Cultura y tecnología, las dos claves por las que apuesta la Málaga del futuro, según su alcalde

Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, durante una entrevista con EFE en el Ayuntamiento de la capital

Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, durante una entrevista con EFE en el Ayuntamiento de la capital. EFE/María Moya

Málaga (EuroEFE).- Málaga, una ciudad «que ha descubierto el mar» y a la que, como a muchas otras, la covid golpeó con fuerza en uno de sus pulmones -el turismo-, se muestra ahora prácticamente recuperada y vuelve a niveles prepandemia, con unas previsiones de que dan «confianza» de una recuperación plena, y con la mirada puesta en el horizonte tecnológico y cultural.

Ha sido retratada de infinitas formas, como «ciudad de los museos», capital de la Costa del Sol, cuna de Pablo Picasso o ciudad “muy hospitalaria”, este último, uno de los títulos del escudo de la ciudad y el que más “agrada” a su alcalde, Francisco de la Torre, para describirla.

“La gente de Málaga es muy amable, acogedora, cálida y hospitalaria», cuenta de la Torre en una entrevista con Efe. Esa hospitalidad, explica, «se traduce y se convierte en un elemento diferencial», y es una parte de la esencia de la ciudad que ha estado latente durante la pandemia y que ha sido clave para su recuperación, en convergencia con otros factores como la cultura, la tecnología, la accesibilidad o la sostenibilidad.

LA RECUPERACIÓN POST-COVID, PRÁCTICAMENTE SUPERADA

De la Torre ve con optimismo el escenario post-pandemia, un tema que considera «prácticamente superado».

«Las previsiones demuestran que hay una confianza en la recuperación», arguye el Alcalde, quien apunta a que se prevé «un crecimiento respecto al 2019 de entre el 3 y el 4 %». Además, aunque las restricciones impuestas durante los primeros compases de la pandemia condujeron a una caída del turismo internacional en favor del nacional, en 2021 ya se habían equilibrado las cifras.

Así, la capital encara una nueva campaña estival con las expectativas altas en términos de ocupación y reservas.

Además, según reconoce el primer edil, «en Málaga ciudad no hay estacionalidad prácticamente, y el turismo es muy constante durante todo el año», algo que se debe a «su encanto natural, una luz maravillosa (…) un buen clima y un bonito paisaje», así como a los distintos acontecimientos que a lo largo del año «hacen que la ciudad tenga bastante atractivo».

GASTRONOMÍA Y EXCELENCIA TURÍSTICA

Un negocio de restauración en Málaga

Un negocio de restauración en Málaga. EFE/ María Moya

Son varios los factores que confluyen y que contribuyen a la calidad de la ciudad de Málaga para hacer de ella un lugar que visitar y en el que vivir, y uno de ellos es su «excelencia turística», gracias su hostelería, su gastronomía o su oferta cultural, elementos que a su vez han devuelto a la sociedad ese punto de encuentro ausente durante la pandemia.

La gastronomía, una de las señas de identidad de la ciudad y parte de esta excelencia, «ha ido fortaleciéndose en estos años y trata de tener una oferta atractiva», en un esfuerzo «impregnado», precisamente, según asegura el político malagueño, de ese «concepto clave: la calidad».

De hecho, Málaga destaca por la posesión de numerosos certificados de calidad en «toda la cadena de valor de turismo, desde el taxista que recoge a un turista en la estación o el aeropuerto, pasando por el hotel, el restaurante, los museos, o los comercios», insiste De la Torre.

En esta línea, la esencia de la capital de la Costa del Sol no se entiende tampoco sin sus comercios, que contribuyen a la calidad de la ciudad y a mantener vivo su centro, pero que se vieron obligados a reinventarse, con ayuda de las instituciones, para hacer frente al reto de las grandes plataformas de venta online durante la pandemia.

Es por ello que el alcalde considera «muy importante» que la tendencia de los comercios «se alinee claramente en el mundo digital» y cree imprescindible un esfuerzo de las instituciones y de los establecimientos para la «preparación para la venta online y un comercio digital potente», una dirección en la que, asegura, se está trabajando desde el Consistorio.

MUY POTENTE EN EL PLANO CULTURAL Y TECNOLÓGICO

De la Torre ve la Málaga del futuro «muy brillante» y «muy potente en el plano cultural y tecnológico», una tendencia que, asegura, ayudará a dar forma a la ciudad a medio y largo plazo.

Será «una Málaga fuerte en cultura», así como «una ciudad tecnológicamente avanzada que ve claro que la innovación es una de las claves del progreso de los pueblos» y que se mostrará al mundo como un «laboratorio urbano» para proyectos innovadores.

La accesibilidad termina de completar la panorámica de «una ciudad sin barreras» y con una especial sensibilidad en el plano social y solidario.

Además, la ciudad comparte también, según su alcalde, dos de los objetivos principales de la Unión Europea de cara a la recuperación pospandemia: la transición verde y la transformación digital, dos cuestiones imperativas que determinan la recepción de los fondos europeos Next Generation, puestos en marcha para paliar los efectos de la covid.

En esta línea, en los próximos años, Málaga «va a dar pasos muy importantes en sostenibilidad», apunta el primer edil.

Por una parte, la pandemia ha propiciado un escenario laboral en el que el teletrabajo «da una respuesta a la sostenibilidad», y muchos eligen Málaga para trabajar en remoto: «Está pasando, es una realidad y seguiremos apostando por ello», resume el alcalde.

Vista de una calle en el centro de Málaga

Vista de una calle en el centro de Málaga. EFE/ María Moya

Por otra parte, «el planteamiento urbanístico tiene mucho que ver con la sostenibilidad» y, en esa línea, Málaga podría ser, según su alcalde, una ciudad «de los cinco minutos», en la «que sea más corto el tiempo entre el lugar de trabajo, de residencia, de compra y de estudio». «Ese tipo de modelo es el que estamos tratando de impulsar», explica.

Entre sus proyectos se encuentra «abrir Málaga al área metropolitana», facilitando el transporte público con «con carril BUS-VAO y con intercambiadores modales, donde los ciudadanos puedan llegar sin haber usado su coche privado, colaborando al control del CO2».

«Málaga provincia será, estoy convencido, uno de los grandes logros desde el punto de vista de una política territorial acertada, de España y de Europa», sentencia el alcalde.

Y en materia de digitalización, la ciudad está «avanzando fuertemente», pero, asegura, aún queda recorrido en esta materia, tanto en la administración local, como en las empresas, donde «falta más sensibilidad» a la hora de acceder a cursos de formación.

En cualquier caso, el alcalde alude a la importancia de «un nivel educativo más alto, porque entonces, los proyectos tendrán más calidad, más fuerza, más ambición, más visión internacional y más capacidad de transformación digital».

Todos estos elementos contribuyen a una Málaga «que trata de dar buen servicio a sus ciudadanos», una ciudad con una gran «oferta para los malagueños en transporte, en zonas verdes, en cultura» o, en tecnología, «una ciudad cómoda, peatonal, que cuida el patrimonio y con itinerarios que la hacen acogedora», que «se convierte en atractivo también para el de fuera», concluye De la Torre.

Editado por Miriam Burgués

Este artículo es parte de un Reportaje Especial patrocinado por Makro.