Los protagonistas de la saga del Brexit

El negociador británico para el Brexit, David Frost, este jueves en Bruselas. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

Bruselas (EuroEFE).- A lo largo de estos últimos cuatro años y medio, desde que los británicos eligieron el Brexit en referéndum y poner fin a 47 años de pertenencia a la Unión Europea (UE), se han ido sucediendo diferentes protagonistas a uno y otro lado del Canal de la Mancha, primero en las negociaciones para hacerlo posible y luego en las que terminan este jueves sobre la relación comercial a partir del 1 de enero.

El proceso de salida del Reino Unido de la UE ha tenido muchos actores, pero solo un puñado de protagonistas. Estos son los más destacados:

1. David Cameron:

Primer ministro conservador, intentó en 2013 aplacar a los más euroescépticos de su partido negociando con Bruselas una serie de reformas que reforzaran las ataduras británicas a la UE. Pero la jugada le salió mal: convocó un referéndum, lo perdió y dimitió. Pasará a la historia como el primer ministro que desencadenó el Brexit.

2. Nigel Farage:

Europarlamentario desde 1999 hasta 2020, figura prominente del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) desde el 2006 y creador en 2018 del Partido del Brexit, Farage ha sido durante años un acicate y altavoz en Bruselas de los partidarios de la salida británica de la UE.

Farage, que nunca intentó el asalto a Downing Street para pilotar la emancipación comunitaria del Reino Unido, será recordado por su bronca retórica europarlamentaria y los muchos abucheos que cosechó, pero que le sirvió para que el Brexit tuviera una voz contundente en el Parlamento Europeo.

Cada vez más alejado de la primera línea del Brexit, en noviembre de 2020, y en el contexto de la pandemia de coronavirus, Farage anunció que transformaría el partido en una formación “anticonfinamiento” llamado Reform UK.

3. Theresa May:

Pese a haber hecho campaña en 2016 por la permanencia del Reino Unido en la UE, May se convirtió por sorpresa en heredera del gobierno que abandonó David Cameron y en la responsable de pilotar el divorcio, haciendo popular una de sus frases más repetidas: “Brexit quiere decir Brexit”.

A partir de ahí se sucedieron los problemas: convocó elecciones para tener una mayoría más cómoda que le permitiera más solvencia para ejecutar sus planes y perdió la mayoría absoluta. Intentó hasta tres veces que la Cámara de los Comunes aprobara el acuerdo de salida, pero no hubo manera y sufrió la derrota parlamentaria más importante de un gobierno en la historia moderna del Reino Unido.

Al final, en mayo de 2019, tuvo que arrojar la toalla. Con lágrimas en los ojos, en la puerta del 10 de Downing Street, reconoció que siempre lamentaría “profundamente” no haber podido ejecutar el Brexit.

4. Los negociadores británicos:

Hasta cuatro interlocutores (David Davis, Dominic Raab, Stephen Barclay y David Frost) ha tenido Londres en las negociaciones con Bruselas desde el referéndum del Brexit, síntoma de la sucesión de crisis políticas que el proceso ha generado en el debate doméstico británico.

El último de ellos, Frost, un exdiplomático educado en Oxford que cambió las relaciones diplomáticas por la presidencia del “lobby” del whisky escocés, donde abogaba por las ventajas del mercado único, se convirtió en 2016 en asesor de Boris Johnson, entonces ministro de Exteriores.

Con reputación de hombre discreto y enigmático, se le supone una mente brillante y un rotundo convencimiento de que el Brexit es una baza ganadora para el Reino Unido, al contrario que el grueso de diplomáticos de su país.

Desempeña el cargo desde que el Reino Unido dejó oficialmente de ser Estado miembro de la Unión Europea, el pasado 31 de enero.

5. Boris Johnson:

Criado en Bruselas, donde años después ejerció como corresponsal del periódico conservador británico “The Daily Telegraph” y dio rienda suelta a una narrativa euroescéptica apoyada en su creatividad más que en un relato factual, Johnson acabó saltando a la política y ejerciendo como alcalde de Londres entre 2008 a 2016, antes de convertirse ese mismo año en la cabeza visible del Brexit en el referéndum de junio.

Tras la dimisión de Cameron, ocupó el cargo de ministro de Exteriores en el Gobierno de Theresa May, cargo del que dimitió en 2018, antes de hacerse con las riendas del Partido Conservador y terminar imponiéndose con mayoría absoluta en las elecciones generales de diciembre de 2019.

Dijo que preferiría estar “muerto en una zanja” antes que retrasar la salida del Brexit.

Y hasta ahora ha cumplido su promesa al negarse a solicitar el pasado junio una prórroga prevista en el acuerdo de salida y endureciendo las negociaciones, al llegar incluso a amenazar con conculcar el acuerdo de salida -firmado por Londres y ratificado en sede parlamentaria- que impedía una frontera física entre las dos Irlandas.

6. John Bercow:

Presidente de la Cámara de los Comunes (“Speaker”) hasta noviembre de 2019, se convirtió en estrella mediática por su manera de dirigir los debates, con una profunda y sonora voz que llamaba al “orden” a los diputados desquiciados, en las tres agónicas ocasiones en las que el Parlamento británico rechazó el acuerdo de salida firmado entre Londres y Bruselas.

Consideró el Brexit como el mayor error del la historia del Reino Unido y aunque confesó haber sentido la hostilidad conservadora, cree que hizo un trabajo honesto e imparcial.

7. Jean-Claude Juncker:

En primera línea política europea desde mediados de los años noventa, primero como primer ministro de Luxemburgo y después también como primer presidente del Eurogrupo, el rostro y estilo de Jucker es ya parte de la historia de la Unión Europea.

Presidente de la Comisión Europea hasta el 1 de diciembre de 2019, reconoció en su despedida que uno de los errores de su mandato fue no intervenir en la campaña del referéndum del “brexit” para desmentir las mentiras que se propagaron sobre la UE.

Extrovertido, bromista, “bon vivant” y de un humor muy fino, quienes han seguido la negociación hablaron de duros desencuentros con Theresa May, una mujer de la que reconoció su coraje y por la que dijo tener “un gran respeto”. Actualmente prepara un libro de memorias.

8. Michel Barnier:

En 2005, Michel Barnier era ministro francés de Exteriores. En el referéndum que celebró sobre la Constitución Europea Francia votó ‘no’ y perdió el puesto. El único borrón en un expediente inmaculado y que ha agrandado dirigiendo la negociación del brexit. Durante su periodo de comisario de Mercado Interior (2010-2014) el Telegraph (diario conservador británico donde trabajó Boris Johnson) le calificó como “el hombre más peligroso de Europa”.

9. Ursula Von der Leyen:

Sucesora de Juncker como presidenta de la Comisión Europea, y desconocida para el gran público hasta ser designada para ocupar el despacho más importante de Bruselas, la exministra alemana de Defensa y fiel compañera de la canciller Angela Merkel se ha encontrado con la gestión más difícil de la historia de la UE: la negociación final del Brexit a la que se suma una pandemia de dimensiones desconocidas.

Von der Leyen, que literalmente reside en la sede de la Comisión Europea, ha dejado la negociación en manos de Barnier y su equipo y sólo en momentos puntuales, y en particular a medida que se acercaba el abismo del 31 de diciembre, ha tomado la iniciativa política en llamadas o reuniones cara a cara con Johnson.

El domingo 13 de diciembre compareció ante las cámaras tras acordar con el “premier” británico que consideraban que era “responsable” hacer un último esfuerzo adicional para evitar un Brexit sin acuerdo pese al “agotamiento después de casi un año de negociaciones” y aunque “los plazos se han incumplido una y otra vez”.

10. Angela Merkel y Emmanuel Macron:

El eje franco-alemán es siempre una referencia crucial en la dirección política de la Unión Europea, pero tanto la canciller alemana como el presidente francés (François Hollande primero y Macron desde mayo de 2017) se han mantenido en un segundo plano en la negociación con Londres, al dejar que fuera la Comisión Europea la que llevara el timón de las negociaciones para ilustrar la unidad de los Veintisiete.

No obstante, Merkel y Macron sí han querido marcar algunos momentos clave de la negociación, mostrándose ella más pragmática y él más amenazante.

Editado por Miriam Burgués