El protocolo del Brexit en Irlanda del Norte, trece meses de desacuerdo

El protocolo del Brexit en Irlanda del Norte, trece meses de desacuerdo

Un camión pasa por delante de un cartel que pide no volver a los cruces de frontera dura tras el Brexit cerca de Killeen, Irlanda del Norte. EFE/EPA/AIDAN CRAWLEY/ Archivo

Redacción Internacional (EuroEFE).- La dimisión del primer ministro de Irlanda del Norte, el unionista Paul Givan, ha sido la culminación de un desencuentro: el provocado por el protocolo norirlandés entre la Unión Europea y el Reino Unido, en vigor desde hace trece meses.

La formación de Givan, el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), ya venía amenazando con hacer caer el Gobierno de poder compartido con los nacionalistas si las negociaciones que mantienen Londres y Bruselas sobre el protocolo no desembocaban pronto en una reforma radical de este mecanismo del Brexit.

La nueva burocracia ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en la región, sobre todo en la comunidad unionista-protestante, que ve peligrar su posición dentro del Reino Unido, más aún cuando el Brexit ha impulsado el objetivo histórico de los nacionalistas para reunificar la isla de Irlanda.

El Protocolo para Irlanda del Norte, integrado en los acuerdos del Brexit que firmaron Londres y Bruselas, entró en vigor hace poco más de un año, el 1 de enero de 2021, y desde entonces ha estado marcado por las tensiones entre el Reino Unido y la UE.

Durante la negociación del Brexit, tanto el Reino Unido como la UE reconocieron la situación excepcional de la isla de Irlanda, así como la necesidad de salvaguardar el Acuerdo de Viernes Santo evitando una frontera física en la isla de Irlanda y protegiendo la cooperación Norte-Sur. Se trataba además de evitar la entrada sin control de mercancías en el mercado único europeo.

Sus principales apartados eran: armonización con las normas de la UE, inspecciones y controles necesarios de las mercancías que entren en Irlanda del Norte desde el resto del Reino Unido o desde cualquier otro tercer país y derechos de aduana a las mercancías que entren en Irlanda del Norte desde cualquier otra parte del Reino Unido.

Estas son las fechas clave a lo largo de estos trece meses:

  • 20 abril 2021.– El primer ministro británicio, Boris Johnson, promete acabar con las «ridículas barreras» que ha impuesto el acuerdo del Brexit al comercio entre la provincia de Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.
  • 8 junio.- La CE pide al Reino Unido que no tome medidas unilaterales.
  • 12 junio.- Tras reunirse en la cumbre del G7 con los líderes de Francia, Alemania y la UE, Johnson amenaza con adoptar medidas unilaterales para garantizar que el flujo de bienes entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte no sufre alteraciones por culpa de los controles aduaneros que establece el protocolo norirlandés.

  • 21 julio.- Reino Unido pide «cambios significativos» en la implementación del protocolo norirlandés.
  • 12 octubre.- Londres insiste en que, para mejorar las relaciones del Reino Unido y la UE, antes hay que renegociar las condiciones que se pactaron en el Brexit relativas al Protocolo de Irlanda del Norte dado que sigue vinculada al mercado único comunitario.
    La CE publica una propuesta que contempla reducir en un 80 % los controles sanitarios y fitosanitarios a las mercancías que cruzan desde Gran Bretaña hacia Irlanda del Norte, entre otras medidas.

  • 15 octubre.- La CE y el Gobierno británico inician en Bruselas las negociaciones para retocar el Protocolo para Irlanda del Norte del acuerdo del Brexit.
    Londres pide un «cambio significativo» en el Protocolo y suavizar los controles, quiere que el Tribunal Europeo no sea quien supervise la aplicación de las normas y resuelva las disputas y propone en cambio un sistema de arbitraje conjunto.
    Pero para Bruselas es una línea roja, se insiste en que no se puede tener acceso al mercado único sin la supervisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.
  • 5 noviembre.- La Comisión advierte al Reino Unido de las «graves consecuencias» si opta por suspender de manera unilateral el protocolo irlandés incluido en el acuerdo. Los socios comunitarios no dudarán en imponer represalias.
    • Respecto al conflicto pesquero, por la negativa del Reino Unido a conceder todas

 las licencias pesqueras que corresponden a Francia para pescar en aguas británica,

    el vicepresidente de la CE para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, recuerda que el acuerdo pactado entre Londres y Bruselas estipula que “todos los barcos que pescaban antes del Brexit en aguas territoriales británicas deberían poder seguir haciéndolo”, los barcos franceses con derecho a una licencia deben recibirla.
  • 3 febrero.- El ministro de la provincia británica de Irlanda del Norte, Paul Givan, anuncia su dimisión. Horas después, Bruselas y Londres acuerdan continuar los contactos para garantizar que los productos que llegan a Irlanda del Norte desde Gran Bretaña son sometidos a unos controles, tras una conversación telefónica entre el vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales, Maros Sefcovic, y la ministra británica de Exteriores, Liz Truss. Sus equipos seguirán negociando en estos días.

Editado por María Moya