Acaba sin acuerdo la reunión de la UE y el Reino Unido sobre el protocolo de Irlanda del Norte

Acaba sin acuerdo la reunión de UE y R.Unido sobre protocolo de Irlanda Norte

La ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, es recibida por el vicepresidente de la Comisión de la UE, Maros Sefcovic, antes de una reunión del Comité Conjunto UE-Reino Unido en la Comisión Europea en Bruselas. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea y el Gobierno británico concluyeron este lunes sin acuerdo una reunión para intentar resolver las preocupaciones de ambos sobre cómo está funcionando el protocolo norirlandés tras el Brexit, que el Reino Unido quiere modificar, así como las garantías de que se respetan los derechos de los ciudadanos europeos que residen en el Reino Unido y viceversa.

El protocolo norirlandés -consensuado, firmado y ratificado por ambas partes- mantiene a Irlanda del Norte dentro del mercado único europeo para el comercio de bienes para evitar conflictos en la frontera entre esta región británica e Irlanda y proteger el mercado único europeo.

Londres critica que su entrada en vigor ha creado una frontera efectiva en el mar de Irlanda y ya ha tomado medidas unilaterales para detener controles fronterizos a ciertos bienes sin el visto bueno de Bruselas, que recuerda constantemente al Gobierno británico que el protocolo fue acordado por ambas partes.

En una rueda de prensa tras la reunión, el vicepresidente de la Comisión Europea a cargo de las relaciones con el Reino Unido, Maros Sefcovic, explicó que no se ha logrado aún llegar a un acuerdo sobre el protocolo norirlandés, pero añadió que tampoco ha habido una «ruptura» de las conversaciones.

«El trabajo duro continúa», explicó Sefcovic, quien explicó que tanto él como su homóloga británica, Liz Truss, están «determinados a seguir centrados en encontrar soluciones duraderas para el beneficio de Irlanda del Norte», y que su equipo seguirá trabajando para resolver los asuntos pendientes con la base de las propuestas que Bruselas había hecho a Londres para facilitar la implementación de las normas.

Sefcovic se mostró partidario de centrarse en «soluciones prácticas» en las áreas de las normas aduaneras y el comercio de bienes sanitarios y fitosanitarios.

En cuanto a los derechos de los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido y viceversa, el representante comunitario advirtió de la preocupación europea sobre algunos requisitos que ha introducido el Gobierno británico, como la potencial pérdida del permiso de residencia si no se cumple un trámite del que muchos ciudadanos no están el corriente.

También alertó sobre la incertidumbre que enfrentan muchos ciudadanos con un nuevo estatus de residencia cuando no saben si sus derechos quedan garantizados por el acuerdo de retirada británica de la UE o la legislación británica sobre inmigración, susceptible a cambios en el futuro.

«Lamento la postura del Reino Unido sobre ambos problemas hasta el momento y consideraré nuestros próximos pasos», apuntó Sefcovic, quien aseguró que la falta de certeza legal sobre estos asuntos «pone un símbolo de interrogación» encima de todo el progreso que se ha logrado hasta ahora en muchas otras áreas respecto a los ciudadanos y sus derechos tras el Brexit.

Sefcovic aseguró que, con sus propuestas, la UE «ha demostrado que puede encontrar flexibilidad, ser constructivos y creativos encontrando soluciones y tender la mano (a Londres) de manera muy clara».

En cualquier caso, apuntó, incluso si se resuelven todos los problemas que a juicio del Reino Unido está causando el protocolo norirlandés, seguirá habiendo fricciones en el comercio entre ambas partes que se derivan «del tipo de Brexit que ha elegido el Reino Unido».

Editado por María Moya