una ley que permitiría las uniones civiles del mismo sexo, después de que uno de los socios de la coalición de Gobierno se uniera a la oposición para ausentarse de la votación y evitar que hubiera cuórum suficiente para aprobar el borrador.

La variante más reciente de la iniciativa, propuesta por primera vez en 1997, fue presentada por el ministro de Justicia Janis Bordans, que considera que el estado está obligado a brindar protección legal a las familias del mismo sexo, en virtud de una sentencia de 2020 del Tribunal Constitucional que reconoció un permiso de maternidad para una pareja de lesbianas.

A pesar de que, de cara a las elecciones legislativas de octubre, el debate político se ve dominado por cuestiones como la inflación, algunas voces del espectro conservador afirman que una aprobación de la ley traería consigo una «destrucción» del matrimonio y de otros valores.

Aunque el parlamento todavía celebrará algunos plenos antes del receso veraniego, los activistas LGTB letones tienen previsto concentrar sus acciones en los tribunales locales y europeos.

Kaspars Zalitis, presidente de la asociación Dzivesbiedri («Compañeros de Vida»), explicó a Efe que en estos momentos hay por lo menos 27 casos de parejas que exigen a la justicia letona que se reconozca su estatus como «familia» y que se ha pronunciado ya una sentencia positiva, lo que sienta «un buen precedente» para el resto de casos.

El bloqueo parlamentario sólo servirá para crear más trabajo y gastos para el Gobierno, manteniendo a los tribunales ocupados e incrementando la posibilidad de apelaciones al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), agregó.

ESTONIA

Estonia es la única de las tres repúblicas bálticas que reconoció, en 2014, las uniones de hecho del mismo sexo, aunque la Asociación LGTB de Estonia critica que la ley deja a las parejas en una situación de vulnerabilidad.

«Regula las cuestiones de propiedad y de establecimiento de pensión alimenticia, pero no concede los mismos derechos, oportunidades y protección que el matrimonio,» afirmó la responsable de comunicación de la asociación, Kristiina Raud, en declaraciones a Efe.

Sin embargo, subrayó que la percepción social ha mejorado en los últimos años.

Según una encuesta del Centro Estonio de Derechos Humanos, en 2021 el 61 % de los ciudadanos de origen estonio y el 38 % de los miembros de otros grupos étnicos consideraba «aceptable» la atracción por personas del mismo sexo y una mayoría aprueba que tengan derecho a regularizar su unión.

LITUANIA

Por contraste, en Lituania, donde el parlamento también está estudiando una ley para legalizar las uniones civiles, el 65 % de los entrevistados como parte de una encuesta realizada por la televisión pública el año pasado se oponía a la medida, mientras que el 30 % la favorecía.

Ello a pesar de que el proyecto de ley, según declaró a Efe Monika Antanaityte, de la Organización Nacional Lituana por los Derechos LGBT, sólo ofrece un «nivel mínimo de protección».

«No incluye ninguna regulación de cuestiones como la adopción, el estatus de los hijos o cambios de apellido, entre otras muchas carencias. Sí que regula cuestiones importantes como la herencia o las propiedades en común,» explicó.

En Letonia, la opinión pública también está dividida, y según un sondeo de 2021 el 42 % favorecía que las parejas LGTB pudieran acceder a las uniones civiles, mientras que el 43 % estaba en contra, aunque el ministro de Exteriores, Edgars Rinkevics, que hizo pública su orientación sexual en 2014, no ha tenido dificultades en este sentido.

La capital lituana de Vilna acogió este viernes una Marcha del Orgullo conjunta de los tres países, aunque Riga celebrará otro evento aparte el 18 de junio y la ciudad estonia de Tartu (sur) hará lo propio el 11 de junio.

Editado por Sandra Municio

La Eurocámara insta a reconocer a las familias LGTBIQ en todos los países de la UE

Bruselas (EuroEFE).- El Parlamento Europeo (PE) insta a los Estados miembros a reconocer plenamente los matrimonios o uniones LGTBIQ (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, intersexuales y queer) registrados en otros países de la Unión Europea.
En una resolución aprobada este martes con …